Buscar

Vatican News
Fieles guatemaltecos Fieles guatemaltecos  (AFP or licensors)

Guatemala. Obispos: las familias debe seguir siendo el fundamento de la sociedad

Un panorama desolador de violencia, pobreza, de migración y muerte plantea el episcopado guatemalteco en un mensaje dedicado al Año de la Familia convocado por el Papa y que debe ser una ocasión para reforzar el compromiso por su defensa y custodia.

Alina Tufani - Ciudad del Vaticano

“Un llamado a la esperanza y una exhortación al compromiso de todas las Familias para seguir siendo, con la bendición de Dios, el fundamento de la sociedad guatemalteca”, es la motivación del mensaje de la Conferencia Episcopal de Guatemala (CEG) con motivo del Año de la Familia, convocado por el Papa Francisco, a cinco años de la publicación de la exhortación apostólica Amoris Laetitia. El valor educativo de la familia fundado en el amor, la comunión en la oración, los afectos serios y profundos, el perdón, de los que habla el Santo Padre, para los obispos guatemaltecos, son hoy más necesarios que nunca, ante las amenazas y agresiones que enfrentan las familias.

“Hay males innegables que se ciernen sobre la institución familiar actual: la triste realidad de la desnutrición infantil, el drama migratorio que divide y es muchas veces mortal para toda la familia, incluso para niños migrantes, los índices de violencia delincuencial e incluso familiar, la paulatina destrucción de ambientes naturales y la contaminación de la ‘casa común’”, lamenta la CEG

El episcopado denuncia además la negativa influencia, especialmente de los medios de comunicación, que promueven “el individualismo, el libertinaje sexual y modelos antinaturales de sexualidad, de definición del matrimonio y de la familia misma” y las propuestas insistentes para legalizar el “crimen” del aborto.  En particular, los obispos recuerdan que a las autoridades civiles toca la tarea de custodiar y defender a la familia.

“Las leyes de un país deben formularse y cumplirse teniendo en cuenta la institución familiar y sus entornos laborales, sanitarios, ecológicos y humanos en general para que la familia pueda desarrollarse no sólo material sino integralmente como 'la escuela por excelencia del genuino humanismo''', señala la CEG retomando conceptos de la Constitución Gaudium et spes del Concilio Vaticano II.

Más incisivo aún el llamado de la CEG a las familias, especialmente, en este tiempo de pandemia a “no cansarse de hacer el bien y a seguir siendo signos del cuidado prudente de la vida mientras dure la pandemia del Covid-19 y siempre”. Esto, no sin antes agradecer a todas aquellas familias que han sido “perseverantes en el bien y en el amor durante la pandemia”, y que a pesar de la pérdida y enfermedad de seres queridos han preservado la unidad, en la  comunión y solidaridad con otras familias.

A nivel pastoral la CEG pide, a la luz de la Exhortación Amoris laetitia,  reforzar desde las parroquias, los movimientos eclesiales, las pequeñas comunidades, los medios de comunicación, todo aquello que ayude a los futuros matrimonios y a todas las familias en la formación de los hijos, así como apoyar las realidades familiares cada vez más comunes con situaciones irregulares, de desintegración, y cualquier vivencia que afecta al matrimonio y la familia .

 

06 mayo 2021, 19:57