Buscar

Vatican News

58° Asamblea de la CNBB: Iglesia, "presencia de Jesús en el tiempo de la caridad"

Los obispos de Brasil, reunidos en Asamblea General, han abordado más de de 30 temas previstos en los estatutos sobre la vida de la Iglesia y la evangelización en el país.

Silvonei José, Padre Modino - Vatican News

La 58° Asamblea General de la Conferencia Episcopal Brasileña (CNBB), que comenzó el lunes 12 de abril de forma virtual, concluirá sus trabajos este viernes 16 de abril. El tema central del encuentro fue la Palabra de Dios, siguiendo la propuesta de las Orientaciones Generales de la Acción Evangelizadora de la Iglesia en Brasil.

Además, los obispos estudiaron más de 30 temas previstos en los estatutos sobre la vida de la Iglesia y la evangelización en Brasil. Siguiendo los estatutos de la CNBB, se trata de una Asamblea sin votaciones que impliquen cambios o consecuencias de carácter legislativo para la Conferencia. Sólo se produjeron votaciones de carácter pastoral.

Por otra parte, la pandemia en el país fue otro de los temas de la rueda de prensa del jueves por la tarde, celebrada como en días anteriores de forma virtual. 

 

La pandemia de Covid-19 está teniendo consecuencias muy graves para Brasil. Las cifras oficiales dicen que ya hay más de 13,6 millones de casos y más de 362.000 muertes. Se trata de un momento complicado, que según el Papa Francisco, en su mensaje al pueblo brasileño a través de sus obispos, reunidos en la 58ª Asamblea General de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil, "este querido país se enfrenta a una de las pruebas más difíciles de su historia."

La pandemia en Brasil ha afectado a todo el mundo, "no haber sido contagiado no significa estar indemne, porque de una forma u otra todos hemos sido profundamente afectados", afirmó el obispo Joaquim Mol en la conferencia de prensa del jueves.

Asimismo, el presidente de la Comisión Pastoral de la Comunicación de la CNBB ve el momento actual como "un gran drama". Esto ha despertado innumerables muestras de solidaridad por parte de la Iglesia católica en Brasil, que ve cómo el desempleo aumenta y la gente es cada vez más pobre.

En este contexto, la Iglesia, renovando su compromiso con la persona humana y la defensa de la vida, ha estado al lado de quienes sufren las consecuencias sociales de la pandemia. Ha habido muchas iniciativas para ayudar a la gente. Hace un año, la Iglesia brasileña lanzó la Acción Solidaria de Emergencia "Es hora de cuidar", que el pasado domingo entró en su segunda fase.

Una de las ciudades más afectadas por la pandemia de Covid-19 en el mundo ha sido Manaos, donde han muerto casi 4.000 personas por cada millón de habitantes, según cifras oficiales. El año pasado ha sido un momento extremadamente difícil -según el obispo Leonardo Steiner- que relató los acontecimientos que tuvieron lugar en una archidiócesis a la que llegó unas semanas antes de que comenzara la pandemia, un lugar en el que, según dijo, le encantaba estar, pero que la pandemia no le permitió conocer.

En la primera oleada hubo una gran falta de información por parte de los poderes públicos, lo que hizo que la gente no se tomara en serio la gravedad de la situación. Durante este tiempo, muchas personas murieron en casa, debido a la falta de camas de hospital. Pero el momento más grave fue en la segunda ola, cuando la falta de oxígeno se convirtió en noticia mundial. El arzobispo Leonardo recordó el video grabado el 15 de enero, que se hizo viral en las redes sociales, traspasando las fronteras de Brasil, en el que el arzobispo pedía, "por el amor de Dios, que nos envíen oxígeno".

 

Otro de los temas que abordaron los obispos reunidos en la Asamblea General fue la campaña de acción Solidaria "Es hora de cuidar", iniciada el domingo de Pascua, 12 de abril de 2020, que según el obispo Mario Antonio da Silva, es "una página de la Pascua".

El presidente de Cáritas Brasileña destacó que esta iniciativa quiere "escuchar el clamor de las familias necesitadas, el clamor de las familias que no tienen comida, que no tienen trabajo, que no tienen una buena vivienda, el clamor de las familias que están de luto, que están llorando, que están sufriendo, que están con sus pacientes en los hospitales". Hay un deseo de ayudar a las personas vulnerables, los sin techo, los desempleados, los inmigrantes.

Se trata de personas que, como muestran las cifras, han sido atendidas a través de comunidades, diócesis, parroquias, Cáritas... Una acción conjunta de toda la Iglesia de Brasil, que debe contar también con el apoyo de los periodistas, como pidió el vicepresidente segundo de la CNBB a quienes seguían la rueda de prensa. Recordó que en 2021 la Acción Solidaria de Emergencia quiere ayudar a enfrentar el hambre en un país donde el 15% de las familias del Norte y el Nordeste padecen hambre, y el 6% en el Sur y el Sudeste. Dom Mario subrayó que "el hambre mata, el hambre duele".

16 abril 2021, 15:54