Buscar

Vatican News
Niños de Kakamega listos para plantar árboles Niños de Kakamega listos para plantar árboles  La historia

En Kenia, para escuchar el grito de la tierra y de los pobres

Benedict Ayodi, fraile capuchino, es el responsable para África del Movimiento Católico Mundial por el Clima. Cuenta a Vatican News su compromiso de compartir proyectos de reforestación y de concienciación sobre la ecología integral en su país y en todo el continente. Habla de los riesgos del cambio climático y la contaminación, y a continuación indica que la lucha contra la pobreza extrema es una prioridad.

Giada Aquilino - Ciudad del Vaticano

Antes de la pandemia, había más de 700 millones de personas en situación de extrema pobreza en el mundo. Pero, según la alarma lanzada por la ONU, a finales de 2021 se corre el riesgo de alcanzar los 900 millones. Sólo en África, según el economista Olivier De Schutter, relator especial de la ONU sobre extrema pobreza y derechos humanos, podría haber un aumento de 25 millones. Precisamente porque "en África tenemos el gran problema de la pobreza extrema, no podemos hablar del grito de la tierra sin hablar del de los pobres.

La encíclica Laudato si' del Papa Francisco nos insta a cuidar de los pobres y aquí significa cuidarlos especialmente en los barrios marginales, porque cuando cuidamos el medio ambiente no podemos olvidar una parte de nuestra sociedad." Así, desde Nairobi, en Kenia, el padre Benedicto Ayodi, fraile capuchino y responsable para África del Movimiento Católico Mundial por el Clima (MCC), reflexiona sobre la encíclica del Papa Francisco de 2015 y -cuando aún está en marcha el Año Especial por su aniversario- cuenta a Vatican News los pasos del continente hacia la conversión ecológica.

La selva tropical de Kenia

Como Movimiento Católico Mundial por el Clima, "llevamos a cabo ante todo proyectos de reforestación, como el del bosque de Kakamega en Kenia, que antes formaba parte de la cuenca forestal del Congo, pero que ahora es la única selva tropical que queda en África oriental", explica el fraile. Abarca más de 200 kilómetros cuadrados, no lejos del lago Victoria, en una de las zonas rurales más densamente pobladas de Kenia. "En este pulmón verde, en una zona deforestada y degradada, hemos plantado -recuerda el padre Benedicto- más de 3.000 árboles de especies autóctonas gracias a nuestros animadores de Laudato si', tenemos muchos aquí, pero también a través de la comunidad local, los feligreses, Cáritas, la colaboración

con los anglicanos del Tiempo de la Creación y otras organizaciones que tienen proyectos similares: nuestros socios han plantado más de 50.000 plantas". Un proyecto que enlaza tanto con el Día Internacional de los Bosques 2021 -que la ONU celebró el 21 de marzo y que lleva por título: "Restaurar los bosques, un camino hacia la recuperación y el bienestar", denunciando cómo cada año se pierden en el mundo más de 10 millones de hectáreas de bosques- como con el Día de la Tierra de este año, el jueves 22 de abril, dedicado al tema "Restaurar nuestra Tierra".

Tras incorporarse al GCCM en 2015 después de la publicación de la encíclica Laudato si', el padre Ayodi fue director en Roma de la Comisión de Justicia, Paz e Integridad de la Creación de los Hermanos Capuchinos entre 2014 y 2019. Es originario de Kakamega, en la frontera con Uganda, por lo que conoce bien la selva tropical. "Es como la del Amazonas, por tanto", observa, "muy importante para esta región y para África en general para regular la biodiversidad y afrontar el problema del calentamiento global".

Un servicio a la Iglesia en Uganda y Tanzania

África, continúa el exponente del Movimiento Católico Mundial por el Clima, es uno de los continentes más expuestos a los efectos del cambio climático y la contaminación, agravados por las repercusiones de la pandemia.

