Buscar

Vatican News
Mozambiqueños espera en las afueras del puerto marítimo de Pemba el 30 de marzo de 2021 la posible llegada de sus familias evacuadas de las costas de Afungi y Palma. Mozambiqueños espera en las afueras del puerto marítimo de Pemba el 30 de marzo de 2021 la posible llegada de sus familias evacuadas de las costas de Afungi y Palma.  (AFP or licensors)

Mozambique: Iglesia preocupada por conflicto armado en Pemba

El administrador apostólico y el vocero de la Diócesis de Pemba llaman a la solidaridad ante la desesperación de las personas que lograron escapar del último atentado en la Provincia de Cabo Delgado.

Alina Tufani - Ciudad del Vaticano

Tras la llegada de un barco con más mil personas que lograron escapar de los atentados del pasado 24 de marzo, en Palma, en la provincia de Cabo Delgado, el Administrador Apostólico de Pemba, monseñor António Juliasse, durante la Misa Crismal del Jueves Santo, celebrada, ayer, evocó las consecuencias de la guerra en la región y llamó a la solidaridad con los desplazados. “Las heridas de la guerra en el cuerpo y el alma aumentan con las consecuencias del hambre, el desempleo, la injusticia y la falta de sentido de la vida”, dijo prelado durante la transmisión de la celebración en línea.

Decenas de personas fueron asesinadas, el pasado 24 de marzo, en un ataque de grupos yihaidistas en la ciudad de Palma, en el norte de Mozambique. Centenares de personas, tanto locales como extranjeras, fueron rescatadas de la ciudad y evacuadas por barco hacia la ciudad de Pemba, la capital de la provincia, a unos 200 Km de distancia. Este grupo yihadista, que ha prometido lealtad al autodenominado grupo Estado Islámico, aterroriza al norte de Mozambique desde 2017 y ha causado, hasta la fecha, más de 2000 muertes y casi 700.000 ciudadanos desplazados.

Monseñor Juliasse, refiere la agencia portuguesa Eccelsia, pidió reforzar “la solidaridad y esperanza para que nadie sea olvidado”. “La Iglesia de Mozambique, en general, y la Iglesia de Pemba en particular, con sus misioneros, sus creyentes y personas de buena voluntad, ha emprendido iniciativas que revelan la caridad del Evangelio, la generosidad y la creatividad. Han ayudado a miles de familias desplazadas, niños huérfanos, niñas que buscan crecer en la verdad y la buena educación ”, afirmó el también obispo auxiliar de Maputo.

Por su parte,  el padre Kwiriwi Fonseca , responsable de la comunicación de la diócesis de Pemba , declaró a la Fundación Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIS ) que las personas que lograron escapar del atentado llegaron en “total desesperación” y “claman por ayuda”. En este contexto, el sacerdote destacó que se está pidiendo ayuda para alimentar a las personas que llegaron en los barcos, pero advirtió que aún hay personas a la deriva y otras refugiadas en la foresta.

Una buena parte de los refugiaos son empleados de la empresa francesa Total, que desarrolla una proyecto gasífero por el valor de unos 60.000 millones de dólares, lo que atraído el interés de los yihadistas hacia esa ciudad portuaria, fronteriza con Tanzania. Palma, antes del proyecto energético, era receptora de desplazados de otras poblaciones atacadas en el norte de Mozambique.

Ayuda a la Iglesia que sufre ha apoyado a la Iglesia local en la ayuda a las poblaciones desplazadas, como primeros auxilios de emergencia por importe de 160 mil euros, además de las ayudas de subsistencia para sacerdotes y religiosos, financiado la formación de seminaristas y religiosos, entre otros proyectos relacionados con las necesidades más urgentes de la vida de la iglesia en Mozambique.

31 marzo 2021, 16:00