Buscar

Vatican News
La temporada navideña mientras la propagación de la enfermedad coronavirus (COVID-19) continúa en México. La temporada navideña mientras la propagación de la enfermedad coronavirus (COVID-19) continúa en México.  (REUTERS)

Obispos de México: La Navidad celebra el inicio de nuestra redención

El episcopado en su Mensaje de Navidad hace una reflexión sobre la importancia de las fiestas por el nacimiento de “nuestro Salvador” y que no pueden ser reducidas a un “cumpleaños de Jesús”, ya que en medio de la pandemia "Dios se nos está manifestando y nos está salvando".

Alina Tufani – Ciudad del Vaticano

La  Navidad como acontecimiento a través del cual Dios realiza el plan de salvación para la humanidad por medio de su Hijo, Jesucristo resucitado, es el núcleo del mensaje de los obispos de la Conferencia episcopal mexicana (CEM), en el cual advierten que se corre el riesgo de reducir la importancia de las fiestas por el “nacimiento de nuestro Salvador”  o que algunos lleguen a pensar que se trata “del cumpleaños de Jesús”. En este sentido, la reflexión de los obispos mexicanos recuerda que  en la Iglesia “nunca se celebra algo que le haya acontecido a Jesús”, sino  los acontecimientos a través de los cuales Dios por medio de Cristo, realiza “en favor nuestro” el plan de salvación. 

En cinco puntos, el mensaje de la CEM explica la Navidad en su sentido más profundo, donde nace el misterio de la fe. “La Navidad celebra el inicio de nuestra redención”  afirman los obispos al aclarar que  la fiesta navideña es la celebración de ese “misterio de la redención” que tiene en la Pascua - Pasión y Muerte y Resurrección de Cristo, su punto culminante:  “La Navidad es la Pascua anticipada: Jesús nace para mostrarnos el grande amor de Dios que nos entrega a su Hijo único”. Se trata – agregan - de la presencia viva de aquel que “por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación, bajó del cielo”, el mismo que “de nuevo vendrá́ con gloria para juzgar a vivos y muertos”, que es el mismo que aseguró “yo estoy con ustedes todos los días hasta el fin del mundo”.

El mensaje explica que la Navidad también celebra  “la manifestación de la gloria de Dios que resplandece en Cristo” y “las bodas del Hijo de Dios con la humanidad”. Para los obispos mexicanos la Navidad es además la fiesta de la “nueva creación”, pues el hombre “asume la condición de hijo de Dios y se realiza en plenitud el plan que Dios tenía para el ser humano desde la creación del mundo”. Finalmente, la Navidad “es memorial de la maternidad virginal de María” en quien se realiza la promesa del “nacimiento de un pueblo nuevo”  y fiel de quien “ Cristo es Cabeza y nosotros sus miembros”.

Vivir la Navidad en este tiempo de dificultades y adversidades a causa de la emergencia sanitaria por COVID-19, “lejos de hacernos perder la alegría”, es una ocasión especial,  dicen los obispos mexicanos, para “descubrir” ese mismo plan de Dios que se sigue realizando hoy mostrándonos su misericordia.

 “En medio de esta pandemia, Dios se nos está manifestando y nos está salvando: recordemos la labor del personal médico y de salud, el acompañamiento de sacerdotes y tantos miembros de la Iglesia no solo a enfermos, sino a cuantos se han visto afectados especialmente en este año, entre tantas otras que no acabaríamos de citar. Esta Navidad nos permite experimentar la nueva creación, que se hace realidad si nos dejamos transformar por el Señor en nuestro modo de vivir y utilizar los dones que pone a nuestra disposición”

La CEM concluye su mensaje recordando que esta Navidad, como se hizo en la fiesta de Santa María de Guadalupe, es también la grande ocasión para experimentar su amorosa intercesión que nos lleva a “contemplar el plan de salvación que Dios está realizando hoy para nosotros, y se convierte también en la ocasión para que correspondamos con una vida renovada al don que nos ha hecho para ser sus hijos”

26 diciembre 2020, 14:33