Buscar

Vatican News
2021.02.19 Misa del Miércoles de Ceniza en Trondheim Noruega, celebrada por Mons. Erik Varden 2021.02.19 Misa del Miércoles de Ceniza en Trondheim Noruega, celebrada por Mons. Erik Varden 

Noruega: para iniciar la Cuaresma: ceniza y nieve sobre la cabeza de los fieles

El obispo de Trondheim, en Noruega, celebró la misa de la ceniza al aire libre, bajo la nieve, para que pudiera asistir el mayor número de personas posible. Por primera vez desde marzo del año pasado, se celebró una misa en Trondheim el miércoles por la noche con más de diez participantes.

Charlotta Smeds - Noticias del Vaticano

En una fría noche de invierno, un centenar de católicos de Trondheim (Noruega) se reunieron en la plaza de San Juan Pablo II, frente a la catedral de San Olav, para participar en la misa de la ceniza celebrada por el obispo Erik Varden OCSO.

Al aire libre: la única solución

Desde el 12 de marzo del año pasado, para evitar el contagio del Coronavirus, Noruega ha adoptado medidas que exigen un máximo de 10 participantes en las misas y otras celebraciones en las iglesias. Por ello, para conseguir que un mayor número de fieles asistiendo a la misa, el obispo decidió celebrarla fuera de la iglesia, incluso en pleno invierno.

"Llevamos casi un año viviendo una especie de ayuno", explica monseñor Varden, subrayando que la iniciativa no es una manifestación de protesta, sino una respuesta a una necesidad:

"Muchas personas encuentran las restricciones dolorosas y frustrantes, aunque al mismo tiempo se dan cuenta de que son necesarias para detener la pandemia, y por eso las respetan. Cuando el ayuntamiento dio luz verde para celebrar la misa al aire libre en la plaza frente a la iglesia, sentí un alivio al saber cuántos fieles habían competido por esas diez plazas, con el deseo de comenzar el camino cuaresmal hacia la Pascua con la misa. Así que el miércoles nos enfrentamos al frío".

Cenizas y nieve

La misa duró una hora, y al final, cuando el obispo Varden agradeció a la gente su asistencia, les recomendó que "se fueran a casa a tomar algo caliente".

Se establecieron restricciones de acceso a la plaza para 100 personas. Antes de comenzar la misa, el obispo recordó a los asistentes que debían mantener la distancia de seguridad prescrita. Las antorchas, que se habían colocado en la nieve para enmarcar la zona de acceso, también ayudaron a dar luz y calor a los participantes, que fueron puestos a prueba por el frío y el viento. En el momento de la imposición de las cenizas comenzó a nevar, y mientras el obispo pasaba de un fiel a otro, esparciendo las cenizas sobre sus cabezas, los copos descendían silenciosamente del cielo.

Celebración de la misa del Miércoles de Ceniza. Trondheim, Noruega
Celebración de la misa del Miércoles de Ceniza. Trondheim, Noruega

Dios es fiel

A pesar del frío y la oscuridad, fue una celebración evocadora. En su homilía, muy breve dadas las circunstancias, Erik Varden habló de la Cuaresma como una peregrinación, y recordó:

"Juntos podemos volver a Dios... Nos alegramos de que Dios no nos abandone: aunque seamos infieles, Él es fiel. Él ve nuestra semilla de buena voluntad incluso cuando parece congelada en el hielo".

Ordenado obispo en medio de una pandemia

La diócesis de Trondheim, en el centro de Noruega, cuenta con 16.000 fieles de 120 nacionalidades diferentes. Antes del 12 de marzo, la catedral tenía entre 1.200 y 1.500 asistentes a las misas dominicales.

Después de más de diez años, la diócesis de Trondheim tiene un nuevo obispo. En medio de la pandemia, Erik Varden, noruego de nacimiento, fue ordenado obispo de Trondheim a principios de octubre, después de haber sido abad trapense en su monasterio Monte San Bernardo de Inglaterra; aún no ha ejercido como obispo en circunstancias normales.

Queremos estar juntos

"Ha sido un año increíble", dice monseñor Varden, "pero la vida se compone de cosas en gran medida imprevisibles. Puede ser difícil, pero también es una oportunidad. Toda crisis conduce a una oportunidad: aclara las cosas eliminando lo superfluo" ... "Hemos aprendido lo que significa ser una sociedad, nos necesitamos y queremos estar juntos".

Satisfecho con el éxito de la Misa de la Ceniza, el obispo dice que no hay planes para más misas como ésta, pero no descarta que siga celebrando misas al aire libre, si lo considera necesario.

19 febrero 2021, 11:33