Buscar

Vatican News
Migrantes cruzan el río Grande en Roma, Texas. Migrantes cruzan el río Grande en Roma, Texas.  

Refugiados. Obispos de EE.UU: proteger y respetar la dignidad de cada persona

El presidente del Comité de Migraciones de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos expresa su decepción por la decisión de la administración Biden de no aumentar el número de refugiados que pueden ser reasentados en Estados Unidos en el año fiscal 2021.

Isabella Piro - Ciudad del Vaticano

"Toda persona ha sido creada a imagen y semejanza de Dios y debe ser valorada, protegida y respetada por la dignidad intrínseca que posee": son las palabras con las que monseñor Mario E. Dorsonville, presidente del Comité de Migraciones de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos (USBC), expresa su decepción por la decisión de la administración Biden de no aumentar el número de refugiados que pueden ser reasentados en Estados Unidos en el año fiscal 2021.  Por tanto, la cuota seguirá siendo baja, muy "por debajo de lo que podemos hacer como país y no es una respuesta adecuada a la inmensa necesidad de reasentamiento", subraya el prelado, "trabajaremos con la administración, con los funcionarios estatales y locales y las comunidades, y con nuestros colegas para garantizar que cada uno de los 15.000 refugiados confirmados como tope de este año sea reasentado de forma segura y lo más rápidamente posible".

Al mismo tiempo, Monseñor Dorsonville espera que "la administración recalibre y aumente este techo", devolviéndolo a "niveles más normales y justos, alcanzando un objetivo de admisión de 125 mil personas". De hecho, el pasado viernes el Gobierno estadounidense anunció tanto que tiene previsto aumentar la cuota máxima de refugiados en los próximos meses, como que se recuperará la práctica de asignar refugiados de todas las regiones del mundo, abriendo así la posibilidad de reasentamiento en Estados Unidos a las categorías excluidas por la anterior administración Trump. En este punto, el Usccb está de acuerdo y expresa su aplauso, valorando el hecho de que "el número sin precedentes de familias de refugiados perseguidos, por razones religiosas, políticas y de otra índole, que antes no podían viajar, podrán finalmente ser reasentados en Estados Unidos". "Las terribles condiciones a las que se enfrentan los refugiados y los solicitantes de asilo preocupan especialmente a la Iglesia católica", concluye la nota episcopal, que finalmente reafirma "la labor de los obispos católicos de Estados Unidos en la asistencia y defensa de los inmigrantes."

 

20 abril 2021, 12:26