Buscar

Vatican News

“La trampa del virus”. En un libro el efecto de la pandemia en los más marginados

El Centro Astalli presenta este 11 de febrero, el libro que habla de los olvidados en la época de la pandemia, un viaje a través de los derechos negados a los migrantes, los refugiados y los pobres. El Padre Ripamonti: la cultura del descarte ha invisibilizado aún más a los últimos de la sociedad, necesitamos una fraternidad que nos haga responsables unos de otros.

Marco Guerra – Ciudad del Vaticano

¿Cómo han afrontado la pandemia las personas que, ya en condiciones normales, no ven reconocidos sus derechos, y en particular los solicitantes de asilo y los refugiados? El libro "La trampa del virus (el original en italiano: La trappola del virus). Derechos, marginación y migrantes en la época de la pandemia", escrito por el Presidente del Centro Astalli, la sede italiana del Servicio de los Jesuitas para los Refugiados, el padre Camillo Ripamonti, y por la politóloga Chiara Tintori.

La presentación y el contexto social

El libro, que nace con la fórmula de un diálogo entre los dos autores a la luz de su experiencia diaria de encuentro con migrantes forzados, se presentará esta tarde a las 17:30 en el perfil de Facebook y el canal de YouTube del Centro Astalli. Además de los autores, intervendrán el Cardenal Gualtiero Bassetti, Presidente de la Conferencia Episcopal Italiana, Gherardo Colombo, Presidente honorario de ResQ - People Saving People, y Massimo Giannini, Director de La Stampa.

El texto comienza con una visión general de la marginación antes de la pandemia y luego se centra en los meses de la primavera de 2020, para relatar cómo el Centro Astalli hizo frente al cierre, garantizando algunos servicios esenciales para quienes, de ser invisibles, se habían convertido en los pocos habitantes visibles de nuestras ciudades. En esa época, el comedor del Centro, donde históricamente se ha ayudado a los refugiados y solicitantes de asilo, también era frecuentado por italianos que se habían visto reducidos, por las dificultades actuales, a situaciones de pobreza y penuria. A todos ellos les une, por tanto, el hecho de ser "los últimos", situación que ha puesto de manifiesto los fallos, que han concentrado los esfuerzos en responder a la emergencia sanitaria a la que se han reservado muchos recursos en un intento de limitar las consecuencias sociales.

Ripamonti: cuántos invisibles en los lugares que frecuentamos

"Elegimos como título: 'La trampa', porque el tema de la integración de los migrantes y los marginados ya era difícil antes, con la pandemia se ha creado una situación muy precaria, que corre el riesgo de no crear salidas que lleven a una solución", explica el padre Camillo Ripamonti a Vatican News. "Cuando el lema #yomequedoencasa hizo furor, no se pensó en esa parte de la población que no tiene un hogar", continúa Ripamonti, "y esto pone de manifiesto cómo tratamos como invisibles a muchas personas que viven en los lugares que visitamos".

Se necesita un cambio cultural

O nos salvamos todos juntos, o perecemos todos juntos: partiendo de este supuesto, que el Papa Francisco a su manera ha repetido y sigue repitiendo en relación con la pandemia global, el padre Ripamonti recuerda con las palabras del mismo Pontífice, que todos estamos en la misma barca, "pero el riesgo es – señala – que en esta barca no somos todos iguales si no elegimos para el futuro unas reglas y un modo de gestionar la vida cotidiana que tenga en cuenta a los más desfavorecidos, y que, con fraternidad, nos haga responsables unos de otros". Siempre mirando al futuro, el Presidente del Centro Astalli recuerda que cualquier receta para combatir la pobreza no puede basarse únicamente en el elemento económico como forma de resolver los problemas, "hay un problema cultural que debemos abordar", concluye, "la cultura del despilfarro debe dar paso a la cultura de la inclusión y la fraternidad".

11 febrero 2021, 12:43