Buscar

Vatican News

Sor Isabel Cristina: las vivencias de los niños en los dibujos del Vía Crucis

“Las experiencias de vida de los niños, sus meditaciones y su proceso de crecimiento”, forman parte de los dibujos que acompañaran las estaciones del Vía Crucis que este Viernes Santo dirigirá el Papa Francisco. En Vatican News dialogamos con Sor Isabel Cristina, religiosa colombiana de las Hijas de la Virgen del Divino Amor, una de las responsables de la “Casa Familia Mater Divini Amoris” de Roma.

Ciudad del Vaticano

Tal como lo informó la Oficina de Prensa de la Santa Sede, este año el Santo Padre ha confiado la preparación de las meditaciones del Vía Crucis al Grupo Scout Agesci "Foligno I" (Umbría) y a la Parroquia Romana Santi Martiri di Uganda. En cambio, las imágenes que acompañarán a las diferentes Estaciones serán dibujos realizados por niños y jóvenes de la Casa Familia "Mater Divini Amoris" y de la Casa Familia "Tetto Casal Fattoria" de Roma.

Al respecto, nuestro colega del programa italiano de Vatican News, Alessandro Di Bussolo, dialogó con Sor Isabel Cristina, religiosa colombiana de las Hijas de la Virgen del Divino Amor, una de las responsables de la “Casa Familia Mater Divini Amoris” de Roma, sobre las impresiones, expectativas y sueños de los autores de los dibujos para las meditaciones de las estaciones del Vía Crucis 2021, que el Papa Francisco dirigirá este Viernes Santo:

R.- Esta experiencia para los niños ha causado mucha alegría, saber que el Santo Padre los ha llamado, les creo una gran alegría. Nosotros le explicamos a ellos, porque justamente los niños preguntaron: ¿Por qué el Papa nos escogió a nosotros? ¿Por qué no llama a otros niños? Entonces nosotros le dijimos a los niños que hay muchas Casas Familia y no todos son privilegiados, no todos podían participar y qué el Santo Padre tiene, siente, ese amor por los niños, por los más necesitados.

Ellos también preguntaron: ¿Por qué el Santo Padre pide siempre de orar? Entonces le dijimos que los niños son la parte importante de la familia y por eso el Santo Padre los escogió a ellos, porque son la parte más sensible. Aun más cuando a veces ellos son marginados, tratados mal, entonces es como un llamado para nosotros los adultos y a las personas de las familias de darles una mirada a esto niños y que a pesar de las dificultades y los problemas tienen grandes capacidades, tantas cosas muy bonitas que pueden transmitir y que nos dan un ejemplo a nosotros los adultos.

¿Cómo han explicado a los niños este camino de Cristo hacia la cruz?

R.- Les hicimos ver un vídeo, porque hablándole así con palabras es difícil a ellos entender. Entonces cogimos un vídeo donde habla del camino de Jesús y en cada paso le explicamos a los niños el porque Jesús venía tratado de esa manera, para hacerles entender que Jesús hizo un camino, que Él hizo una vida como ellos y que fue maltratado por las personas que a pesar de que estaban cerca de Él, que lo adoraban, le decían tantas cosas buenas porque hacía tantos milagros, lo trataron mal. Ellos poco a poco miraban y fueron entendiendo los pasos para llegar a diseñar cada paso de la estación.

La cosa que más me quedo en el corazón es que cuando los niños escogieron las imágenes del Vía Crucis, hacerles entender a ellos que cosa significaba esa parte de la estación. Entonces les hicimos una meditación, adecuada también para niños y la cosa que me quedo así impresa fue cuando lo que decía la meditación fue dibujado por los niños como si fuera algo que esta viviendo o que vivió, eso fue una cosa que nos quedó no solamente a mí, sino también a los otros muchachos, a las otras dos operadoras de la Casa. Por ejemplo, un niño dibujo la verónica y el rostro de Jesús todo desfigurado. Entonces nosotros le preguntamos qué porque lo había hecho así y es que Jesús tiene una cara que parece un monstruo, y dijo porque es un monstruo del dolor y fuimos a ver la reflexión y justamente cuando habla de la reflexión dice el dolor es aún más, es que recibió Jesús y todo lo que le desfiguró ese ese rostro. Y es lo que vive este niño, lo que vivió en la su vida. Entonces es cada imagen a ellos, de algo que les quedó marcado, a través del dibujo expresan lo que viven y lo que sienten.

¿Qué expectativas tienen sobre lo que sucederá el Viernes Santo?

R.- Ellos están muy contentos, están muy emocionados y todos los días preguntan si hoy es viernes y cuantos días faltan para ir al Vía Crucis y dicen: “nosotros queremos ir con el Papa Francisco, queremos saludarlo”. Una niña tienes que leer las reflexiones y ya ayer, por ejemplo, me dijo: son reflexiones muy fuertes, como hago para leer esto, cuando yo esta cosa no la he vivido. Entre nosotros le dijimos a la niña, que son reflexiones de niños más grandes o muchachos de la primera comunión, de la confirmación, pero tú lees esas reflexiones y te haces portavoz de este pensamiento, entonces es una cosa muy bonita.

¿Cómo se inserta esta experiencia en el camino cotidiano que cada uno de ellos realiza en el proceso de sanación de la vida?

R.- Pienso que a otra vez el ejemplo de la familia puede ayudar. Muchas veces preguntan a uno porque lo llaman Casa Familia, entonces nosotros le decimos que la Casa Familia es donde esté formada de una familia, dónde estamos todos juntos para crecer juntos y poco a poco recuperar lo que no le ha brindado la familia natural. Entonces darles ese amor, esa serenidad esa tranquilidad que ellos necesitan es fundamental para nosotros. Por ejemplo, cuan ellos llegan por primera vez aquí a la casa, yo les tomó una foto y después que pasan los meses del año le saco otras fotos y la cosa que me impresiona es que ellos en el arco de un mes o dos meses cambian de imagen, y ellos mismo dicen, mira, pues cuanto era feo cuando era bebé y mira ahorita como soy bonito, ellos mismos se dan cuenta del cambio. Vemos come cambia su aspecto físico y los cambios que ellos experimentan los ayudan a crecer.

Este es el sentido de la familia, todas las familias tienen dificultades, pero es importante el amor, el diálogo, la unión, la oración, entonces a través de eso les transmites ese amor, esa serenidad. Esto lo vemos cuando algunos se van con las familias adoptivas, y cuando regresan nos dicen: gracias, las familias nos agradecen por la educación que les brindamos, por los principios y por todo lo que aprendieron. Es curioso también ver cuando ellos regresan a visitar la Casa Familia preguntan: ¿Quién esta durmiendo en mi cama? ¿Quién ocupa mi habitación? Vienen aquí con sus novias y les dicen: mira amor, esa era mi cama, esa era mi habitación, esos eran mis juguetes y ya han pasado 6 o 10 años y queda eso, el sentido de una familia, que crecieron en una familia y eso nos da mucha alegría, sentimos mucha satisfacción.

30 marzo 2021, 14:10