Buscar

Vatican News

Centroáfrica. La Escuela Agrícola del Carmelo de Bangui, una obra de paz

La situación política y la seguridad en la República Centroafricana es muy inestable tras el anuncio de los resultados de las elecciones presidenciales del 27 de diciembre. Este contexto no impide que los esfuerzos de paz continúen su camino gracias a la perseverancia de ciertos actores, como los Carmelitas de Bangui, que han abierto una escuela agrícola.

Xavier Sartre – Ciudad del Vaticano

Mientras el Papa Francisco manifestaba su preocupación por la República Centroafricana durante el Ángelus de la Epifanía, una buena noticia llegó de Bangui: los Carmelitas han abierto su escuela agrícola, un proyecto a largo plazo en el que los Carmelitas y sus seguidores en todo el mundo han estado trabajando durante varios años. Los primeros 40 estudiantes, incluyendo una docena de chicas jóvenes, pudieron tomar su lugar en los bancos de este centro de aprendizaje en noviembre.

La agricultura, un sector con gran potencial

Situada en el vasto complejo del Carmelo a las puertas de Bangui, la capital, esta escuela permitirá a varias decenas de jóvenes formarse en oficios agrícolas, ya sea la ganadería o la agricultura. Como nos recuerdan las Carmelitas, el 75% de la población del país vive de la agricultura y contribuye con el 50% del PIB. Pero mientras que un cuarto de la tierra es cultivable, sólo el 5% es realmente cultivado.

La agricultura es esencialmente una agricultura de subsistencia a pesar del potencial de la tierra. Estos elementos, combinados con la ruina general del país, contribuyen a que la mitad de la población padezca inseguridad alimentaria.

La escuela, un hito para el futuro

En este contexto, la escuela agrícola del Carmelo es "una pequeña semilla en un gran campo que aún debe ararse y cultivarse", escribe el Padre Federico Trinchero, del Carmelo de Bangui, que se encarga de la comunicación de la comunidad y de los vínculos con sus partidarios europeos.

La escuela, formada por dos alas de edificios que albergan las clases y que rodean un patio, está en perfecta simbiosis con su entorno inmediato. En las 20 hectáreas del Carmelo ya hay un palmar con un lagar, un establo y un gallinero, así como un huerto y una plantación de árboles tropicales que albergan cafetos, papayas y piñas.

En estos días, la escuela ha recibido la visita del Cardenal Nzapalainga, Arzobispo de Bangui, que vino con los Obispos de Bossangoa y Bambari, así como una delegación de la Universidad Católica de Lille. Los Carmelitas de Bangui reciben apoyo de todas partes, incluyendo la Conferencia Episcopal Italiana y varias ONGs.

07 enero 2021, 12:39