Buscar

Vatican News
Padre Stanko Perica con un refugiado. Padre Stanko Perica con un refugiado.  

Bihac, hermandad entre los refugiados y los "samaritanos" del JRS

En Bosnia, en el gélido infierno de los campos de inmigrantes, musulmanes, católicos y ortodoxos trabajan juntos para el Servicio Jesuita a Refugiados. "Damos voz a los que no la tienen - nos dice el Padre Perica, director del JRS para los Balcanes - para romper el bloque del populismo. Y esta colaboración interreligiosa nos da valor".

Alessandro Di Bussolo - Ciudad del Vaticano

Los "samaritanos" de Bihac hablan bosnio, pero también croata, serbio y árabe, y se comunican entre ellos en inglés. Son los operadores, traductores y mediadores culturales del Servicio Jesuita a Refugiados, una quincena de católicos, ortodoxos y musulmanes, que en la fría ciudad del norte de Bosnia, a pocos kilómetros de la frontera con Croacia, llevan "una gota de humanidad en el mar del sufrimiento" a los cientos de refugiados pakistaníes, cingaleses, iraquíes y afganos de los campos de Borici y Sedra, y a los que duermen en la nieve, a 15 grados bajo cero, tras el incendio que destruyó el campo de Lipa a principios de año.

En chanclas y con la nieve hasta las rodillas

"Siempre es impactante ver a estos hombres caminando en chanclas sobre una nieve que casi les llega a las rodillas", dice el padre Stanko Perica, director croata del Servicio Jesuita a Refugiados (JRS) para el sureste de Europa, desde Bihac. Muchos queman plástico para mantenerse calientes. Los bosnios de Bihac, en su mayoría pobres, no los querían en la antigua fábrica de frigoríficos de Bira, y algunos encontraron refugio en una casa de reposo abandonada, dentro de pequeñas tiendas de campaña de verano, sacos de dormir y montañas de mantas.

El Padre Perica (tercero por la derecha) con algunos trabajadores del JRS y algunos refugiados en Bihac
El Padre Perica (tercero por la derecha) con algunos trabajadores del JRS y algunos refugiados en Bihac

Elena, compartiendo su comida con los que no la tienen

Allí el padre Stanko se encuentra cada día con Elena Kushnir, una joven ucraniana que forma parte de las pocas mujeres refugiadas. "Sigue en un campamento, donde le dan comida y se mantiene caliente", explica, "y viene aquí a compartir lo que le dan con los que tienen menos que ella. También una samaritana, que estaba en los Países Bajos, tuvo que regresar a Ucrania y ahora no puede volver a la Europa de los ricos. "En todo este sufrimiento", nos dice el jesuita de Zagreb, "la colaboración interreligiosa nos da valor, para aportar humanidad y dar voz a estos hermanos.

La voz de los que piden vivir con dignidad

Una voz que los intérpretes del JRS aportan a quienes gestionan los campos, creados por la Organización Internacional para las Migraciones, y a las autoridades bosnias que no responden a los llamamientos a la humanidad de la Comunidad Europea y de las ONG que trabajan sobre el terreno. Si el Papa Francisco, en la encíclica Fratelli tutti, escribe que "el derecho a vivir con dignidad no tiene fronteras y nadie puede ser excluido, independientemente del lugar donde haya nacido", el presidente de Bosnia-Herzegovina, el serbobosnio Milorad Dodik, defiende la importancia de "no aceptar a los migrantes, porque es la única política que da resultados".

Balcanes, la lección sobre el populismo aún no entendida

"Es muy fácil encender este populismo -comenta el padre Perica- y desgraciadamente nosotros, en esta región, ya hemos sufrido mucho en las últimas décadas por culpa del populismo. Pero parece que no hemos aprendido mucho". El futuro al que este joven jesuita mira con confianza es el representado por los trabajadores locales del JRS, que una noche, en la casa de la agencia en Bihac, recibieron para cenar al párroco ortodoxo serbio de la Iglesia de la Bajada del Espíritu Santo sobre los Discípulos, Slavisa Milinovic, al vice párroco católico, Fray Ivan Tucic, y a dos misioneras de la caridad de Santa Teresa de Calcuta, la polaca Katarina y la india Mukti, que cada día llevan comida y ropa a los refugiados en el frío.

Tres confesiones en oración alrededor de la mesa

Antes de sentarse a la mesa, la responsable del JRS en Bosnia, Hamdija Lipovača, musulmana de nacimiento pero convertida al cristianismo ortodoxo, propuso una oración, primero católica, luego ortodoxa y después musulmana, recitada por el coordinador de los mediadores culturales del JRS en Bosnia, el libanés Hesham Almaghbaub, la primera sura del Corán, Al-Fatiha. Esto también es hermandad humana.

Padre Stanko: llevar la humanidad a los que ya no tienen nada

He aquí el testimonio del padre Stanko, que escuchó muchas historias tristes de quienes intentaron "El Juego", como lo llaman los refugiados: la apuesta de cruzar la frontera con Croacia o Eslovenia, para ser golpeados y devueltos a Bosnia, donde hoy hay 5 campamentos activos y unos 8 mil migrantes, esperando entrar en el "sueño" europeo.

