Buscar

Vatican News
Argentina Argentina  (ANSA)

Argentina. Obispos renuevan su llamado al diálogo para salir de la crisis

Al final de una reunión extraordinaria, el episcopado argentino llama al gobierno y todos los sectores del país a un diálogo, dejando de lado descalificaciones y posturas que promueven resentimiento y división.

Alina Tufani - Ciudad del Vaticano

“Salir juntos y mejores” se titula el mensaje final de la Asamblea Plenaria Extraordinaria Virtual de la Conferencia episcopal de Argentina (CEA) dedicado fundamentalmente a la grave crisis sanitaria agudizada en esta segunda ola de la pandemia y sus consecuencias sobre la vida social, política y económica del país. Una “dura realidad” que para los obispos argentinos se extiende dramáticamente con “su secuela de enfermedad y muerte”, que “ha acentuado la pobreza, la exclusión, la falta de trabajo, así como las expresiones de un creciente enfrentamiento político”.

“Es imperioso procurar la máxima eficacia en la adopción de aquellas medidas sanitarias necesarias y razonables para evitar el incremento de la difusión del virus y conjugarlas con el máximo respeto a los derechos y garantías consagrados por nuestra Constitución”, se lee en la nota publicada por la CEA.

Actualmente, el número total de fallecimientos en Argentina por el Covid-19 se elevó a más de 60 mil personas. El aumento de los contagios con casi 3 millones de positivos y de las muertes hasta casi tocar las 300 diarias, tienen en alarma al país, no obstante la campaña de vacunación que avanza en el territorio nacional. Ante este escenario, desde el pasado día 9 y hasta el 30 de abril rigen restricciones rigurosas, especialmente en Buenos Aires y su periferia, donde se han suspendido las clases presenciales en los centros educativos y toda actividad recreativa, cultural, deportiva y religiosa.

Precisamente hablando de derechos constitucionales y las medidas adoptadas en esta segunda ola de contagios, los obispos recuerdan que la libertad religiosa, especialmente de culto, “es un aspecto esencial del bienestar integral de la población y el fortalecimiento espiritual de las personas”.

Al respecto, el Consejo Argentino para la Libertad Religiosa recientemente manifestó su rechazo a la prohibición total de las actividades de culto en los templos tomadas en el último protocolo, incluso aquellas limitadas a la esfera individual, porque no han tomado en cuenta la salud espiritual de las personas, las dimensiones de los templos o lugares de culto que pueden permitir una adecuada distancia sanitaria entre los participantes y que las comunidades religiosas son las primeras interesadas en cuidar la salud de sus miembros tomando las precauciones sanitarias pertinentes.

El episcopado en su mensaje llama superar la crisis como en los tiempos del “Diálogo Argentino” (2001-2002) cuando se buscó superar la crisis con la participación de todos los sectores, como una herramienta para construir un nuevo tiempo para país. “Renovamos  nuestra convicción – afirman los obispos -  de que el diálogo es el camino para afrontar juntos, como comunidad nacional, esta etapa difícil y exigente”.  

“Queremos pedirles a los dirigentes de todos los sectores, auténtica capacidad de liderazgo para ejercer con nobleza la vocación política, comunicando claramente la situación en cada momento, suscitando y alentando el compromiso y el empeño de todos, dejando de lado descalificaciones y  posturas que promuevan el resentimiento y la división”, piden los obispos.

Al mismo tiempo, el episcopado pone de relieve la generosidad y “extraordinaria fortaleza”  de los sectores esenciales, particularmente de los médicos, personal de la salud y trabajadores en el área de servicios primarios a la población, incluso el acompañamiento espiritual.

“Como obispos, queremos también agradecer a los “esenciales” de nuestras comunidades, esa inmensa multitud de catequistas y consagrados, voluntarios de Cáritas y otros agentes pastorales, inclusive de otras confesiones religiosas e Iglesias hermanas, que atraviesan esta pandemia, visitan pobres y enfermos, llevándoles el abrazo de la fe con una creatividad que merece todo nuestro reconocimiento”, enfatiza la nota.

Los obispos concluyen su mensaje reiterando que todos los argentinos quieren “salir juntos y mejores” de esta crisis de la pandemia y de sus múltiples consecuencias:   “En este tiempo pascual, más que nunca, como pastores en medio de un pueblo crucificado, les anunciamos a Jesucristo, el Señor, muerto y resucitado. Él es la fuente de la esperanza, de la fortaleza en la prueba, de la alegría y de esa virtud para tiempos duros que es la grandeza de alma para entregarnos a los demás con todas nuestras fuerzas”.

22 abril 2021, 15:07