Buscar

Vatican News

Bosnia y Herzegovina: Jesuitas junto a los menores no acompañados

El Director General del Servicio Jesuita a Refugiados (JRS) en el sureste de Europa describe la dramática situación que están atravesando los “menores no acompañados”, que recorren a pie la ruta de los Balcanes, en el peligroso intento de entrar a Europa a través del "Game", es decir, atravesando la frontera con Croacia, para reunirse con familiares o amigos.

Ciudad del Vaticano

L’Osservatore Romano, el diario de la Santa Sede, en su edición de este 25 de febrero, da a conocer la dramática situación que están atravesando los “menores no acompañados”, entre 14 y 17 años, que recorren a pie la ruta de los Balcanes, en el peligroso intento de entrar a Europa a través del "Game", es decir, atravesando la frontera con Croacia, para alcanzar a familiares o amigos. De ellos, el Papa Francisco había hablado en el Ángelus del pasado 7 de febrero: "Hagamos que a estas frágiles e indefensas criaturas no les falte la debida atención y los canales humanitarios preferentes".

Sólo son niños y viajan solos durante meses

Patrizia Caiffa, redactora de L’Osservatore Romano, describe en la nota, la situación de los jóvenes migrantes que se encuentran en estos territorios con la esperanza de ingresar a Europa. “Sus ojos están abatidos, sus sonrisas apagadas. Encorvados bajo tiendas de campaña o envueltos en enormes mantas donadas por los voluntarios, agradecen tímidamente la comida e intentan calentarse quemando viejas botellas de plástico que levantan un humo espeso y maloliente en el edificio abandonado de las afueras de Bihać. Basura por todas partes, suciedad, sarna. No hay agua para lavarse, ni ventanas o puertas para resguardarse del frío. En Bosnia y Herzegovina las temperaturas alcanzan estos días los diez grados bajo cero. Sólo son niños. Y viajan solos durante meses y a veces años”.

Los jesuitas junto a los menores no acompañados

Según los datos, son alrededor de 350 jóvenes, de los 8.000 migrantes que viven en los campos oficiales o informales de Bosnia, pero podría haber incluso más. Las cifras cambian de un día para otro. Vienen de Afganistán, Siria, Irán, Bangladesh, Pakistán, Irak y se enfrentan a retos y dificultades inhumanas que ningún niño debería experimentar a esa edad. También están en el tristemente célebre campo de Lipa, en Bosnia y Herzegovina, donde "oficialmente no hay menores, pero en realidad sí", confiesa el Padre Stanko Perica, croata, Director General del Servicio Jesuita a Refugiados (JRS) en el sureste de Europa.

El Padre Perica viaja incansablemente entre Croacia, Bosnia, Serbia y Kosovo. Estos días se encuentra en Bihać, Bosnia – se lee en la nota – donde está presente con una veintena de mediadores culturales en dos campamentos de inmigrantes y familias y distribuyendo ayuda a los jóvenes en casas ocupadas, edificios abandonados. El sacerdote sueña con abrir uno o más hogares para menores migrantes no acompañados aquí, aunque es mucho más difícil en Bosnia que en Serbia. "Necesitamos un apoyo financiero estable, que de momento no tenemos, pero también voluntad política", afirma. En esas zonas, el JRS no recibe financiación de los Estados ni de la UE: "Siempre buscamos donantes privados, embajadas, organizaciones eclesiásticas".

Los jóvenes viven en malas condiciones carentes de dignidad

Durante el día en Bihać los jóvenes pasean por la ciudad junto con los adultos, por la noche vuelven a los edificios abandonados para dormir. "Conocí a un grupo de jóvenes de 16 años en una casa ocupada, eran cuatro en una habitación de una antigua casa de reposo, viven en muy malas condiciones", dice el Padre Perica. "Es un edificio totalmente abierto, es muy frío. Duermen en colchones viejos o dentro de pequeñas tiendas de campaña". Los chicos agradecen la ayuda recibida, pero no hablan mucho. "Son conscientes de la situación y saben que es difícil encontrar una salida", admite el jesuita. "No faltan chaquetas, sacos de dormir y comida. Se carece de dignidad y de una casa normal, de la posibilidad de ducharse, cambiarse de ropa, de recibir atención sanitaria legal".

