Buscar

Vatican News

Solidaridad con Manaos y Brasil. Que las autoridades “no dejen a su suerte al pueblo”

Manaus está viviendo una situación de emergencia debido a la pandemia. Una situación que se puede extender a muchos puntos del país en las próximas semanas. Comunicado del Celam dando su apoyo a Manaus y al Brasil

Ciudad del Vaticano

Los datos indicaban hasta el lunes 18, que el Amazonas ya ha superado los 230.000 casos positivos al coronavirus y más de 6.000 personas han muerto por la enfermedad. Manaos es la ciudad más afectada. La tasa de ocupación de camas es del 98,85%, según la Secretaría de Estado de Salud, y las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) para pacientes con Covid-19 están llenas en un 90,29%.

Esta realidad ha provocado la solidaridad de muchas personas e instituciones en todo el mundo. Este 20 de enero, a las palabras del Papa Francisco en su tradicional audiencia de los miércoles, el Celam se ha unido con un mensaje de “Solidaridad con el pueblo de Manaos y con todo el Brasil frente al avance del Covid-19”.

Un llamado urgente

El comunicado, dirigido a Monseñor Walmor Oliveira de Azevedo, presidente de la Conferencia Nacional de los Obispos de Brasil – CNBB, firmado por Monseñor Miguel Cabrejos, presidente del CELAM, se hace eco del “llamado urgente a la acción inmediata de las autoridades gubernamentales del Brasil para actuar con la debida diligencia, celeridad y eficacia ante el avance del contagio del COVID-19 en el Brasil, especialmente en Manaos”, un mensaje lanzado en vídeo el último viernes.

Monseñor Cabrejos dice haber escuchado el pedido del Presidente de la CNBB y de la REPAM-Brasil para que las autoridades “no dejen a su suerte al pueblo y actúen con prontitud; así como su invocación a la acción solidaria de todos los actores sociales”, algo en lo que ha insistido la Iglesia brasileña en los últimos días. Al mismo tiempo, la nota recuerda la importancia y respalda el llamado de Monseñor Walmor “al cambio de estilo de vida” y la atención a “los sectores más desprotegidos”.

El presidente del CELAM, que apuesta por “una Iglesia en salida, misionera y sinodal”, ha recordado las palabras del Papa Francisco en Fratelli Tutti, donde somos llamados por Dios a ser fraternidad abierta, una actitud más que necesaria ante la grave crisis que el Covid-19 ha provocado en tantos lugares del mundo, también en Latinoamérica, llamada a hacer realidad “un amor sin fronteras, sin límites, que vaya al encuentro y sea capaz de superar toda distancia de cualquier tipo”.

 

21 enero 2021, 13:23