Buscar

Vatican News
Celam, Mons. Jorge Eduardo Lozano. Celam, Mons. Jorge Eduardo Lozano. 

Celam. Monseñor Lozano: “la trata nos avergüenza como personas”

Arranca la Campaña Continental contra la Trata de Personas 2021 organizada por el CELAM. El video mensaje del Secretario General durante la celebración de apertura no pasó indiferente: “la trata de personas es una realidad criminal que nos avergüenza como seres humanos, dado que considera al ‘otro’ como objeto transferible y vendible según la ley de la oferta y la demanda”.
Ciudad del Vaticano

La Iglesia latinoamericana y caribeña ha abierto este domingo, 7 de febrero, la Campaña Continental contra la Trata de Personas 2021, organizada por la Red Eclesial Latinoamericana y Caribeña de Migración, Desplazamiento, Refugio y Trata de Personas (Red CLAMOR) bajo el lema “La vida no es una mercancía, se trata de personas”.

El Secretario General del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) aseguró que estamos ante una realidad que tiene como finalidad “la explotación laboral o sexual, la pornografía infantil, o la extracción forzosa e ilegítima de órganos”. Por eso, Monseñor Lozano no duda en calificarlo como “un drama muy serio que nos muestra la bajeza en que se consigue caer”. El también arzobispo de San Juan de Cuyo habla de “descomposición social”, algo que se da “cuando una persona se puede comprar, ofrecer o alquilar como si fuera un objeto” y que “viola las enseñanzas de todas las tradiciones religiosas”.

video mensaje del Secretario General del CELAM

El drama de las víctimas

Monseñor Lozano recuerda que las víctimas “suelen ser niños, niñas, adolescentes y jóvenes, y cerca del 90% son mujeres” y que afecta sobre todo a “familias migrantes y vulnerables casi siempre engañados o inclusive secuestrados que después son mantenidas en cautiverio por medio de cadenas y violencia o amenazas de matar a algún miembro de la familia si se escapan”.

La reinserción de las víctimas

“Las víctimas que logran ser liberadas de estas redes – dice Mons. Lozano – por lo general no regresan a vivir con su familia de origen ni a su pueblo, por miedo o vergüenza”. “Son realidades que nos recuerdan la historia de Santa Josefina Bakhita, que, siendo esclavizada y torturada, pasando por innúmeros sufrimientos, tuvo la esperanza puesta en Jesús Amor”. Por eso – concluye – “no miremos para otro lado”. 

09 febrero 2021, 12:14