Buscar

Vatican News

En memoria de un sacerdote cada vez más amazónico

La REPAM recuerda al sacerdote José María Córdoba Rojas, misionero en la Amazonia colombiana, quien falleció el pasado 19 de enero a causa del Covid. Y lo hace en un artículo titulado “Un sacerdote cada vez más amazónico”: una expresión que resume lo que significaron los 24 años de su vida ministerial y misionera.

Ciudad del Vaticano

La pandemia se ha cobrado la vida de millones de personas en todo el mundo. En este contexto, la REPAM (Red Eclesial Panamazónica) recuerda al padre José María Córdoba Rojas, misionero de la Amazonia colombiana, quien falleció el pasado 19 de enero a causa del Covid.

Y lo hace en un artículo titulado “Un sacerdote cada vez más amazónico”, escrito por la Hermana Nidya Nayibe Nuñez Álvarez y el padre Fausto Guarín Jaimes: "una expresión que resume lo que significaron los 24 años de su vida ministerial y misionera".

Sacerdote al servicio de la Iglesia

Nació el 2 de enero de 1966; su vida y formación se desarrollaron en un contexto caqueteño que lo hizo apropiarse de su territorio y hacer de él el lugar donde realizó su proyecto de vida, su ministerio sacerdotal que fue una entrega total al servicio de este gran territorio de la Amazonia colombiana.

 

Con la ordenación diaconal el 7 de diciembre de 1995 se incardinó a la entonces Diócesis de Florencia. Fue ordenado sacerdote el 29 de noviembre de 1996. Prestó sus servicios pastorales como formador de nuevos sacerdotes en el Seminario Intermisional Colombiano San Luis Beltrán y en el Seminario Conciliar María Inmaculada de Garzón.

Misionero en la Amazonia

Su inquietud por vivir su ministerio sacerdotal desde una perspectiva más misionera y más dentro de la Amazonia, lo llevó a presentar la solicitud de vivir su Ministerio en el entonces Vicariato Apostólico de San Vicente-Puerto Leguízamo; licencia que fue otorgada el 29 de junio de 2005. El 2 de febrero de 2011 fue incardinado a dicho Vicariato, donde prestó sus servicios en la Parroquia de la Inmaculada Concepción de Guacamayas y en la Parroquia Nuestra Señora de Lourdes de El Pato y también, como director de la Pastoral Social.

La Parroquia Nuestra Señora del Carmen 

El 20 de febrero de 2013, vísperas de la creación del Vicariato de Puerto Leguízamo – Solano fue destinado por Monseñor Francisco Javier Múnera como adscrito a la Parroquia Nuestra Señora del Carmen del municipio de Puerto Leguízamo y el 21 de febrero, una vez creado el Nuevo Vicariato queda incardinado a ésta jurisdicción eclesiástica, realidad amazónica y tri-fronteriza.

En defensa de los más vulnerables

Con su voz, su guitarra y la alegría que lo caracterizaba iba al encuentro de la gente en las veredas, barrios, comunidades y cabildos, llevando esperanza y como un buen profeta anunciando la Buena Nueva; despertando conciencias a través de su misión en la Pastoral Social, incansable defensor de la dignidad de las personas y del territorio, no desaprovechaba la oportunidad (cualquiera que fuera) para alertar  lo que no era justo, lo que no estaba bien y buscaba en cada ocasión los medios para defender a los más vulnerables, tejiendo redes y caminado con los otros.

"Al Padre José María, desde la familia del Vicariato de Puerto Leguízamo-Solano, le deseamos un feliz encuentro con el Señor. Paz en su tumba. Falleció, a causa del Covid, el pasado 19 de enero de 2021", concluye el artículo.

21 enero 2021, 15:21