Buscar

Vatican News
Foto de archivo Foto de archivo  (ANSA)

Migrantes. Caritas Internationalis: basta de indiferencia, hay que actuar

La atención sobre el drama de los migrantes no debe decaer, sino que es necesario que "la indignación vaya seguida de acciones concretas". Lo afirma Caritas Internationalis en un comunicado tras el trágico naufragio de migrantes el pasado 22 de abril frente a las costas de Libia, en el que perdieron la vida más de 130 personas.

Isabella Piro – Ciudad del Vaticano

Basta de tragedias humanas de migrantes que se consumen "en la indiferencia internacional": es hora de actuar para poner en marcha mecanismos "que tutelen sus derechos y su dignidad, para garantizar vías seguras y legales de migración y para intensificar el apoyo a las comunidades locales en los países de origen, a fin de prevenir las causas de la migración": es lo que escribe Caritas Internationalis en una nota, tras el naufragio de migrantes ocurrido el 22 de abril frente a las costas de Libia y en el que perdieron la vida más de 130 personas.

Una tragedia que el propio Papa Francisco, en el Regina Coeli del pasado domingo, definió como "un momento de vergüenza" y al que ahora debe seguir -dice Aloysius John, secretario general de Caritas Internationalis- "el momento de la voluntad política, la acogida, la legalidad y la acción". "No podemos seguir mirando para otro lado -continúa la nota- ni asistir al triste e innoble escenario de gobiernos que descargan las responsabilidades los unos sobre los otros en detrimento de las vidas humanas, cuyo valor parece hoy inexistente".

La atención sobre el drama de los migrantes no debe decaer, reitera Caritas, es más: es necesario que "la indignación vaya seguida de acciones concretas". "Todos debemos sentirnos responsables -añade John- y no olvidar que los migrantes dejan sus países por culpa de una sociedad moderna injusta que no les permite vivir con dignidad en su tierra". Por ello, cerrar las fronteras "es un gesto hipócrita", porque "la causa principal de la pobreza en las naciones de origen de los migrantes radica en las opciones políticas, económicas y geoestratégicas de los países ricos que favorecen la explotación de los recursos locales, en complicidad con dirigentes corruptos que se mantienen en el poder oprimiendo a sus pueblos".

"El mar Mediterráneo -continúa la nota- es el lugar de sepultura de miles de migrantes y lo seguirá siendo si la comunidad internacional no se decide a actuar". "El rostro de cada una de las víctimas -afirma además John- representa una cicatriz de violencia, miseria, pobreza, hambre e impotencia", frente a la cual es necesaria "la voluntad política de promover el crecimiento de los países menos desarrollados" y de "apoyar la democracia a través de la participación del pueblo".

Por ello, Caritas Internationalis pide a los "responsables políticos" que "adopten mecanismos que permitan una migración segura y legal"; que "hagan lo posible por acoger con dignidad a los migrantes víctimas de la explotación y la corrupción"; que "destinen la ayuda internacional a promover microproyectos sostenibles que ayuden a contrarrestar la migración por motivos de supervivencia"; y, por último, que "ofrezcan un amplio apoyo a las ONG dedicadas a la acogida y el acompañamiento de los migrantes, para que puedan llevar a cabo su misión".  

28 abril 2021, 14:52