R. - La situación en Bosnia es realmente dramática, pero precisamente esta colaboración interreligiosa es un aspecto alentador de toda esta triste crisis. Estamos trabajando todos juntos, católicos, ortodoxos y musulmanes, para ayudar y devolver un poco de dignidad a estas personas que han llegado aquí. Todos tenemos las mismas emociones, los mismos sentimientos. Todos estamos realmente conmovidos, viendo este sufrimiento ante nosotros. Los refugiados muestran la debilidad humana: muchos de ellos duermen a la intemperie, en estos fríos días de invierno, calentándose con plásticos quemados, y por otro lado estos "samaritanos" muestran compasión, cercanía, humanidad.

También hay musulmanes entre los operadores y traductores del Servicio Jesuita a Refugiados. ¿Os une ver en los migrantes que asistís a hermanos y hermanas?

R. - Sí, ciertamente. Tenemos una veintena de mediadores culturales, casi todos musulmanes, que traducen para los refugiados y les dan así voz. Muchos refugiados no hablan inglés, o al menos no lo suficientemente bien, y no pueden expresarse. Nuestra misión del JRS se basa en tres palabras: acompañar, servir y defender. En este contexto, quizás sea más difícil de defender, ya que se trata de una crisis provocada también por la política y en un discurso político es muy fácil, políticamente a menudo muy útil, atacar a los que no tienen voz. Por eso queremos darles esa voz, ser su lenguaje.

El padre Perica (derecha) con algunos refugiados en el hospicio abandonado de Bihac. En el centro Elena Kushnir
El padre Perica (derecha) con algunos refugiados en el hospicio abandonado de Bihac. En el centro Elena Kushnir

¿Y hay en todos ustedes la conciencia de que, como escribe el Papa en la encíclica Fratelli tutti, "el derecho a vivir con dignidad no tiene fronteras y nadie puede ser excluido independientemente de su lugar de nacimiento"?

R. - Sí, y queremos que esta conciencia esté presente en todos. El Papa ha señalado bien el peligro del populismo irresponsable y éste es, en efecto, una gran amenaza. Es tan fácil encender este populismo y desgraciadamente nosotros en esta región, (los Balcanes, ed.), ya hemos sufrido mucho en las últimas décadas por culpa del populismo, pero a veces parece que no hemos aprendido tanto. Espero que esta situación de emergencia a la que nos enfrentamos hoy sea una lección para el futuro.

Entre estos migrantes, los fieles musulmanes son la gran mayoría. ¿Los cristianos, católicos y ortodoxos, consiguen ver a Cristo en sus rostros?

R. - Es muy fácil ver a Cristo en sus rostros. Es realmente impactante ver a los emigrantes en chanclas caminando por la nieve que les llega casi hasta las rodillas. Muchas personas me dicen que al verlos se olvidan de sus propios problemas, y esto es realmente cierto. Ver todo esto nos cambia, como el encuentro con Cristo cambia al hombre. Las cosas absolutas se vuelven relativas y viceversa, la perspectiva cambia. Es realmente una experiencia religiosa.

La cena en la casa del Servicio Jesuita a Refugiados en Bihac. Sentadas a la derecha, las dos misioneras de la caridad Mukti y Katarina
La cena en la casa del Servicio Jesuita a Refugiados en Bihac. Sentadas a la derecha, las dos misioneras de la caridad Mukti y Katarina

Para terminar, padre Stanko, ¿podría contarnos uno o dos episodios de la vida en los campos, en los que se sintiera realmente hermanado con los operarios y con los refugiados?

R. - Cuando ven el símbolo del JRS en el coche o en nuestras chaquetas, se ponen muy contentos: nos saludan en la carretera, nos dan las gracias, quieren hablar con nosotros. Me parece que hemos aportado una gota de humanidad en su mar de sufrimiento y eso me da mucha alegría. Cuando nos ven, se abren inmediatamente, quieren hablar de su viaje, de sus sufrimientos y de las veces que han intentado cruzar la frontera. Es muy fácil hacer amigos, y es muy inspirador ver en sus ojos el deseo de una vida digna. Me pregunto cuál es el valor de una vida, cuando estas personas están dispuestas a afrontar todas estas dificultades para tener una vida mejor. Es muy fácil enriquecerse al conocerlos. En nuestra casa del JRS en Bihac, Bosnia, también viven dos monjas de la Madre Teresa de Calcuta que salen todos los días a buscar a los refugiados para distribuir alimentos y me dicen que aunque son dos mujeres, rodeadas de muchos hombres, nunca han tenido la sensación de estar en peligro y esto también es un gran testimonio.

De estas personas que le han contado sus viajes, ¿le gustaría recordar a alguna de ellas, un nombre, una historia?

R. - Por ejemplo, hay una chica ucraniana, Elena, que vivía en los Países Bajos y por desgracia, por alguna razón, tuvo que volver a Ucrania. Ahora le gustaría volver a los Países Bajos. Es una de las pocas mujeres entre estos refugiados, pero ella tampoco logra cruzar la frontera. Sin embargo, al quedarse en Bihac, ayuda mucho a otros refugiados: es interesante, porque ella, que está en un campamento, en una situación un poco más fácil, y tiene comida y calefacción todos los días, lleva esta comida que recibe a la residencia de ancianos abandonada, ahora ocupada por refugiados, que están sin comida. Así que cada día lleva la comida que recibe para compartirla con los demás refugiados.

Photogallery

Galería de fotografías
03 febrero 2021, 13:32