Buscar

Vatican News

Diócesis de Metz: La Cuaresma se convierte en camino de conversión ecológica

La diócesis de Metz, en el noreste de Francia, publica anualmente un folleto de Cuaresma, que luego se distribuye a otras diócesis del país. Se llama "Cuaresma en casa" y las reflexiones de este año pretenden guiar a los fieles en su lectura de la encíclica Laudato si'. Sin embargo, en esta época de pandemia, "la conversión ecológica también concierne al corazón humano", explica el obispo auxiliar de Metz, monseñor Jean-Pierre Vuillemin.

Adélaïde Patrignani - Ciudad del Vaticano

Es "una antigua institución en la diócesis" que, sin embargo, sigue renovándose con el paso de los años. "La Cuaresma en casa" existe desde hace décadas y se ha convertido en un referente, explica monseñor Jean-Pierre Vuillemin, obispo auxiliar de Metz desde 2019.

En el marco del año especial del aniversario de la Laudato si', querido por el Papa Francisco cuando se cumplen 5 años de la encíclica dedicada al cuidado de la casa común, la diócesis del noreste de Francia ha optado por centrar su jornada cuaresmal en la ecología integral, con el título "Laudato si': caminos de conversión".

Portadas del folleto "Carême à domicile" - La Cuaresma en casa
Portadas del folleto "Carême à domicile" - La Cuaresma en casa

¿Cómo funciona?

Fue Monseñor Jean-Pierre Vuillemin, obispo acompañante del sector "Ecología y Sociedad" de la Conferencia Episcopal Francesa y que también sigue las cuestiones ecológicas de su diócesis, quien coordinó los trabajos para la edición 2021.

El folleto "Cuaresma en casa", que se ha distribuido ampliamente en las parroquias y ha sido solicitado también por otras diócesis, está dividido en cinco capítulos -uno por cada una de las semanas del tiempo de Cuaresma- que abarcan diferentes temas: desde la atención a la propia vida interior hasta la de los pobres, pasando por la conversión ecológica de las parroquias. Cada capítulo fue escrito por una persona diferente: Monseñor Vuillemin, una monja carmelita, un diácono, un sacerdote y un laico. La lectura se completa con vídeos de los testimonios de quienes viven la conversión ecológica a nivel local. 

Los fieles pueden emprender este viaje de reflexión en pequeños grupos, en familia o incluso individualmente. "Lo usual, en las parroquias, es vivirlo en grupo", reflexiona monseñor Vuillemin, pero este año de pandemia, para evitar asembramientos, obviamente se dará paso a una lectura "en casa".

Monseñor Jean-Pierre Vuillemin, obispo auxiliar de Metz
Monseñor Jean-Pierre Vuillemin, obispo auxiliar de Metz

Avanzar con la Iglesia de Francia

Al recordar las razones que llevaron a la elección de la ecología integral como hilo conductor de esta Cuaresma, el obispo subraya el contexto del Año Laudato si', así como "la importancia de releer y reapropiarse de esta encíclica, a la que debemos regresar constantemente". 

Asimismo, el reciente nombramiento en la diócesis de Metz de una joven laica como referente ecológico, es un estímulo más para trabajar en este tema. Por último, cabe recordar que los obispos de Francia incluyen desde hace tiempo en sus asambleas plenarias, una reflexión sobre la ecología integral, que piden que se actualice constantemente en las reuniones posteriores. Este enfoque ha estimulado a la diócesis de Metz: «En la Iglesia de Francia hay una verdadera 'llamada' en cuanto a nuestra capacidad de aplicar la Laudato si'», añade el prelado.

Escuchar el deseo profundo del corazón

Según Monseñor Vuillemin, este viaje cuaresmal permitirá a los fieles "explorar" la ecología integral a diferentes niveles, especialmente a nivel espiritual. La pandemia actual ha revelado que "el corazón del hombre también está enfermo". Su deseo es sofocado por mil llamadas consumistas. "El Papa nos invita a cuidar el corazón del hombre", subrayó el auxiliar de Metz. 

"La crisis también tiene algunos aspectos positivos, porque nos obliga a reinvertir en nuestra vida interior. Debemos comprometernos de verdad para que la vida de después no sea como la de antes", añade, haciéndose eco de las palabras del Pontífice. Por supuesto, también puede ocurrir que la crisis -continúa- lleve a la rebelión contra Dios, pero también hay "otra actitud" que consiste en creer firmemente en la presencia de Dios en medio de la prueba y en el fondo del corazón. 

Por tanto, "el intelecto del hombre, liberado por el Señor, le permite abrir su voluntad al deseo de un bien absoluto", explica monseñor Vuillemin. Esta Cuaresma 2021 es, pues, una buena ocasión para "redescubrir en nosotros este deseo de un bien infinito que sólo se cumple en Dios".

La catedral de Metz antes de la emergencia de Covid
La catedral de Metz antes de la emergencia de Covid

¿Y después?

Para los fieles de la diócesis de Metz, la reflexión sobre Laudato si' no concluirá con el fin de la Cuaresma. Este tiempo pascual, de hecho, marcará una nueva etapa. "En seis lugares diferentes de la diócesis se organizarán veladas sobre el tema de la ecología, con la esperanza de que en esas fechas podamos volver a encontrarnos", expresa el obispo.

El objetivo será "buscar juntos cómo honrar la reflexión de la Laudato si', cómo hacer aún más aplicable la etiqueta de 'Iglesia verde' (ofrecida en Francia a las comunidades cristianas que se comprometen con el cuidado de la creación) y lanzar proyectos pedagógicos y catequéticos". Por último, también se establecerán los primeros pasos hacia una asamblea diocesana, prevista para 2022 durante dos días, en la que los participantes profundizarán sobre el tema de la conversión ecológica según un enfoque sinodal.

 

28 febrero 2021, 08:21