Buscar

Vatican News

Domingo de Ramos en Jerusalén

Apertura de la Semana Santa en Jerusalén con la Santa Misa y la procesión de las Palmas presidida por el Patriarca Latino, Monseñor Pierbattista Pizzaballa.

Beatrice Guarrera - Jerusalén

Las puertas del Santo Sepulcro se abrieron de par en par para acoger a sacerdotes y fieles en las celebraciones del Domingo de Ramos. Así es como se abre la Semana Santa en Jerusalén, de una manera completamente diferente a la del año pasado, cuando el país se encontraba al inicio de la emergencia sanitaria y la liturgia prevista tuvo que celebrarse a puerta cerrada.

 

Aunque Tierra Santa permanece cerrada y no permite la entrada a peregrinos, de hecho, la campaña de vacunación masiva ha propiciado la reapertura gradual de las actividades normales y, por tanto, las celebraciones de la Semana Santa serán accesibles a los fieles locales y a las comunidades religiosas que viven en la zona.

Participemos con fe en los misterios de la Pascua

De esta manera, ayer, en presencia de una pequeña asamblea festiva, el Patriarca Latino de Jerusalén, Monseñor Pierbattista Pizzaballa, presidió la liturgia del Domingo de Ramos ante el edículo sagrado, que contiene la tumba de Jesús.

"Hoy estamos reunidos aquí donde Cristo murió y resucitó. Esta celebración es el preludio de la Pascua del Señor, que, para realizar el misterio de su pasión, muerte y resurrección, entró en Jerusalén, su ciudad. Por eso, con gran fe y devoción, recordando esta entrada salvadora, sigamos al Señor, para que, convertidos por la gracia en consortes de la Cruz, participemos en la Resurrección y en la vida". Con esta oración, el Patriarca Latino instó a la asamblea a recorrer la entrada de Jesús en Jerusalén mediante una pequeña procesión dentro del Santo Sepulcro.

La procesión al Santo Sepulcro

Los fieles agitaron con alegría las palmas y los ramos de olivo recién bendecidas mientras seguían la procesión alrededor del santo santuario tres veces, como es la tradición. Luego comenzó la misa, durante la cual se cantó la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo en latín a tres voces. Monseñor Pierbattista Pizzaballa quiso dejar un espacio para un momento de silencio y recogimiento, tras la proclamación del Evangelio.

Luego al Monte de los Olivos

Además de la celebración matutina en el Santo Sepulcro, uno de los momentos más esperados en Jerusalén el Domingo de Ramos es la procesión vespertina al Monte de los Olivos. Después de haber sido suspendida el año pasado debido a la emergencia sanitaria, en 2021 se celebró libremente este evento público cristiano que mueve cada año a tantas personas en la Ciudad Santa. "Una procesión de forma reducida, pero es importante que se haga para empezar a dar señales de normalidad y sobre todo de confianza en la reanudación de la vida normal", dijo Pizzaballa.

 

Desde la iglesia de Betfagé, un santuario en el Monte de los Olivos que se encuentra en el mismo lugar donde la multitud aclamó a Jesús cuando entró en Jerusalén, la procesión descendió hacia la ciudad.

El patriarca latino hizo una parada en el santuario de Dominus Flevit, una tradición inaugurada el año pasado y que se ha repetido, "a petición de la población local y de la parroquia de Jerusalén", como dijo el patriarca. Desde el lugar en el que Jesús miró a Jerusalén y lloró sobre ella ("Dominus Flevit" significa, de hecho, "el Señor lloró"), Monseñor Pizzaballa impartió la bendición sobre Jerusalén. La procesión no terminó, como es habitual, en la Iglesia de Santa Ana, sino que finalizó tras entrar en la ciudad vieja por la Puerta de los Leones.

Una Semana Santa tranquila a pesar de la pandemia

"Tendremos una Semana Santa más serena que la del año pasado, aunque seguimos teniendo grupos reducidos de fieles", dijo el Patriarca Latino, "no olvidemos tampoco que parte de la diócesis sigue viviendo una situación dramática a causa del coronavirus, como en Palestina y Jordania, pero debemos alegrarnos de que en Jerusalén podamos celebrar de forma casi normal". 

29 marzo 2021, 14:04