Buscar

Vatican News

Obispos de Paraguay sobre la vacuna: Un acto de amor propio y de caridad

El Episcopado de Paraguay reafirma la pertinencia, necesidad e importancia de apoyar la campaña de vacunación que se realizará en el país. Exhorta además a no hacerse eco de noticias falsas, que confunden y pueden más bien ocasionar daños.

Alina Tufani – Ciudad del Vaticano

Los Obispos de Paraguay, ante la inminente campaña de vacunación contra el Covid-19 que emprenderá el gobierno, exhortan a todos los fieles y personas de buena voluntad a vacunarse oportunamente.

“Afirmamos la pertinencia, la necesidad y la importancia de apoyar la campaña de vacunación que se realizará en nuestro país” – se lee en el documento en el que los Obispos aclaran que no existen “objeciones morales que impidan en conciencia el uso de las diferentes vacunas”. 

El comunicado sobre “La vacuna contra SARS-CoV-2 y el cuidado de la vida y de la salud de todos” difundido por el Consejo Episcopal Permanente de la Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP) menciona en sus primeros tres puntos los documentos publicados por la Congregación para la Doctrina de la Fe; la Comisión Vaticana Covid-19  y la Academia Pontificia para la Vida como fundamentos básicos para dar la respuesta de la Iglesia sobre la grave circunstancia planteada por la pandemia y una línea de reflexión ética y científica clara para los cristianos sobre el origen y uso de la vacuna.

En este sentido, recuerdan que cada ciudadano tiene la obligación moral de velar por el bien común y que en estas circunstancias en que la salud de toda la población está seriamente comprometida, deben ser tomadas todas las medidas sanitarias con sentido de responsabilidad social.  

“Exhortamos a promover la vacunación, viendo en ella no solamente un medio efectivo de evitar los casos graves de esta enfermedad, sino un verdadero acto de amor propio y de caridad con el prójimo” – insiste el Episcopado paraguayo.

A pesar del enérgico llamado a apoyar la campaña de vacunación, la CEP aclara que no vacunarse no constituye un pecado, pero advierte que la ausencia de una obligación moral de recibir la vacuna “no libera a ninguno” de la responsabilidad de cuidar el bien de la salud de todos y de proteger especialmente a los más vulnerables. Al respecto, el episcopado llama a  la ciudadanía  a no hacerse eco de noticias falsas, que más bien confunden y pueden causar daños en la vida de muchas personas.

El gobierno de Paraguay anunció que se han cerrado acuerdos con dos empresas farmacéuticas para la adquisición de 3 millones de vacunas contra el Covid-19, con las cuales se comenzará la primera etapa del plan de vacunación, programada a partir de la segunda quincena de febrero, y que incluye a adultos mayores y trabajadores de la salud.

“Pedimos a nuestras autoridades, a las empresas farmacéuticas y a las organizaciones internacionales que escuchen y respondan al imperativo moral de hacer accesible la vacuna y la atención de salud a los sectores sociales más desprotegidos y a la población más vulnerable”, concluye el comunicado de los Obispos.

El Ministerio de Salud  informó en días pasados que en las dos primeras semanas de 2021 se registró el mayor número de casos de covid-19 desde el comienzo de la pandemia. Paraguay se coloca en el número 74 de países afectados por la pandemia, es decir, que en cierta medida ha podido mantener un cierto control de la situación sanitaria. Las ciudades más afectadas han sido Asunción y Central.  Según cifras aportadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), hasta hoy, se han reportado en el país 128.366 casos de infectados, 2632 fallecidos y 103.811 de recuperados.

26 enero 2021, 17:21