Buscar

Vatican News

Arzobispo de Bogotá: "El odio visceral nos destruye"

"Superar el odio visceral que nos destruye con el verdadero amor que proviene del Dios Trino", fue la invitación para el pueblo colombiano de Monseñor Luis José Rueda Aparicio, Arzobispo de Bogotá en su homilía dominical en el marco de violencia y protestas sociales que está viviendo el país a causa de la reforma tributaria propuesta del Gobierno.

Ciudad del Vaticano

Monseñor Luis José Rueda Aparicio, Arzobispo de Bogotá y Primado de Colombia, invitó ayer, en su homilía, en la Solemnidad de la Santísima Trinidad, a todos los colombianos a superar el "odio visceral" con el verdadero amor que proviene del Dios Trino, especialmente hoy que el país, desde el día del paro nacional, convocado el 28 de abril, contra la reforma tributaria propuesta por el Gobierno, sigue atravesado por protestas y enfrentamientos violentos.  

El amor trinitario -dijo- es el amor del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo y es nuestro modelo de vida. Tres personas distintas pero un solo amor verdadero.

La cultura de la misericordia

"A veces vamos hacia el amor verdadero y la vida es hermosa y somos artesanos y constructores de una cultura de la misericordia", explicó el prelado, "pero puede haber momentos en los que nos dejamos llevar por un odio visceral que nos destruye, daña a las familias, las llena de dolor y tristeza, destruye las relaciones entre las personas". Un odio -añadió- que "pone angustia y miedo en nuestros corazones por lo que pueda pasar en la ciudad, en nuestro campo y en las regiones".

"La verdad nos libera del miedo"

Ahora bien, la clave para que la misericordia triunfe sobre la violencia y el odio es sumergirse en el amor de Jesucristo, vivir la fraternidad y el respeto entre hermanos. De esta manera puede nacer el verdadero diálogo.

 

Por ello, el arzobispo animó a "encontrar vías de consenso para resolver los problemas" teniendo en cuenta dos valores importantes: el respeto a la vida de todos y la dignidad de cada uno; e instó a buscar la verdad, superando la desinformación, porque "la verdad nos libera del miedo" y "del engaño", nos hace "libres para reconciliarnos" y para volver a trabajar y construir juntos.

"Somos hijos de Dios y aunque pasemos por noches oscuras no podemos perder la esperanza", concluyó Monseñor Rueda, invitando a los sacerdotes, no sólo de Bogotá sino de todo el país, a tres días de adoración eucarística la próxima semana, antes de la celebración de la solemnidad del Corpus Christi, para pedir a Jesús por la paz, la vida y la reconciliación en el país.

31 mayo 2021, 17:02