Buscar

Vatican News
La Comisión Episcopal de Educación de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA)  considera decisivo que después de un ciclo como el del pasado año, marcado por la pandemia del covid-19,  se pueda “garantizar la continuidad del proceso educativo sin que haya interrupciones que no sean debidas a la situación sanitaria”. La Comisión Episcopal de Educación de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) considera decisivo que después de un ciclo como el del pasado año, marcado por la pandemia del covid-19, se pueda “garantizar la continuidad del proceso educativo sin que haya interrupciones que no sean debidas a la situación sanitaria”. 

Argentina. Iglesia pide garantizar la continuidad del proceso educativo

Ante el inminente comienzo del año escolar en el país, la Iglesia considera necesario actuar los mecanismos necesarios para favorecer las clases presenciales y que los docentes sean remunerados acorde con la alta responsabilidad social y humana que asumen cotidianamente.

Alina Tufani - Vatican News

El año lectivo 2021 arranca la próxima semana en la ciudad de Buenos Aires y Jujuy,  en el resto del país desde el 1 de marzo. Tres las modalidades: presenciales, mixta y virtual. Muchas las polémicas sobre la crisis sanitaria y la necesidad de un una continuidad en el proceso educativo, una preocupación también para la Iglesia argentina, especialmente por el acceso a la educaicón de  los sectores más vulnerables de la sociedad.

La Comisión Episcopal de Educación de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) en un comunicado considera decisivo que después de un ciclo como el del pasado año, marcado por “un periodo excepcional y totalmente atípico” frente a la pandemia del covid-19,  se pueda “garantizar la continuidad del proceso educativo sin que haya interrupciones que no sean debidas a la situación sanitaria”.

“Este año se presenta de un modo, aún incierto, dado que el tema sanitario aún no está resuelto, lo que conlleva varias dificultades”,  dice la nota al constatar que el año pasado muchos alumnos perdieron la continuidad por carencia de medios tecnológicos  o por sus condiciones socio- económicas.

Para la CEA apuntar hacia la “presencialidad es, objetivamente, el modo más adecuado para educar”. Por ello, exhorta a las  autoridades a implementar todo lo necesario para que esto se pueda dar en las mejores condiciones, “teniendo en cuenta todas las medidas de orden sanitario y de adecuación edilicia, de horarios y turnos”.

“Es necesaria la escuela con los alumnos y docentes presentes para garantizar un adecuado proceso de socialización. Las virtudes sociales como la solidaridad, el respeto por el otro, la paciencia, la tolerancia, el saber compartir, necesita de un ámbito de encuentro de las personas. La escuela no sólo brinda conocimientos, sino que forma personas que puedan integrarse plenamente en la vida de la sociedad”.

El comunicado, resalta además que para garantizar el proceso de instrucción y la adquisición de esas virtudes sociales,  es necesario que” los docentes sean remunerados acorde con la alta responsabilidad que significa ser ‘maestros’ y tengan las condiciones adecuadas para el ejercicio de su vocación”.

En este contexto, la Iglesia argentina llama a toda la comunidad educativa - alumnos, docentes, directivos, padres de familia, gremios y autoridades- , ante la inminencia del inicio de un nuevo ciclo escolar a no perder “el entusiasmo y la vocación para educar”.

“Pongamos los mejores esfuerzos en esta gran misión que es la educación; lo merecen nuestros niños y jóvenes. No nos dejemos robar la esperanza; frente a las dificultades hagamos salir de nosotros mismos lo mejor, no nos arrepentiremos del sacrificio que conlleva la tarea educativa, el bien que se hace a los educandos cuando un maestro o una maestra dedican su tiempo, su energía, su creatividad, su amor para educar es incalculable, lo testimonian tantos maestros cuando se encuentran con sus ex alumnos que les agradecen lo que por ellos hicieron cuando eran niños o jóvenes”.

Después de un año de cierre de las escuelas, la gran inquietud de las familias es la modalidad del comienzo del año lectivo. Según el Ministerio de Educación nacional, hay consenso a nivel federal para que “la presencialidad sea la regla”. Por otra parte, los ciclos lectivos 2020 y 2021 se unieron en una misma unidad pedagógica y, por ende, también será el momento de acreditar los aprendizajes que quedaron pendientes.

El calendario escolar comienza en la Ciudad de Buenos Aires, el 17 de febrero. Unos pocos días después, el 21 de febrero, será el turno de la provincia de Jujuy, mientras el  resto de los distritos comenzará entre la primera y segunda semana de marzo. La combinación de clases presenciales y a distancia, entre las distintas provincias y jurisdicciones, se ha establecido de acuerdo a su número de habitantes, infraestructura y personal que trabaja en los establecimientos educacionales. Sin embargo, en gran parte de lugares se iniciará el ciclo con clases híbridas, es decir, que combinan la presencialidad con la educación a distancia, hasta lograr el regreso de la totalidad de estudiantes y docentes a los centros de estudio.

13 febrero 2021, 16:12