Buscar

Vatican News
Foto de archivo Foto de archivo  (AFP or licensors)

Iglesia en Ecuador realizó un estudio sobre personas en situación de calle

El estudio sobre personas en situación de calle, realizado por la Arquidiócesis de Guayaquil, en colaboración con instituciones del Estado, quiere ofrecer la oportunidad de tener una vida digna a través de la ayuda y capacitación. Mons. Cabrera: "detrás de esa máscara de indigente hay un ser humano que tiene una historia, un nombre; pero sobretodo que es hijo de Dios que necesita de nuestro apoyo".

La arquidiócesis de Guayaquil presentó un estudio realizado por el “Refugio Espíritu Santo” (Resa), en colaboración con el Ministerio de Inclusión Social sobre las personas en situación de calle que no realizan mendicidad, es decir, personas que generan sus ingresos, sin embargo, estos no les alcanzan para tener un lugar donde vivir. El estudio se realizó con un grupo de 362 personas, de las cuales 231 viven a la intemperie, 77 en albergues y 54 son ayudados por el refugio perteneciente a la arquidiócesis.

El estudio – refiere una nota de la arquidiócesis en su portal – revela que la condición de indigentes, en algunos casos, tiene su origen también en la situación actual provocada por la pandemia, pero en líneas generales destacan como las principales causas: el desempleo, la separación familiar, la migración, el nivel de educación, la presión social y las adicciones. De las 362 personas, el 81% son hombres, 75% ecuatorianos, 53% casados, un 29% tuvo una educación secundaria incompleta y un 45% mencionó que consumía drogas regularmente.

En el evento, el arzobispo de Guayaquil, monseñor Luis Cabrera entregó una placa de reconocimiento al ministro Vicente Taiano por su colaboración con el Resa. Al destacar la labor realizada el prelado  afirmó que hay mucha gente que se está poniendo al servicio de esta obra, ya sea en lo médico, artístico o profesional y  motivados por el amor y el respeto al hombre. “Saber que detrás de esa máscara de indigente hay un ser humano que tiene una historia, un nombre; pero sobretodo que es hijo de Dios que necesita de nuestro apoyo”, agregó el arzobispo.

Por su parte, el Ministro Taiano explicó que la colaboración realizada con Resa es necesaria para tener eficacia en el combate de la mendicidad y continuar apoyando iniciativas de este tipo. Y agregó que el “Refugio Espíritu Santo” - Resa no sólo les da un lugar donde dormir o alimentación, sino que su objetivo es brindarles la “oportunidad de tener una vida digna” a través de la capacitación en diferentes áreas.

04 diciembre 2020, 09:20