Buscar

Vatican News
Haití. Haití. 

La Iglesia de Haití teme nuevos secuestros

En Haití, los sacerdotes y los religiosos viven con miedo. Tras el secuestro el pasado domingo de cinco sacerdotes y dos monjas, así como de tres laicos, en Croix-des-Bouquets, cerca de la capital, Puerto Príncipe, el clero católico teme nuevos secuestros.

Vatican News

"Nos preguntamos quién será el siguiente... ¿Seré yo o un hermano sacerdote? Vivimos en un terror constante", dijo el obispo Jean Désinord de la diócesis de Hinche, al norte de Puerto Príncipe, entrevistado por Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN). Los secuestros han aumentado últimamente y, para el prelado, no hay una solución rápida ni fácil para el problema. "La Iglesia sólo puede pedir a los líderes políticos que garanticen la ley y el orden", dijo.

Monseñor Désinord explicó que los últimos secuestros son probablemente el resultado de la anarquía y el bandolerismo generalizados, "simplemente una forma de conseguir dinero, aunque no se pueden descartar las motivaciones políticas". La Iglesia en Haití tiene una misión profética", dijo el obispo de Hinche. "Debe denunciar las terribles condiciones en las que vive el pueblo", insistió, denunciando la porosidad entre el crimen organizado y el medio político.

El riesgo de una "explosión social

Recordando entonces las palabras del Papa en su mensaje pascual Urbi et Orbi por el pueblo haitiano y por las dificultades que atraviesa el país, Mons. Désinord hizo un llamamiento a los benefactores de AIN para que sigan acompañando a los haitianos. "AIN está a nuestro lado en este momento difícil de nuestra historia", dijo el obispo, pidiendo a los donantes que sigan apoyando a la fundación.

Haití es hoy el país más pobre de América. Los delitos de bandas y los secuestros van en aumento y las graves tensiones políticas entre el gobierno y la oposición provocan una inestabilidad crónica; ya en febrero, los obispos de Haití hablaron del peligro de una "explosión social".

AIN lleva años apoyando a la Iglesia de Haití en su misión pastoral y humanitaria. Sólo el año pasado, la fundación de derecho pontificio apoyó más de 30 proyectos diferentes por un total de más de 550.000 euros. Gracias a la generosidad de sus benefactores, la AED ha podido financiar la compra y el mantenimiento de vehículos, la ayuda de emergencia relacionada con la pandemia, los salarios de los sacerdotes y los programas de educación y formación para laicos, catequistas y seminaristas.

19 abril 2021, 12:06