Buscar

Vatican News
La bomba Zar, el dispositivo nuclear a hidrógeno más potente del mundo. La bomba Zar, el dispositivo nuclear a hidrógeno más potente del mundo. 

Bélgica: obispos se pronuncian sobre prohibición de armas nucleares

En una declaración, firmada por Jean-Pierre Delville, obispo de Lieja y referente para Be Pax y Lode Van Hecke, Obispo de Gante y Obispo Referente de Pax Christi Vlaanderen, los obispos belgas piden al gobierno federal que adhiera al Tratado de la ONU sobre la Prohibición de las Armas Nucleares

Ciudad del Vaticano

Hoy 22 de enero de 2021 entra en vigor el Tratado de la ONU sobre la Prohibición de las Armas Nucleares. Con este Tratado, las más mortíferas de todas las armas de destrucción masiva, consideradas durante mucho tiempo como inmorales, se convierten finalmente en ilegales.

Junto con muchos líderes de la Iglesia Católica de todo el mundo, la Conferencia Episcopal Belga se congratula por la entrada en vigor del Tratado de la ONU sobre la Prohibición de las Armas Nucleares – escriben los obispos belgas en una nota divulgada en el sitio web de la Conferencia. Es alentador que la mayoría de los Estados miembros de la ONU apoyen activamente el nuevo Tratado mediante su aceptación, firma y ratificación. Los sondeos de opinión demuestran que este apoyo es global.

Los prelados piden al Gobierno belga que adhieran a este Tratado. Al hacerlo, están siguiendo los pasos del Papa Francisco – precisan – y remitiéndose a las palabras del Papa Francisco en su última Encíclica Fratelli tutti: "O nos salvamos todos juntos o no se salva nadie", recuerdan que en esta época de creciente interdependencia y vulnerabilidad global, nuestra fe cristiana nos invita a buscar el bien común y el bienestar universal.

Volviendo hacia la histórica visita del Pontífice en noviembre de 2019 a las ciudades de Hiroshima y Nagasaki, bombardeadas en 1945, la nota evidencia que el Papa Francisco condenó explícitamente tanto el uso como la posesión de armas nucleares por parte de cualquier Estado. Ya en 2017, la Santa Sede se adhirió al Tratado. "La paz" - dijo el Papa - no se puede obtener "sobre una amenaza de aniquilación total". Francisco pidió también en esa ocasión que se apoyen "los principales instrumentos jurídicos internacionales de desarme y no proliferación nuclear, incluido el Tratado sobre la prohibición de armas nucleares".

Por ello, junto con muchas otras Conferencias Episcopales de todo el mundo, los Obispos instan a los gobiernos a que firmen y ratifiquen el Tratado de la ONU sobre la Prohibición de las Armas Nucleares.

“Creemos que el don de la paz de Dios obra para prevenir la guerra y superar la violencia. Por eso, en vísperas de este día histórico, el 22 de enero de 2021, felicitamos a los miembros de la Iglesia católica que, durante décadas, han estado a la cabeza de los movimientos populares de oposición a las armas nucleares.”

Entre ellos se encuentran movimientos católicos por la paz como Pax Christi Vlaanderen y Pax Christi Internacional, que forman parte de la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN), galardonada con el Premio Nobel de la Paz en 2017.

“Como Conferencia Episcopal, volvemos a pedir al gobierno belga que se adhiera sin demora a este Tratado de la ONU.”

 

 

22 enero 2021, 09:52