Buscar

Vatican News
2020.12.09 Basílica de la Agonía o Iglesia de todas las Naciones en Getsemaní, Jerusalén 2020.12.09 Basílica de la Agonía o Iglesia de todas las Naciones en Getsemaní, Jerusalén 

Tierra Santa. El Patriarcado Latino de Jerusalén hace balance del año

En medio de la pandemia con sus consecuencias, se trató de alcanzar al mayor número posible de personas que sufrían. Los meses pasaron entre reuniones virtuales y celebraciones online. Palabras de Sami El-Yousef, administrador delegado.

Tiziana Campisi-Ciudad del Vaticano

Fue el año de los confinamientos que pusieron en crisis las economías de todo el mundo; se cerraron escuelas, se cerraron fronteras y aeropuertos; el sufrimiento se multiplicó exponencialmente y se hicieron muchos esfuerzos para llegar al mayor número posible de personas que sufrían la pandemia. Así es como Sami El-Yousef, administrador Delegado del Patriarcado Latino de Jerusalén, resume el año de Covid-19 y los meses transcurridos entre las reuniones virtuales y las celebraciones en línea, meses en los que "los principales programas de apoyo continuaron ininterrumpidamente y aumentaron".

La ayuda no se detuvo

En Tierra Santa no cesaron la ayuda, el suministro de medicamentos, el apoyo educativo, la asistencia social, la asistencia a los refugiados y migrantes y a las comunidades marginadas de Jerusalén oriental. "Además, gracias a la generosidad sin precedentes ante los dos llamamientos lanzados en mayo, hemos podido apoyar a miles de familias con necesidades humanitarias básicas y escuelas", explica Sami El-Yousef en un artículo publicado en el portal del Patriarcado, "ha sido conmovedor ver llegar ayuda de todos los rincones del mundo en apoyo de nuestros hermanos y hermanas de Tierra Santa".

Más de 20.000 estudiantes que asisten a 44 escuelas en Jordania, Palestina e Israel del Patriarcado Latino de Jerusalén fueron atendidos con dedicación por más de 1.795 empleados que trabajaron duro para adaptarse a la educación a distancia y luego regresar a las escuelas de nuevas maneras. "A pesar de las numerosas deficiencias de infraestructura, la falta de equipo y de capacitación adecuada, hicieron un esfuerzo heroico para adaptarse continuamente y estar al servicio de sus estudiantes", añade el Director General del Patriarcado Latino de Jerusalén. También continuaron las actividades pastorales, a diversos niveles y en cumplimiento de los reglamentos, aunque muchas se interrumpieron. Se mantuvo el contacto entre los sacerdotes y los fieles y se organizaron iniciativas, en línea, incluyendo la transmisión de misas. "Fue ciertamente triste ver las calles de la Ciudad Vieja de Jerusalén vacías durante la Semana Santa y las celebraciones de Pascua", continuó Sami El-Yousef. "Ahora que nos preparamos para la Navidad (...) la tradicional procesión a Belén, la Misa de Medianoche y todas las demás celebraciones probablemente serán limitadas. Será una oportunidad para centrarse en el significado del nacimiento de nuestro Salvador en lugar del aspecto comercial o las iniciativas comunitarias".

Nombramiento de Mons. Pizzaballa

Entre los acontecimientos del año, Sami El-Yousef recuerda entonces la decisión del Papa Francisco de nombrar a Monseñor Pierbattista Pizzaballa como Patriarca Latino de Jerusalén. "Su nombramiento garantiza que toda la ardua labor de los últimos cuatro años continuará sin interrupción, sin ninguna demora", continúa el Director General del Patriarcado Latino de Jerusalén, "para asegurar que el Patriarcado Latino del futuro se encuentre en una base sólida desde el punto de vista financiero y administrativo para hacer frente a los muchos desafíos que quedan por delante". Por último, Sami El-Yousef expresa su gratitud a los benefactores de todo el mundo y, en particular, a todos los que han ofrecido su generoso apoyo moral y financiero en los últimos meses, lo que ha permitido al Patriarcado seguir ayudando a tantas personas.

16 diciembre 2020, 11:43