Buscar

Vatican News

Monjes en Erbil: iglesias destruidas en Mosul, paguemos con la oración

El último día del viaje apostólico de Francisco en Iraq le llevará a Mosul, Qaraqosh y Erbil. De la llanura de Nínive a la región autónoma del Kurdistán. Aquí ha encontrado refugio la comunidad caldea que vivía en Mosul, en el monasterio destruido por la furia extremista islámica. El Superior: los cristianos no han perdido la fe, eso es lo importante. El Papa no viene a resolver nuestros problemas, sino a enseñarnos a amarnos unos a otros.

Antonella Palermo - Ciudad del Vaticano

La ocupación de la llanura de Nínive por Isis ha vaciado esta región de la presencia cristiana. Más de 100.000 cristianos se han visto obligados a abandonar sus hogares junto con otras minorías perseguidas, como los yazidíes. Muchas de estas familias han encontrado refugio en el Kurdistán iraquí, en el barrio cristiano de Erbil, en campos de refugiados en Jordania, Siria, Turquía y Líbano, o han buscado asilo en Europa y otros continentes. En los últimos años, al menos 55.000 cristianos iraquíes también se han expatriado del Kurdistán iraquí. La furia destructiva de los yihadistas no ha perdonado sus iglesias y propiedades, que han sido destruidas o gravemente dañadas.

El monasterio caldeo, destruido en Mosul
El monasterio caldeo, destruido en Mosul

La reconstrucción del patrimonio histórico cristiano

Una parte importante del patrimonio histórico cristiano se salvó de esta destrucción gracias a monseñor Najib Mikhael Moussa, arzobispo de Mosul de los caldeos, que consiguió salvar más de 800 manuscritos históricos que van del siglo XIII al XIX. Una hazaña por la que el prelado dominicano fue galardonado con el Premio Sájarov en 2020 por la UE. Ayuda a la Iglesia Necesitada está contribuyendo a la reconstrucción de los hogares (más de 14 mil) y de las iglesias que han sido destruidas o dañadas (de las 363 estructuras afectadas, que incluyen también edificios con funciones sanitarias, de apoyo social y educativas, 34 fueron totalmente destruidas, 132 quemadas y 197 parcialmente dañadas).

El lento retorno

En noviembre de 2020, casi la mitad de los cristianos de Nínive habían regresado, mientras que el 80% de las iglesias de la Llanura estaban siendo reconstruidas (con la excepción de Mosul, donde, debido a la lentitud administrativa, sólo se ha empezado a trabajar en una de cada diez iglesias). Hasta la fecha, cerca del 57% de las viviendas dañadas pertenecientes a familias cristianas de la región e incluidas en el plan de intervención habían sido puestas de nuevo en pie, el 35% de ellas gracias a ACS, que entre 2014 y finales de 2020 ha recaudado más de 48 millones de euros para asegurar la presencia cristiana en Iraq.

El monasterio de San Jorge en Mosul también fue destruido. El padre Yohanna Samer Soreshow, tras ser ordenado sacerdote en Iraq, se trasladó a Italia en 2006 para asistir al Pontificio Instituto Bíblico hasta 2014. Le hubiera gustado volver a su país, pero la embestida del Isis se lo impidió: cuatro días después de su defensa del doctorado, el autodenominado Estado Islámico entró en Mosul, su ciudad natal. Sabiendo que nunca podría volver allí, se dirigió a Erbil. El sacerdote, ahora superior de la comunidad de monjes caldeos de Erbil, cuenta que hace dos años se inició la construcción de un nuevo monasterio para sustituir al perdido en Mosul.

Entrevista con el padre Yohanna Samer Soreshow

¿Cómo se sintió ante esta expropiación?

R. - Todo nos ha sido arrebatado, pero siempre queda ese anclaje a la fe, esa esperanza de volver a ser como antes. Nos aferramos aquí, el antiguo monasterio ha acabado en escombros, existe la esperanza de reconstruirlo aquí pero también la de poder volver algún día allí. Nuestra mirada sigue dirigida hacia esos lugares devastados, hacia esos lugares desconsagrados donde se ha enterrado todo rastro de nuestra presencia milenaria. Los cristianos no somos extranjeros aquí, somos nativos, seguimos hablando arameo, la lengua de Jesús, estamos arraigados aquí, aunque nos hayamos trasladado de una ciudad a otra. Hay una mezcla de sentimientos. Nos sentimos heridos, robados, pisoteados en nuestra dignidad, pero siempre devolvemos con la oración, con la intención de amar y con la voluntad muy arraigada en el Evangelio de hacer el bien en un intento de crear una sociedad mejor para que las personas que han dañado a las minorías puedan cambiar.

El monasterio caldeo, destruido en Mosul
El monasterio caldeo, destruido en Mosul

¿Cómo se ha preparado la llegada del Papa Francisco?

R. - Decimos "hermano", tanto en árabe como en arameo, a alguien que ayuda a los enfermos. Siempre hemos querido que nuestros hermanos en Cristo sientan nuestro dolor y vengan en nuestra ayuda. La persistencia del Santo Padre en venir aquí y no defraudar nuestras expectativas, y el recuerdo del pueblo iraquí en sus oraciones nos han reconfortado para no sufrir dos veces. Viene a decir "soy tu hermano, siento tu dolor, traigo paz, esperanza, amor". Todo el mundo se está preparando con los medios posibles que tiene -no estamos viviendo una temporada alta desde el punto de vista económico-, pero todo el mundo, musulmanes y cristianos, todos, están haciendo todo lo posible para recibir al Papa con elegancia. Ha hecho un gesto "loco" al venir aquí, pero nos da una felicidad extrema porque sabemos que tenemos valor a sus ojos. No viene a resolver nuestros problemas, sino a ayudarnos a amarnos y a dialogar, y a ser capaces de dar valor al ciudadano independientemente de su pertenencia étnica o religiosa. En la ciudad de Qaraqosh los niños y los adultos se preparan con bailes, dibujos y ropa especial. En Erbil esperamos que esta fraternidad sea precisamente la de los que ayudan, que no volvamos a la página de la sangre en la que el hermano mata a su hermano.

¿Quiere decirnos algo sobre la condición de los refugiados?

R. - Estaba un poco enjaulado con el servicio de la enseñanza, pero cuando fui a los campamentos me di cuenta de que la realidad que había visto en las redes sociales cuando había estado fuera era aún más dolorosa. Cuando llegué me di cuenta de que la gente estaba sin nada, pero con una débil sonrisa. "Nos quitaron nuestras casas, pero seguimos teniendo nuestra fe, no nos la quitaron", dijeron. Las posesiones terrenales quizá vuelvan para las generaciones futuras, pero lo importante es no haber perdido la fe. Fue alentador para mí, que pedía poder trabajar, preguntar dónde, cómo.... Esta gente sufrió tanto que debería tomar lecciones de ellos, debería ser más fuerte y valiente, como ellos.

07 marzo 2021, 07:42