Buscar

Vatican News

Iglesia en Venezuela denuncia la violación de derechos humanos a migrantes

Ante el hallazgo de cadáveres de venezolanos en las costas del estado Sucre, instancias eclesiales denuncian la violación de derechos humanos de la población migrante que busca llegar a la isla de Trinidad y Tobago para huir de la crisis humanitaria en Venezuela.

Alina Tufani - Ciudad del Vaticano

Tras las informaciones que confirmaban, el pasado sábado, el hallazgo de cadáveres de migrantes venezolanos en las costas del estado Sucre, en Venezuela, y la confirmación de varios desaparecidos, 19 en total, la Iglesia venezolana vuelve a alzar su voz contra las prácticas ilegales y ausencia de garantías de los gobiernos de Trinidad y Tobago y Venezuela hacía migrantes y refugiados, en este caso venezolanos. 

“Tanto la República Bolivariana de Venezuela como la República de Trinidad y Tobago están obligadas a respetar íntegramente y sin discriminación de ningún tipo todos los derechos humanos de las personas migrantes, específicamente todos los deberes de prevención, investigación, sanción a los responsables, reparación integral de las violaciones a los derechos humanos y no discriminación”, se lee en el primer punto del comunicado.

Cadáveres de migrantes en las costas venezolanas

A pocos días de la expulsión de 16 menores y varias mujeres de la isla caribeña que fueron rescatados milagrosamente con vida en alta mar, nuevamente este  fin de semana, fueron encontrados en las costas venezolanas cadáveres de migrantes venezolanos. La embarcación donde viajaba una veintena de personas que intentaban huir de la grave crisis humanitaria que aqueja Venezuela, había sido denunciada como desaparecida el 6 de diciembre,  el mismo día en que zarpó junto a otra balsa desde las playas de Güiria para alcanzar las costas de Trinidad y Tobago.

 

La Red CLAMOR Venezuela, la Comisión de Justicia y Paz, la Comisión Episcopal de Pastoral Social de la Conferencia Episcopal de Venezuela  (CEV) y de la diócesis de Carúpano, en una declaración, denuncian la violación de los derechos humanos y el incumplimiento de los tratados internacionales sobre protección de migrantes y refugiados por parte de los gobiernos  de Venezuela y de Trinidad y Tobago.

Las autoridades deben cumplir con sus obligaciones

La nota recuerda punto por punto  los compromisos internacionales adoptados pos ambas naciones como firmantes de tratados internacionales  vinculantes de protección y defensa de migrantes y refugiados.  En particular, reitera que las autoridades venezolanas deben cumplir sus obligaciones internacionales y reivindicar su derecho a contestar acciones que atenten contra dichos acuerdos.

“Se debe garantizar que la investigación de los hechos se conduzca conforme a protocolos internacionales y con pleno respeto a los derechos que asisten a los familiares en su condición de víctimas; esta investigación no debe ser de carácter meramente formal, sino que debe conducir al establecimiento completo de los hechos, y a actos conclusivos que conduzcan al establecimiento de las responsabilidades penales, civiles y administrativas a las que haya lugar”, subraya la declaración.

Las instancias eclesiásticas consideran inaceptable la “conducta” de las autoridades de la República de Trinidad y Tobago por incurrir en una “transgresión del deber de no devolución”, en virtud del cual, en palabras de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos una persona no puede ser rechazada en la frontera o expulsada de otro país sin un análisis adecuado e individualizado de su petición.

Reparar la violación de los derechos humanos

“De igual modo, son inaceptables de parte de las autoridades de la República de Trinidad y Tobago las manifestaciones de estigmatización y discriminación hacia las personas de nacionalidad venezolana que en calidad de migrantes voluntarios o forzados buscan regularizar su situación legal en dicho estado”, enfatiza la nota.

 

La declaración de la Iglesia venezolana considera además “inaceptables e inadmisibles” las declaraciones de las autoridades tanto de la República Bolivariana de Venezuela como de la República de Trinidad y Tobago que “lejos de aceptar su responsabilidad y adoptar las medidas necesarias para la no repetición y la reparación integral de las violaciones a los derechos humanos de las personas migrantes, realizan declaraciones de criminalización y desprestigio hacia los funcionarios internacionales de los órganos de protección y las organizaciones no gubernamentales que se ocupan de realizar trabajo humanitario con la población migrante venezolana”.

Rezar por los hermanos que murieron en el mar

Por último, los órganos de la CEV llaman a la opinión pública a reclamar que ambos Estados cumplan con sus obligaciones y  que este tipo de hechos no quede en el olvido como “una cifra más en estadísticas e informes”. También se solidariza con los familiares de las víctimas, con la Iglesia que peregrina en la Diócesis de Carúpano  y asegura sus oraciones para que Dios conceda el eterno descanso a los fallecidos. “Pedimos la intercesión de la Virgen del Valle para que acompañe a nuestros hermanos que murieron en el mar, al encuentro definitivo con su Hijo Jesucristo, que es la Vida Plena”.

15 diciembre 2020, 13:28