Una religiosa planta un árbol en el bosque de Kakamega
Una religiosa planta un árbol en el bosque de Kakamega

 

El GCCM ve amenazada la supervivencia de los pueblos africanos por la subida del nivel de las aguas del lago Victoria, por la hambruna, por las invasiones de langostas, como ha ocurrido recientemente en varias partes de África Oriental. Por eso, desde el pasado otoño, promueve una nueva campaña de sensibilización contra el cambio climático. La atención se centra también en "el Eacop, oleoducto de crudo y gas de África Oriental", un oleoducto que conectará Uganda con Tanzania. "Es un gran proyecto de las autoridades de Uganda y las de Tanzania sobre el petróleo y el gas y ya está en marcha. Como Movimiento Católico Mundial por el Clima, tenemos un servicio de defensa de la Iglesia en Uganda y Tanzania para ayudar a la gente, a través de, por ejemplo, algunos seminarios web, a conocer las consecuencias climáticas de este proyecto, que aumentará enormemente las emisiones de carbono. Además -continúa- la probabilidad de que se produzca un vertido de petróleo del oleoducto es alta, sobre todo porque un tercio de la estructura está enmarcada en la cuenca del lago Victoria, una zona sísmica activa. También existe el riesgo de que se acumulen residuos peligrosos, que deberán ser eliminados: la tubería tendrá que limpiarse periódicamente, y de esa limpieza se generarán residuos peligrosos que contengan benceno." "Para este proyecto", explica el fraile capuchino, "se quitaron tierras a la gente, en Uganda y en Tanzania. En primer lugar, hay una cuestión de injusticia". Los religiosos hablan de tierras mal pagadas, del riesgo de desplazamientos masivos de población. "Y luego, desde el punto de vista medioambiental, tememos por las numerosas reservas naturales de la región de los Grandes Lagos y por los animales que viven en ellas: ya se han destruido muchos bosques en los dos países".

Reflexión sobre la encíclica

El camino hacia la reconversión ecológica pasa también por las acciones locales. "Hemos puesto en marcha pequeños grupos, los Círculos Laudato si', a nivel parroquial en Kenia y Tanzania,

Uganda y otros países de África: en cada uno hay un animador de Laudato si', dos veces al mes hay un encuentro para hablar de la encíclica del Papa Francisco, a nivel informativo primero, pero luego también para llevar a la gente a reflexionar sobre el documento. También hay iniciativas de limpieza de parques y otras zonas de la ciudad, consumo responsable incluso dentro de las parroquias. Hemos empezado a ayudar a los sacerdotes y a los religiosos en general a promover Laudato si', por ejemplo, durante las homilías dominicales".

El grito de los pobres

Siempre en colaboración "con Cáritas o con realidades asistenciales jesuitas o capuchinas, trabajamos junto a los niños de la calle del barrio de chabolas de Kibera o de otros suburbios de Nairobi", se afana en recordar el padre Ayodi, pensando en esa "grave deuda social" del mundo con los más desfavorecidos recordada por el Pontífice en la encíclica de 2015. "Intentamos, por ejemplo, dar comida todos los días, pero también fomentar la autonomía de las mujeres, con proyectos de actividades de pequeños negocios", prosigue el fraile.

 

Los frailes asisten a los pobres de Kibera
Los frailes asisten a los pobres de Kibera

El llamamiento a la conversión ecológica "también concierne a mi comunidad de Nairobi, dedicada a San Judas: por ejemplo, no utilizamos el coche, sino que -añade- preferimos ir en bicicleta o a pie. Hemos creado un Huerto Laudato si', con un pequeño cultivo de verduras, para evitar comprarlas fuera. Y también tenemos un proyecto de asistencia, vinculado a Caridades Capuchinas y dedicado a los pobres que viven cerca de nuestra parroquia: generalmente damos comida a 100-150 pobres tres veces por semana. Sin embargo, con la pandemia de Covid, decidimos convertir esta ayuda en tarjetas de alimentos, que las personas necesitadas pueden utilizar directamente para comprar comida en el supermercado. A continuación, llevamos a cabo proyectos educativos e informativos sobre el coronavirus a través de nuestra televisión, Capuchin Television, que es la primera televisión de Kenia para los católicos".

Los frailes asisten a los pobres de Kibera
Los frailes asisten a los pobres de Kibera
20 abril 2021, 09:06