Buscar

Vatican News

Sagrada Familia. Comentario al Evangelio del Domingo 27 de diciembre

El Padre Francisco Díaz S.J., comenta el Evangelio según San Lucas 2, 22-40, correspondiente a este Domingo 27 de diciembre, Fiesta de la Sagrada Familia.

Comentario del Evangelio

Los primeros capítulos del Evangelio según San Lucas nos presentan los nacimientos de Juan y de Jesús. Si realizamos una lectura atenta y pausada, notaremos los detalles de ternura y alegría que moldean a los personajes. En un sentido especial, el nacimiento de Jesús muestra el cumplimiento de la promesa de Dios, de revelarse plenamente a toda la humanidad representada en Isabel y Zacarías, María y José, los pastores, Ana y Simeón. Todos ellos esperaron con calma y nunca perdieron la esperanza.

En el caso de Simeón, poco importa la demora. No se frustra ni se desencanta. Simeón, de avanzada edad, tiene la sabiduría acumulada por los años y sabe que el Salvador del mundo se presentará en el templo de forma humilde y silenciosa. Por eso reconoce al recién nacido en los brazos de María. Y, al verlo, abraza a nuestro Señor y reza que ha llegado el momento de irse en paz, porque ha visto al Salvador quien será luz para las naciones. De igual manera la profetisa Ana, quien servía en el Templo, ayunando y orando sin cesar, da gracias a Dios por ese niño.

Ni Simeón y Ana tendrán la oportunidad de verificar o de comprobar si sus profecías acerca del niño recién nacido de una pareja pobre se cumplirán. Pero, saben algo, ellos no necesitan comprobarlo. Tienen fe y, a pesar de la edad avanzada, están llenos de esperanza. El niño no ha pronunciado ni una sola palabra y no ha realizado ninguna obra y, Simeón y Ana, saben que será de bendición para todos los pueblos.

El Evangelio finaliza explicando que Jesús crecía lleno de sabiduría y que la gracia de Dios estaba con él. Te invito a que tu oración de estos días sea la de pedir la gracia de tener, como Simeón y Ana, una mirada contemplativa, una mirada llena de esperanza.

26 diciembre 2020, 10:00