Buscar

Vatican News
Un maestro recibe la vacuna contra el coronavirus en una escuela de Caracas. Un maestro recibe la vacuna contra el coronavirus en una escuela de Caracas. 

Venezuela, Obispos: Urge plan de vacunación sin discriminaciones

En medio de una intensa ola de contagios, el episcopado venezolano llama a no retrasar aún más la obtención y distribución de la vacuna anticovid, que debe ser distribuida con equidad y sin retaliaciones ideológicas, socioeconómicas o religiosas

Alina Tufani - Vatican News

La Conferencia Episcopal de Venezuela hizo un concreto llamado al Ejecutivo nacional y a las otras autoridades del país para llegar a un “acuerdo” que permita conseguir “las mejores vacunas” en el mercado y evitar que la población caiga en redes de” inescrupulosos” que pretendan “negociar” con la vacuna o que siga siendo utilizada como conejillo de indias para la experimentación de vacunas. En un comunicado, el episcopado se hace eco del clamor de los venezolanos para que se resuelva pronto el tema de la vacunación contra el Covid-19.

Urge acuerdo nacional 

“Necesitamos también buscar caminos de entendimiento social y político para que lleguen las vacunas para toda la población sin distinción de credo religioso, condición social e ideología política”, insiste el episcopado ante la grave polémica creada entre el gobierno y la oposición en torno a la adquisición de las vacunas.  

Y es que el gobierno dirigido por Nicolás Maduro y la oposición liderada por Juan Guaidó, quien maneja los activos embargados por Estados Unidos, no han logrado concretar un plan único para la vacunación masiva, a través del mecanismo Covax gestionado en la región por la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Es más, el lote de unos 2 millones de vacunas AstraZeneca destinadas por el organismo multinacional para Venezuela fueron rechazadas, esta semana, por el gobierno apelándose a las alarmas sobre los efectos colaterales surgidos en varias países.

“Urge un acuerdo, fruto de un serio diálogo, que evitará todo retraso con el cual sólo saldrá perjudicada la inmensa mayoría de la población. No se puede esperar más tiempo. Lo humano está por encima de las diatribas políticas, pues la vida de cada persona es digna y sagrada”, clama la Iglesia venezolana.

Vacunación general sin condicionamientos

En este contexto, el episcopado exhorta al gobierno a convocar "sin condicionamientos" a todos los entes públicos y privados del sector para “constituir un frente común que garantice la vacunación de toda la población "sin condiciones de ningún tipo",  donde no priven “criterios político-partidistas ni ideológicos”, en el que predomine personal médico ”serio” y los principales actores sociales del país. Esto evitará, dicen los obispos, que “personas y entes inescrupulosos  pretendan ‘negociar’ con la salud de la población buscando sólo sus propios y mezquinos intereses”.

Colocada al final de la lista de los países latinoamericanos en el proceso de obtención y aplicación de la vacuna anti-covid, Venezuela, hasta ahora ha conseguido cerca de 750 mil vacunas (Sputnik y  Sinofharm), sobre una población que sobrepasa los 30 millones.  Poco se sabe sobre la distribución de esas vacunas excepto por las aparecidas en las propagandas gubernamentales con representantes políticos, educadores, sanitarios y el mismo primer mandatario y su esposa, vacunasos el domingo pasado. Pero además, el gobierno ha abierto las puertas, como lo hizo con la Sputnik V en 2020, para experimentar en la población venezolana la tercera fase de ensayos clínicos de las vacunas cubanas, Soberana 2 y Abdala.

Optar por mejores vacunas y menos experimentación

“Hacemos un decidido llamado al Ejecutivo Nacional, a las autoridades sanitarias y a todas las instancias públicas y privadas para que, pensando en el bien del pueblo al cual deben servir, busquen un acuerdo (con la adecuada y científica asesoría de especialistas) a fin de conseguir las mejores vacunas que puedan ser aplicadas a la totalidad de la población sin excepción ni discriminación alguna. Así se evitará que nuestra población se convierta en un campo de experimento de productos inseguros”, plantea el episcopado

La preocupación de los obispos se ha agudizado ante esta segunda ola de contagios que vive el país, mucho más intensa y extendida que la anterior y con los centros de salud tanto públicos como privados colapsados.

“El pueblo tiene el derecho a ser debidamente atendido tanto en la prevención como en los cuidados médicos necesarios”, reclaman los obispos. Y en particular, enfatizan que las vacunas sean aplicadas “a la totalidad de la población sin excepción ni discriminación alguna”.

Privilegiar a los más vulnerables y personal sanitario

“Que se comience por las personas más vulnerables o quienes tienen un oficio en el campo de la salud (médicos, enfermeros, operadores de la salud, agentes sociales de comedores populares y otros servicios), sugiere la nota del episcopado.

En este sentido, este lunes, la ONG Médicos Unidos por Venezuela indicó que el personal sanitario fallecido por complicaciones relacionadas con el Covid-19 sobrepasó las 440 personas. Por otra parte, según cifras oficiales, desde el comienzo de la pandemia, los fallecidos han superado los 1700, un número que ha sido desestimados por varias instituciones y ONGs que advierten sobre cifras muy superiores.

Los obispos venezolanos concluyen el comunicado con un nuevo llamado a la población para que cumpla con las directrices y recomendaciones en el campo de la bioseguridad, indispensables para prevenir el contagio de Covid-19, tanto personal como de las familias y la comunidad.  Y encomendado a la protección de la Virgen de Coromoto, Patrona de Venezuela, el episcopado implora “las luces del Espíritu Santo para que las decisiones que se tomen en este campo se ajusten a la verdad, a la justicia y a la solidaridad fraterna”.

09 abril 2021, 12:30