Buscar

Vatican News
En espera de la llegada del Papa Francisco, cardenal Luis Raphael Sako, patriarca de Babilonia de los Caldeos En espera de la llegada del Papa Francisco, cardenal Luis Raphael Sako, patriarca de Babilonia de los Caldeos  (AFP or licensors)

Sako: Francisco entre nosotros da fuerza al deseo de cambio

El signo de la reconciliación en la tierra de la devastación. Para el Patriarca de Babilonia de los Caldeos, el Papa en Irak dará un gran impulso al deseo de hacer un cambio en el presente y el futuro del país: se necesita la "colaboración de toda la población", especialmente de los jóvenes

Stefano Leszczynski y Debora Donnini - Ciudad del Vaticano

El corazón de Irak late con fuerza por la llegada del Papa Francisco. Y si entre los católicos la alegría es claramente grande y los preparativos están en pleno apogeo, también entre los musulmanes, que representan alrededor del 98,5% de la población, y más generalmente entre los iraquíes, hay un clima de emoción.  

El cardenal Luis Raphael Sako, Patriarca de Babilonia de los Caldeos, testimonia el intenso clima de expectación generado por el viaje apostólico en una entrevista concedida a Radio Vaticano - Vatican News. Una visita que es una siembra de esperanza tan necesaria en esa tierra para construir un futuro mejor -porque, como él mismo dijo en su videomensaje a los iraquíes- Francisco viene como "peregrino penitente para implorar al Señor el perdón y la reconciliación tras años de guerra y terrorismo". Un "peregrino de la paz en busca de la fraternidad" que pretende rezar y "caminar juntos, también con hermanos y hermanas de otras tradiciones religiosas, en el signo del Padre Abraham, que une a musulmanes, judíos y cristianos en una sola familia". 

¿Cuál es el estado de ánimo con el que la comunidad cristiana de Irak se prepara para recibir al Papa Francisco?

R. - Personalmente, estoy muy impresionado. Incluso antes de la visita, muchas cosas han cambiado. Los musulmanes están entusiasmados: han preparado banderas, también han compuesto canciones. Una persona hizo un cartel de más de 10 metros de largo con una foto del Papa y una frase en inglés que decía "¡Francisco, eres bienvenido en Irak! Son cosas que no hemos experimentado. Incluso las calles estaban decoradas; algunos musulmanes escribieron en Facebook: "Santo Padre, si pudiera retrasar un poco su visita para que puedan limpiar nuestras calles y restaurar las escuelas y demás...". Por lo tanto, hay una gran expectativa de todos por un cambio. Pero también los cristianos han preparado los lugares donde irá, las iglesias, la liturgia... ¡hay una extraordinaria expectación!

La vida de los cristianos en Irak, en las últimas décadas, no ha sido nada sencilla, es más, ha estado salpicada de tragedias y de un fuerte éxodo a países extranjeros. ¿Cómo es la situación actual y cuáles son las expectativas concretas de la comunidad cristiana de Irak?

R. - Los cristianos -pero no sólo los cristianos, también todos, todos los iraquíes- han pagado muy caro la situación. Es cierto que nosotros, como minoría, hemos sufrido más, pero las cifras son mayores entre los musulmanes. Creo que es necesario cerrar esta página y abrir una nueva, con mucha esperanza. Todos los iraquíes. El Santo Padre hablará de fraternidad humana y de fraternidad espiritual cuando vaya a Ur, la tierra de Abraham, pero también hablará de esperanza, de confianza, de solidaridad y de colaboración de toda la población para un futuro mejor. Los cristianos también tienen que salir de sus complejos y de sus miedos y preocupaciones y tienen que abrirse. Aquí hay mucha alegría por parte de todos.

 Ha mencionado los temores de la comunidad cristiana. ¿Cuáles son esos temores?

R. - Son los antiguos temores: no digo de ahora, porque ahora no hay nada contra los cristianos, no hay atentados, pero sí los temores... la estabilidad del futuro, los servicios, la justicia, un estado de derecho, de ciudadanía donde, estés donde estés, sientas que Irak es tu casa y que los iraquíes son tus hermanos. Un Estado laico y democrático... Es un proyecto, pero llegará, llegará: ¡estoy seguro!

El país busca un camino hacia la reconciliación nacional. ¿Qué papel desempeña la población más joven de Irak?

R. - Han tenido un impacto muy grande: cambiaron un gobierno y hasta ahora sus reivindicaciones están vigentes. Tal vez las futuras elecciones cambien eso. Los jóvenes, por tanto, están presentes, son fuertes. Ellos también han pagado caro, han pagado con su sangre. Así, el futuro no será como el presente...

05 marzo 2021, 07:11