Game: Cuanto más pagues, más lejos llegarás

Los jóvenes esperan en la ciudad de Bosnia o en los campamentos de Sarajevo para volver a intentar el "Game" en primavera, arriesgándose a la violencia, las palizas y el rechazo del poco tierno policía local.  El 6% depende de los traficantes. Cuanto más pagues, más lejos llegarás. Los que no tienen dinero van solos a pie, por el bosque, entre mil peligros. "Desgraciadamente, rara vez consiguen pasar – confirma el Padre Perica – y regresan con graves lesiones, que cuentan las violaciones sufridas". En los campos oficiales hay personas rechazadas diez o veinte veces, que permanecen allí incluso dos o tres años. Ni siquiera tienen la fuerza y la energía para volver a intentarlo.

Reconocer la edad de la persona, un problema grave

Los ciudadanos bosnios, exasperados por la situación, son ahora hostiles a los inmigrantes y ni siquiera ven con buenos ojos a los menores. Muchos creen que mienten sobre su edad real. "Todos dicen que se llaman Mohammed Ali y tienen dieciséis años", es el tópico más común. Un problema grave, a falta de documentos, es de hecho la falta de sistemas de reconocimiento de la edad de la persona – en Italia, por ejemplo, se utiliza la radiografía de la muñeca – que permitirían activar salvaguardas y protecciones específicas para los menores. "De esta manera no serían tratados como adultos por el gobierno y la policía. Deberían recibir cuidados especiales como los niños de Occidente".

JRS: acompañar, proteger e integrar a los menores

El JRS también opera en Sarajevo, pero el centro de su intervención está en Belgrado, Serbia: un hogar para quince menores inmigrantes no acompañados, cuyo objetivo es la integración legal en la sociedad.  Inaugurada hace dos años, la Casa Pedro Arrupe los atiende las 24 horas del día. Hay trabajadores sociales, psicólogos, mediadores culturales. Los niños van a la escuela, aprenden el idioma serbio. "Lo más útil e importante es explicarles dónde están y dirigirlos", explica el Padre Perica. "Normalmente los familiares y amigos en Europa les invitan a unirse a ellos y a seguir caminando hacia Bosnia, luego Croacia e Italia. Pero les aconsejamos que se queden en Serbia y encuentren una forma legal de reunirse con sus familias. Intentamos protegerlos en todos los sentidos. Pero algunos se van sin decir nada". Pero también hay historias de éxito. Un niño afgano de carácter artístico asiste a una escuela de arte. Algunos chicos se enamoran, otros hacen amigos en la escuela y deciden quedarse. En Serbia consiguen que la atención médica sea más o menos gratuita, aunque no es fácil conseguir un permiso de residencia: hay que demostrar que se vive en el país desde hace muchos años.

Los muros no reflejan nuestra cultura de acogida

"Al principio, las crisis humanitarias nos tocan, luego nos volvemos indiferentes – comenta el Director General del JRS Sureste de Europa – por lo que los llamamientos del Papa son de gran valor, porque nos recuerdan la realidad. Es vergonzoso que Europa actúe de forma contraria a los valores del continente, de la alta cultura. Desgraciadamente, la Unión Europea sólo levanta muros. Creo que muchos ciudadanos europeos no son conscientes de que tanto dinero de los impuestos acaba financiando estas cosas. Lo peor – concluye con amargura – es que no hay salida. Son sólo ocho mil personas, bastaría con distribuirlas en los distintos países europeos. Estas personas han llegado a la puerta de la UE. Sin embargo, esta puerta no refleja nuestra cultura de acogida, nuestra forma de pensar, de acoger a las personas. Parece que hemos retrocedido siglos, cuando la gente se temía, cuando todos éramos extranjeros y hacíamos guerras. Es triste darse cuenta de que esto sigue ocurriendo en el siglo XXI".

26 febrero 2021, 11:57