Buscar

Vatican News

En Guatemala, la luz de Jesús y la sombra de la pobreza

El país está viviendo las fiestas de Navidad en uno de los años más difíciles de la historia reciente, enfrentando el desafío de la pandemia y las heridas aún abiertas vinculadas a los desastres naturales. "La Iglesia está al lado de los pobres", afirma Don Giampiero De Nardi en nuestra entrevista, misionero salesiano durante 9 años en Guatemala, una de las naciones más pobres del continente americano.

Andrea De Angelis - Ciudad del Vaticano

Guatemala posee una población cercana a los 17 millones de habitantes que hablan español y más de 20 lenguas indígenas. Casi todos son cristianos, la mayoría católicos. La edad media es de unos veinte años, la esperanza de vida es de poco más de setenta y cinco. Casi tres hijos por mujer, poco más de cuatro mil dólares de PIB per cápita. Estas cifras son suficientes para comprender las peculiaridades de Guatemala, un país centroamericano entre los menos ricos del continente, donde el año que está a punto de terminar resultó ser uno de los más difíciles de este siglo.

La pandemia de Covid-19 ha creado bastantes problemas. No tanto, dada la edad media, en términos de muertes, como por las restricciones ligadas a la emergencia sanitaria que se ha convertido así, como en todos los rincones del mundo, en también social y económica. El cierre ha puesto de rodillas a zonas enteras del país, donde la economía ya era frágil antes de Covid. Además, Guatemala sigue herida por los desastres naturales que han caracterizado este año 2020. Más recientemente, los huracanes Eta y Iota, que azotaron América Central en noviembre pasado. Todavía se están contando los daños y se está de luto por las víctimas del desastre natural, docenas de ellas sólo en Guatemala, probablemente el país más afectado de América Central. En Navidad, sin embargo, la esperanza no falta. La llegada de Jesús da una nueva luz de cara al año que viene.

Una Navidad menos alegre

La gente siempre está lista para dar la bienvenida a la llegada del Hijo de Dios, como Don Giampiero De Nardi, un Salesiano, que ha estado en misión en el país americano durante casi diez años, cuenta en la entrevista con Vatican News. "Esta, sin embargo, es una Navidad diferente, un poco triste porque normalmente en Guatemala esta es la fiesta de la alegría y la felicidad, pero - revela - no es fácil hoy en día respirar ese tipo de atmósfera". "Han sido meses muy difíciles, el encierro -explica- ha detenido todo durante siete meses, en una realidad en la que el trabajo es principalmente diario. El golpe de gracia fue entonces los dos huracanes de este otoño, algunas zonas prácticamente ya no existen. Una iglesia donde estábamos los Salesianos estaba bajo veinte metros de agua, así como muchas casas y cosechas perdidas". En ese contexto, es esencial estar cerca de quienes han pagado un alto precio por esas tragedias. Hacerse cercano, como el Papa Francisco ha recordado tantas veces.

La Iglesia junto a los últimos

"Guatemala es la única nación de América Central que ha visto aumentar los niveles de pobreza, especialmente la pobreza crónica, en los últimos diez años. Las causas están ligadas a la corrupción, porque - explica Don De Nardi - a pesar de que hay buenos recursos, la población es hoy más pobre que en la última década". "La pobreza en las ciudades se siente aún más, porque en los pueblos hay un mínimo para comer, cada uno cultiva su jardín y se las arregla para salir adelante. Los pobres de la ciudad - añade el misionero - pierden fácilmente la esperanza". La Iglesia está siempre cerca de los necesitados, incluso en el pequeño pueblo donde el salesiano continúa su misión, San Benito en Petén, en el norte de Guatemala, donde las temperaturas raramente bajan de los 30 grados.

