Buscar

Vatican News
Celebración Domingo de Ramos en Bogotá, Colombia. Celebración Domingo de Ramos en Bogotá, Colombia.   (AFP or licensors)

Semana Santa en Colombia. Monseñor Urbina: "Necesitamos esperanza"

Monseñor Óscar Urbina Ortega, arzobispo de Villavicencio y presidente de la Conferencia Episcopal Colombiana, en una entrevista concedida en días pasados al diario El Nuevo Siglo, y publicada ayer en la página web del Episcopado, analizando la situación del país a un año de la pandemia, explicó cómo se desarrollará la Semana Santa 2021 y las normas de seguridad que se adoptarán en las iglesias para evitar la propagación de la pandemia entre los fieles.

Anna Poce - Ciudad del Vaticano

El prelado recordó cómo la Iglesia ha cumplido con las indicaciones recibidas de la Santa Sede y ha "aplicado estrictamente las medidas de bio-seguridad dictadas por los organismos gubernamentales": el distanciamiento entre las personas, el uso de mascarillas durante la ceremonia, la desinfección de manos a la entrada del edificio y la prohibición de procesiones y concentraciones en el exterior de las iglesias.

"Todas las celebraciones de la Semana Santa alimentan nuestra esperanza", en este tiempo de pandemia, dijo Monseñor Urbina Ortega, subrayando que "hoy más que nunca se necesita la esperanza". Es la esperanza, de hecho, "la fuerza que nos permite vivir momentos difíciles como los que estamos compartiendo", nos permite "acercarnos a los que sufren y acompañarlos en su tristeza y desánimo, para ayudarles a encontrar el sentido de la cruz en el plan de Dios".

"La Pascua -continuó- nos transforma en personas nuevas, que buscan al Señor, presente en todos los hermanos a los que acogemos, acompañamos, escuchamos, corregimos y perdonamos", y "la fraternidad que nace de la Eucaristía, que es la síntesis del misterio de la Pascua, es el camino más seguro para transformar nuestra sociedad violenta, desigual e injusta" a todos los niveles, "para que se convierta en un espacio acogedor y fraterno donde todos puedan vivir en paz".

Si por un lado, el gobierno, al encontrarse con la pandemia, algo totalmente nuevo, ha mostrado todos sus límites "económicos, políticos, ideológicos e históricos", sacando a la luz otro tipo de pandemias, como la de la corrupción; por otro lado, los ciudadanos y las instituciones, en este momento de gran sufrimiento, han sido capaces de mostrar su solidaridad y gran generosidad hacia sus vecinos.

"Hemos aprendido a ser familia, todos nosotros, independientemente de nuestro credo, nuestra formación académica, nuestra cultura y nuestra clase social", dijo el prelado, y el hogar y la familia han vuelto a ocupar un lugar central en nuestras vidas. "Hemos aprendido a todos los niveles, familiar, social, político, religioso", continuó, "que debemos volver a lo fundamental" y que en el centro de todo está la persona humana.

El Arzobispo de Villavicencio también habló de un redescubrimiento y un despertar de la fe en muchas personas y familias, que este año se han organizado para rezar el Santo Rosario o la Coronilla de la Misericordia un día a la semana o todos.

Por último, el Presidente del Episcopado deseó que la distribución de las vacunas en el país se lleve a cabo lo antes posible e invitó a los ciudadanos a no tener miedo de vacunarse, ya que es la única manera de protegerse. Luego concluyó su entrevista, agradeciendo a todos los médicos y trabajadores de la salud, que con gran sacrificio atienden a los enfermos, como él mismo lo ha vivido en carne propia, y recordó a los colombianos la importancia de cuidar su propia vida, teniendo este cuidado "repercusiones en la vida de todos, en la familia, en el trabajo, en el barrio y en la comunidad eclesial".

31 marzo 2021, 15:00