Buscar

Vatican News
Portada del folleto de la campaña Compartir 2021 de Cáritas Venezuela. Portada del folleto de la campaña Compartir 2021 de Cáritas Venezuela. 

Cáritas Venezuela dedica su Campaña Compartir 2021 al derecho a la salud

Los obispos venezolanos ponen al centro de la campaña de esta cuaresma la falta de acceso a los medicamentos de la mayor parte de la población. Un llamado también a las autoridades para que reconozca la grave Emergencia Humanitaria que atraviesa la nación.

Alina Tufani - Ciudad del Vaticano

“Medicinas para Salvar Vidas” es el lema de la Campaña Compartir 2021 que, desde hace 40 años en coincidencia con la Cuaresma,  lanza la Conferencia episcopal venezolana (CEV) y Cáritas Venezuela para sensibilizar a la ciudadanía sobre los problemas más apremiantes que aquejan a la población, especialmente de los sectores más pobres y vulnerables. Y esta vez,  la preocupación y tema de reflexión planteado por la Iglesia es la falta de acceso a los medicamentos que considera una flagrante violación del derecho a la salud de toda persona.

“La Campaña Compartir nos ayuda a colocar a los pobres en el centro de nuestras opciones pastorales, pero también a hacer incidencia política para lograr los cambios estructurales que urgen en Venezuela para superar el empobrecimiento, la violencia, la exclusión y la enfermedad”, explica el cardenal Baltazar Porras Cardoso, presidente de Cáritas Venezuela y arzobispo de Mérida, en presentación del Folleto de la campaña donde se plantea una reflexión para cada semana.

Cinco son los temas propuestos para la Campaña “Medicinas para salvar vidas”: Venezuela: un país gravemente enfermo; COVID-19: desafío y oportunidad para el cristiano; Cuaresma: camino de conversión a la fraternidad; El  médico de los pobres: un modelo para curar; y Donar y donarse: la mejor medicina. Todos “píldoras” - como les llama card. Porras, también administrador apostólico de Caracas-, que preparan el camino cuaresmal “para celebrar plenamente los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús”.

Los obispos venezolanos – como explica una nota de la CEV - acordaron que la XLI Campaña Compartir debe exponer la importancia del acceso universal a los medicamentos para proteger el derecho a la salud de todos los venezolanos. El gesto concreto será fortalecer los diversos programas que tiene la Iglesia, en especial los bancos de medicinas parroquiales, para ayudar a los más desasistidos a obtener los medicamentos que necesitan para mantener o recuperar su salud e incluso salvar sus vidas.

La situación de la salud en Venezuela monitoreada por la Cáritas Venezuela advierte que una de las principales agresiones contra la dignidad y la vida de los venezolanos es la dificultad creciente para el acceso a medicamentos esenciales, productos médico-quirúrgicos y de bioseguridad. Una realidad que, en el subsidio propuesto para la campaña, no se limita a la pandemia de Covid-19, sino a al padecimiento de posibilidad de servir, ser productivos y disfrutar la vida.

“Lo mismo sucede en la sociedad. Un Estado, una nación, un país está enfermo cuando sus sistemas no funcionan bien; y si está gravemente enfermo se declara en Emergencia Humanitaria. En estos casos la “enfermedad social” es tan grave que una gran cantidad de personas comienza a padecer hambre, enfermedad, falta de acceso a los servicios mínimos para llevar una vida sana y digna y pueden terminar huyendo de ese país”, advierte Cáritas Venezuela.

Justamente,  esto es lo que viene sucediendo en Venezuela mucho antes de que se declarara la pandemia por COVID-19, afirma Cáritas en el subsidio, que describe aspectos que van desde la inflación galopante, los bajos salarios, la dolarización de la economía y la falta de productividad, hasta la falta de alimentos, desnutrición infantil y global y la falta de acceso seguro a servicios básicos como electricidad, agua, gas doméstico, aseo urbano, telecomunicaciones y transporte“.

"Las injustas brechas entre quienes tienen y no tienen oportunidades para el 'buen vivir' se hacen cada vez más grandes: unos pocos privilegiados tienen acceso permanente a servicios básicos, gasolina y divisas, los negocian y prosperan con estos privilegios a costa del sufrimiento de la mayoría”, constata la Iglesia.

Durante la campaña, la Pastoral Social potenciará a través de las Cáritas Diocesanas y Parroquiales los bancos de medicamentos comunitarios con el aporte y donaciones de la sociedad civil y agentes que deseen sumarse a esta obra por el bien de quienes de otra forma no pueden acceder a la cura de sus problemas de salud. 

“Cuaresma es tiempo para dejarnos interpelar por los crucificados de este mundo, luchando sin tregua para que un día próximo cercano, al amanecer del “tercer día”, llegue también el triunfo de la Vida en Venezuela”, se lee en el subsidio que recuerda al próximo beato José Gregorio Hernández, que con su claro testimonio “marca el camino para vivir con autenticidad evangélica la Cuaresma, en preparación para celebrar jubilosos la Pascua”.

20 febrero 2021, 10:01