El hogar es la esperanza

Así nació un proyecto, gracias a la contribución financiera de una diócesis americana, y concebido por Don Giampiero hace unos años. La de donar casas, "casas reales" - como enfatiza a nuestros micrófonos - a aquellas familias que no viven en condiciones mínimas de seguridad. "Nuestra parroquia ha tratado de responder a las necesidades de los más pobres, hemos construido casas para familias que viven entre chapas, hechas con postes de madera, cubiertas con láminas de nylon", dice. "Gracias a este proyecto en colaboración con los Estados Unidos, pudimos construir 21 casas este año, el año pasado veintidós para un total de 43 casas." Casas que han garantizado la protección también durante los huracanes de noviembre pasado.

La tradición de la "posada"

Cada país tiene sus propias tradiciones navideñas. Pero, ¿qué son los de Guatemala? Le preguntamos a Don De Nardi, que quería compartir una en particular. "La posada es una de las más bellas tradiciones. La gente recuerda la experiencia de José y María, que van en busca de un lugar para dormir, pero no encuentran fácilmente a alguien que les dé un refrigerio. Así que la gente va de casa en casa, y en la que finalmente los acoge el hombre, que representa a José, pide entrar, al principio con una canción se le dice que no, luego - dice el salesiano - los dueños de la casa, cuando repite que es el marido de María y el padre de Jesús, lo dejan entrar. La familia abre la puerta, reza y hay un momento de compartir, con comida y bebida". Una tradición que no tuvo lugar este año debido a la pandemia, pero que volverá el año que viene. "Lo hemos sustituido por la Novena de Navidad, la gente viene a la iglesia en estos días", concluye el misionero. Jesús también viene por los más pobres de Guatemala.

Los pobres en el centro del Evangelio

Quien no ama permanecerá pobre, y en el Evangelio no hay fidelidad sin riesgo. Los pobres están en el centro del Evangelio. El Papa Francisco lo recordó en su homilía en la misa celebrada el mes pasado en la Basílica Vaticana con motivo del Cuarto Día Mundial de los Pobres. Unas cien personas estaban presentes representando a los pobres del mundo. Al acercarse la Navidad, ya el mes pasado llegó la invitación del Papa a preguntarnos qué regalar y no qué comprar:

En el Evangelio, los buenos siervos son los que se arriesgan. No son precavidos y cautelosos, no guardan lo que han recibido, sino que lo emplean. Porque el bien, si no lo inviertes, lo pierdes; porque la grandeza de nuestra vida no depende de cuánto dejamos de lado, sino de cuánto fruto traemos. Cuántas personas pasan sus vidas sólo acumulando, pensando en estar bien en lugar de hacer el bien. ¡Pero qué vacía es una vida que persigue las necesidades, sin mirar a los necesitados! Si tenemos dones, es para ser dones

El pesebre viviente está en los pobres

Una invitación a visitar "con solidaridad" el pesebre viviente que está "en el hermano necesitado", donde conoceremos verdaderamente al Redentor, pero también los numerosos pesebres montados en la Plaza de San Pedro, como los de la exposición "100 Pesebres", montados este año bajo el Colonnade. El Papa Francisco se dirige a todos los fieles en la plaza y conectado a través de los medios de comunicación, al final de la oración mariana del Ángelus del último domingo de Adviento:

Es Jesús en el pesebre: el que sufre es Jesús. Pensemos un poco en esto. Y que la Navidad sea una cercanía a Jesús en este hermano y hermana. Es allí, en el hermano necesitado, la cuna a la que debemos ir en solidaridad. Este es el pesebre viviente: el pesebre en el que realmente encontraremos al Redentor en las personas necesitadas.

El cardenal Raniero Cantalamessa también habló sobre la centralidad de la pobreza en la Navidad de la semana pasada, en su tercer y último sermón de Adviento en el Salón Pablo VI en presencia del Papa. El predicador de la Casa Papal señaló cómo "leemos en el Evangelio de María y José que 'no había lugar para ellos en la posada' (Lucas 2:7)". Observando que "aún hoy no hay lugar para los pobres en el hotel del mundo, la historia ha mostrado de qué lado estaba Dios y de qué lado debe estar la Iglesia. Ir hacia los pobres es imitar la humildad de Dios".

29 diciembre 2020, 11:56