Buscar

Vatican News
croce Cristo

Informe Fides, veinte misioneros muertos este año

En el panorama proporcionado por la Agencia Vaticana, América es el continente donde más sangre se derramó en 2020. También se recuerda a cientos de sacerdotes y religiosos, capellanes de hospitales, trabajadores pastorales del mundo de la salud, así como a los obispos, víctimas de la pandemia.

por Paolo Affatato

Rufinus Tigau, un catequista católico de la diócesis de Timika, en la provincia indonesia de Papúa, sólo quería hablar con los militares para detener la violencia. Durante una operación del ejército indonesio, vio a la gente del pueblo asustada y en peligro. Se adelantó pacíficamente para que terminaran de disparar. Fue asesinado a sangre fría. Tigau es uno de los laicos y catequistas que son los nuevos protagonistas de la misión de la Iglesia en el tercer milenio. Esto es lo que muestra la lista de pastores asesinados en 2020, publicada anualmente por la Agencia Fides, de las Obras Misionales Pontificias. Un informe publicado justo cuando se viven horas de dramática preocupación por la suerte de Monseñor Moses Chikwe, obispo auxiliar de Owerri (Nigeria), secuestrado la noche del 27 de diciembre. La noticia, publicada por algunos periódicos, sobre el descubrimiento del cuerpo del prelado ha sido negada por una nota oficial de la arquidiócesis nigeriana.

La lista de la agencia Fides muestra un total de veinte misioneros asesinados, y entre ellos seis son laicos, comprometidos en el servicio pastoral: un porcentaje que ha aumentado considerablemente en los últimos años. Junto a ellos, ocho son los sacerdotes que han perdido sus vidas de forma violenta, tres son monjas, dos son seminaristas, uno es un religioso. Con respecto a las zonas geográficas, la "primacía" del martirio se extiende, aunque sea ligeramente, a América, con ocho en la lista. Le sigue África con siete víctimas, Asia con tres, Europa con dos sacerdotes asesinados, ambos - esto también es un hecho relevante - en Italia.

En tiempos de la pandemia de coronavirus, además, señala Fides, "se debe recordar a cientos de sacerdotes y religiosos, capellanes de hospitales, enfermeras que murieron durante su servicio, haciendo todo lo posible por ayudar a los afectados por esta enfermedad en los lugares de atención. De hecho, los sacerdotes y religiosos son la segunda categoría, después de los médicos, que son los que más han pagado en Europa con su vida a causa del covid-19. Según un informe parcial del Consejo de Conferencias Episcopales Europeas, en 2020 más de cuatrocientos sacerdotes dedicados a la atención médica o pastoral de los fieles murieron a causa del covid. La situación no es diferente en otras partes del mundo: en los cinco continentes un rasgo característico de la misión de la Iglesia es el cuidado de los que sufren y el compromiso con la atención sanitaria, especialmente en los países en desarrollo. Esta presencia consoladora ha supuesto un alto coste en vidas humanas.

Como señala la Agencia Fides, a la lista de víctimas hay que añadir otra mucho más larga, que incluye a los agentes pastorales o simples católicos atacados, maltratados, robados, amenazados, secuestrados, asesinados, así como la de las estructuras católicas asaltadas, vandalizadas o saqueadas. Es cierto que en todos los rincones del planeta muchos todavía sufren hoy y pagan con sus vidas por su fe en Jesucristo, afirma el texto. "los mártires de hoy son más que los mártires de los primeros siglos. Expresemos a estos hermanos y hermanas nuestra cercanía: somos un solo cuerpo, y estos cristianos son los miembros sangrantes del cuerpo de Cristo que es la Iglesia", subrayó el Papa Francisco en su audiencia general del 29 de abril.

También en 2020, muchos trabajadores pastorales fueron asesinados durante intentos de robo o hurto, llevados a cabo con ferocidad. Algunos fueron secuestrados o se vieron envueltos en tiroteos o actos de violencia en los contextos en los que trabajaban, marcados por la pobreza económica y cultural y la degradación moral y ambiental. A menudo, explica Fides, se trata de zonas en las que la violencia y la opresión son normas de comportamiento, en la total falta de respeto por la vida y por todos los derechos humanos. En esas zonas los misioneros y los agentes pastorales no temen quedarse, en nombre de Jesucristo. Ninguno de ellos, en esta elección de "habitar" las situaciones y lugares donde fueron llamados a vivir, ha llevado a cabo empresas o acciones sorprendentes: simplemente han compartido la vida cotidiana con la población, aportando un testimonio evangélico de misericordia, proximidad y fraternidad, como signo de esperanza cristiana. Es una dinámica que el Papa Francisco explicó en la audiencia general del 2 de diciembre, en el 40 aniversario de la muerte de cuatro misioneras norteamericanas que fueron secuestradas, violadas y asesinadas en El Salvador por un grupo de paramilitares.

El Pontífice dijo: "Prestaban su servicio a El Salvador en el contexto de la guerra civil. Con empeño evangélico y corriendo grandes riesgos llevaban comida y medicinas a los desplazados y ayudaban a las familias más pobres. Estas mujeres vivieron su fe con gran generosidad. Son un ejemplo para todos para convertirse en fieles discípulos misioneros.".

Esta es la clave para considerar los acontecimientos terrenales de los misioneros asesinados: párrocos que compartieron su vida con las personas confiadas a su cuidado, abatidos por criminales en busca de quién sabe qué tesoro escondido en la iglesia, como el Padre Jorge Vaudagna en Argentina o Adriano da Silva Barros en Brasil; otros sacerdotes y religiosos víctimas de los marginados a los que se dedicaron cada día a escuchar y ayudar, como Roberto Malgesini o Leonardo Grasso en Italia. Junto a ellos, hay religiosos comprometidos con la educación de las generaciones más jóvenes, atacados mientras intentaban desempeñar su oficio o sacrificarse para salvar a los chicos que les habían sido confiados, como la hermana Henrietta Alokha en Nigeria. O, también, jóvenes, e incluso niños (como Lilliam Yunielka y Blanca Marlene González, dos hermanitas de 12 y 10 años, en Nicaragua), que compartieron su compromiso cristiano con entusiasmo y convicción, en situaciones de violencia ciega. Cada vez con más frecuencia, los catequistas y los laicos se comprometen como constructores de paz y testigos de la fe, en comunidades dispersas en las zonas más impenetrables: es el caso de Philippe Yarga, en Burkina Faso, o de Rufinus Tigau, en Indonesia.

Fides dedica una mención especial al luminoso testimonio del seminarista de 18 años Michael Nnadi, secuestrado en Nigeria, donde los secuestros están a la orden del día. El joven fue asesinado porque, según su asesino, seguía predicando el Evangelio de Jesucristo a sus secuestradores. Todos estos testigos de Cristo vivieron con generosidad y dedicación, en silencio, sin mirar los riesgos y menos aún las "horas de trabajo" de la obra apostólica. De esta manera, desde los primeros mártires, muchos han actuado antes que ellos: en la labor de monitoreo realizada por la Agencia Fides, en los últimos veinte años han sido asesinados 536 agentes pastorales en el mundo, entre ellos cinco obispos. En total, desde 1980, las víctimas ascienden a 1.224, incluidas las muertes violentas del genocidio de Rwanda, en 1994. Una estela de testimonios que, en todo lugar y tiempo, dejan para la posteridad un rastro límpido y brillante del Evangelio.

30 diciembre 2020, 15:37