Buscar

Vatican News

El Líbano entre crisis económica y social

El país de Oriente Medio sigue lidiando con una grave crisis económica y política, mientras la población sufre y lucha contra el Covid-19. Desde Beirut, el testimonio del Presidente de Cáritas Líbano.

Elvira Ragosta – Ciudad del Vaticano

Continúan las tensiones en el Líbano. Ayer, en los suburbios del norte de Beirut se produjeron enfrentamientos entre manifestantes antigubernamentales y soldados del ejército durante las protestas populares contra el alto coste de la vida y la corrupción de la clase política. También se produjeron manifestaciones en otras ciudades. El país atraviesa una profunda crisis económica, exacerbada por la devaluación de la moneda local y agravada por el estancamiento político y la pandemia del Covid-19. El gobierno dimitió el pasado agosto, tras la devastadora explosión del puerto de Beirut, y desde entonces la clase política e institucional no ha encontrado un acuerdo para formar un nuevo ejecutivo. En poco más de un año la lira libanesa ha perdido más del 80% de su valor y ayer la devaluación frente al dólar alcanzó un nuevo récord, con un cambio de un dólar por 10.000 liras libanesas. "Imagínese – afirma el padre Michel Abboud, Presidente de Cáritas Líbano, a Vatican News desde Beirut – que un salario de 1.000 dólares baja a 250 dólares al cabo de un mes. Un cambio radical que lleva al hambre en el Líbano y esta hambre ya ha comenzado. La gente no soporta la crisis y eso se nota en las peticiones de ayuda para alimentos y medicinas de quienes acuden a Cáritas".

El Padre Michel habla también de la crisis política que atraviesa el país de Oriente Medio y señala la falta de confianza entre el pueblo y los políticos, pero subraya que en el Líbano no hay un país pobre, sino un pueblo pobre. "Hay un futuro oscuro. Después de la crisis económica tuvimos la crisis relacionada con el coronavirus – continúa el padre Michel – que son crisis interdependientes. En un estado pequeño, como el Líbano, cada día se producen unas 70 muertes por Covid-19 y ahora, junto a la dificultad de la situación económica, se suma el dolor por las pérdidas humanas causadas por la pandemia".

Discurso del Cardenal Raï

La crisis que vive el país desde hace años y la posible salida fueron los temas del discurso pronunciado el pasado sábado por el patriarca maronita, el Cardenal Béchara Boutros Raï, ante una multitud de al menos quince mil libaneses. "Viva el Líbano, unido y unificado, activa y positivamente neutral, soberano e independiente, libre y fuerte, que defiende la convivencia y la tolerancia", dijo el patriarca en el patio de la sede del patriarcado en Bkerké, al norte de Beirut. El Cardenal también pidió la celebración de una conferencia internacional sobre el Líbano bajo los auspicios de las Naciones Unidas. El objetivo de esta conferencia no debe ser "el despliegue de soldados, ni un ataque al poder de decisión libanés", sino afirmar "la estabilidad y la identidad del Líbano, la soberanía de sus fronteras". El Patriarca también pidió la aplicación de las resoluciones internacionales y una solución radical al problema de la presencia de los refugiados sirios y palestinos.

La ayuda de Cáritas 

En el país, mientras tanto, continúa el apoyo de Cáritas a la población. Para comprender las necesidades de la población en este momento concreto, el padre Michel Abboud cuenta una iniciativa reciente: "En sólo dos días, durante la distribución de 10.000 kits de higiene en un solo centro de Cáritas, recibimos a 7.000 personas. Cáritas sigue ayudando a los libaneses no a vivir, sino a no morir. Y para ello se necesitan dos cosas: dar medicina y nutrición".  El Presidente de Cáritas Líbano subraya, pues, la importancia de la ayuda internacional: "Hemos lanzado una campaña para decir al mundo entero que necesitamos ayuda. No nos avergüenza pedir ayuda, porque la necesitamos mucho".

El viaje del Papa a Iraq es un auspicio para la zona

En vísperas del viaje del Papa a Iraq, el padre Michel expresa también un deseo para la zona: "Esta valiente visita del Papa – concluye – representa un gran signo en el mundo, especialmente en el mundo árabe, para los musulmanes y los cristianos. Queremos estar juntos y continuar juntos. Por favor, cristianos, no vacíen sus países. Por lo tanto, esperamos grandes cosas de la visita del Papa a Iraq".

04 marzo 2021, 14:22