Buscar

Vatican News
Foto de archivo Foto de archivo 

Iglesia en Argentina pide tecnologías alternativas para una minería sustentable

La Comisión Episcopal de Justicia y Paz en el marco de la Semana Laudato SI´ denunció la situación de las dos provincias argentinas amenazadas hoy por una explotación minera con consecuencias irreversibles para el medio ambiente y el ser humano.

Alina Tufani - Ciudad del Vaticano

Un abrazo simbólico entre las personas que en las provincias argentinas  de Chubut y Catamarca protestan contra los proyectos de minería a cielo abierto, fue la propuesta de la Comisión Episcopal de Justicia y Paz de la Conferencia episcopal argentina (CEA), en el marco de la celebración de la Semana Laudato Si’. Un abrazo simbólico entre las personas que ven con preocupación la destrucción de la naturaleza y de su propio futuro.

“Nos sumamos con este abrazo al clamor de las personas y de la naturaleza, que ven amenazados sus sistemas de vida y el cuidado de la Creación, por proyectos de explotación minera a cielo abierto, con remoción de miles toneladas de roca y suelo y lixiviación del material pulverizado con enormes cantidades de agua con cianuro”, afirma el comunicado de la Comisión.   

En efecto, desde hace dos semanas, en la provincia de Chubut los ciudadanos realizan bloqueos de carreteras, tomas de municipios, marchas y reclamos, después del rechazo por parte de las autoridades legislativas de la provincia de Chubut a un proyecto ciudadano que prohibe definitivamente la megaminería en la meseta.  También en Catamarca, desde abril, se realizan movilizaciones contra dos mega proyectos de explotación minera, especialmente, luego de la experiencia realizada en los años 90’ que a decir de los manifestantes no trajo desarrollo local, trabajo y mucho menos cuidado del ambiente.

La nota de la Comisión de Justicia y Paz aclara que la minería como actividad económica puede ser valiosa siempre y cuando se desarrolle con conciencia y cuidado del medio ambiente, la naturaleza y las personas,  incluso teniendo en cuenta la equitativa distribución de los riesgos y los beneficios.

En este sentido, recuerda los principios éticos que emergen de la encíclica Laudato Sí y de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, que se refieren al sector de la minería a cielo abierto. En primer lugar, “aplicar nuevas tecnologías compatibles con el cuidado de la Creación y de las personas, que la conviertan en una minería sustentable”. Seguidamente, que los gobiernos presenten a sus ciudadanos la posibilidades que pueden traer estas nuevas tecnologías al desarrollo y establecer plebiscitos vinculantes. Y, por último, implementar sistemas de control de la actividad desde organismos públicos, científicos y organizaciones de las comunidades que viven en el territorio donde se llevará a cabo la explotación minera.

Las fuertes protestas  organizadas por movimientos sociales y ambientalistas en las provincias de Chubut y Catamarca demuestran que los proyectos presentados traen confusión y desconfianza en los ciudadanos. En particular, se cuestiona la forma de explotación minera a cielo abierto,  el uso desmedido del agua que esta requiere y  el fracaso de la política minera en la región que no ha traído beneficios económicos sustanciales ni a los ciudadanos, ni al país.

La Comisión de Justicia y paz invita a rezar para que Dios ilumine los corazones y las voluntades y “nos oriente en el encuentro de caminos que transitemos todos juntos hacia una minería integralmente sustentable”.

24 mayo 2021, 16:08