Buscar

Vatican News
2020.12.01 USG Pont Com Tutela dei minori

El ministerio de salvaguarda y la inculturación

Una mesa redonda en línea a través de un seminario web conectó a cientos de personas involucradas en la salvaguarda en la Iglesia, en todo el mundo, y se centró en la perspectiva de la inculturación.

Por la Hermana Bernadette Mary Reis, fsp

Cerca de 250 personas se reunieron en una mesa redonda en línea el martes. Fue el primero de muchos eventos planeados y organizados conjuntamente por el Pontificio Consejo para la Protección de los Menores (PCPM), y las dos organizaciones internacionales que representan a las religiosas (la Unión Internacional de Superioras Generales, o UISG) y a los religiosos (la Unión de Superiores Generales, o USG).

El hermano Emili Turú, secretario de la USG, habló en nombre de los organizadores del evento. Promover una cultura de protección desde la perspectiva de la inculturación son dos puntos válidos para la Iglesia de hoy, afirmó.

La colaboración entre la USG, la UISG y el PCPM, continuó, expresa la voluntad de las tres organizaciones de poner todos sus recursos juntos para eliminar los abusos en la Iglesia, de modo que los niños y las personas vulnerables encuentren una acogida segura en la Iglesia. También citó al Papa Francisco, quien ha alentado a las organizaciones a unir fuerzas para combatir el abuso de los niños tanto en la Iglesia como en la sociedad.

Hacia una cultura de cuidado de los niños

El obispo Luis Manuel Alí Herrera, obispo auxiliar de Bogotá, psicólogo y miembro del PCPM, abrió la mesa redonda. La protección de los niños en cualquier cultura requiere el conocimiento tanto de las luces como de las sombras de la cultura en lo que respecta a su tratamiento de los niños, dijo. Las estadísticas muestran que, en América Latina, el 80% de los abusos sexuales tienen lugar en el seno de la familia. Varios factores contribuyen a la perpetuación de esta cultura, la ignorancia y la negación, entre ellos. Las estadísticas también muestran que el tráfico de menores y la explotación sexual de adolescentes está creciendo, especialmente entre los menores de Venezuela que han tenido que emigrar a otros países.

En una Iglesia cuyo modelo de grandeza propuesto por Jesús es un niño, estamos llamados a crear una cultura en la que los niños y las personas vulnerables sean protegidos en cualquier ambiente en el que se muevan, comenzando por la familia, dijo. Es especialmente allí donde se puede proteger su inocencia para que crezca, o se puede explotar y destruir como cualquier otro objeto utilizado para el beneficio personal o político.

El obispo Herrera propuso a San José como nuestro modelo. Él protegió a dos personas vulnerables, María y Jesús. La vida de Jesús, señaló, fue amenazada no sólo justo después de su nacimiento. Un ocupante hostil ya estaba explotando a su familia y a su pueblo, lo que resultó en la migración forzada de su familia a Belén, donde nació. Incluso Jesús, el Hijo de Dios, necesitaba un adulto en su vida para protegerlo cuando era un niño.

Discernir los valores culturales para salvaguardar

El Dr. Gabriel Dy-Liacco, psicoterapeuta, consejero pastoral, padre de 5 hijos y miembro del PCPM, se centró en cómo los valores culturales impulsan las diferencias en las culturas.

Incluso dentro de una cultura, dijo, la forma en que se expresan los valores culturales a veces difiere de acuerdo con la forma en que estos valores se entienden, se acogen y se viven. La conciencia personal a este nivel es necesaria, especialmente en los que prestan servicios en el ministerio pastoral, para que no haya dicotomía entre los valores cristianos y la forma en que se acogen, se interiorizan y se manifiestan externamente.

Los ministros de pastoral necesitan ayuda para expresar los detalles de lo que realmente está sucediendo tanto a nivel personal como en las comunidades en las que sirven. Una vez que una persona o una comunidad es consciente de las posibles dicotomías entre los valores y lo que se vive, puede tener lugar un camino de transformación e integración. El objetivo de este proceso es que los que están en el ministerio estén verdaderamente al servicio de los demás, en lugar de hacer que aquellos a los que sirven, sirvan a sus necesidades desordenadas.

El Dr. Dy-Liacco observó que poner este proceso al servicio de la salvaguarda en cada cultura contribuiría en realidad a la formación de la persona en su totalidad y conduciría finalmente a una mayor madurez "psicológica, afectiva, sexual, interpersonal, intelectual, física y moral". Haciéndose eco del Obispo Herrera, el Dr. Dy-Liaco también subrayó que los aspectos tanto negativos como positivos de los valores culturales y la forma en que se expresan dentro de las culturas son necesarios para este proceso. Si este proceso tuviera lugar en varias comunidades cristianas y sus miembros, permitiría a cualquiera entrar en "una sana intimidad sin temor a ser usado, aprovechado o abusado", con ellos.

Cualquiera que se acerque a una persona que haya pasado por este tipo de transformación, podría acercarse a Cristo mismo.

Hacer que las instituciones de cuidado de niños sean seguras

Sor Alice Jacan, una hermana del Sagrado Corazón de Jesús en Uganda, abogada civil y activista de los derechos humanos específicamente en el área de la protección de los menores, abrió su presentación diciendo que las mismas instituciones que se ocupan de los niños son en realidad los mismos lugares en los que se abusa de ellos.

La Hna. Alice revisó las directrices y cartas internacionales y africanas en vigor, así como el marco jurídico de Uganda, todo lo cual favorece el bienestar de los niños y la importancia de la familia. Sin embargo, informó de que incluso el cuidado de los niños, a veces, se ha convertido en un negocio en el que el beneficio es el factor determinante, en lugar de los niños que se cuidan.

En cuanto al marco jurídico de la Iglesia, la hermana Alice subrayó que la protección de los menores se manifiesta en varias leyes canónicas, entre las que se encuentran: la protección de los niños desde la concepción hasta la prohibición del aborto; la necesidad de que los padres se ocupen de los hijos de matrimonios anteriores; establece las obligaciones morales y civiles de los padres para con sus hijos, que incluyen el apoyo y la educación; impone a los padres el deber de velar por la educación física, social, cultural, moral y religiosa de sus hijos.

Por último, mencionó las recientes actualizaciones de la legislación de la Iglesia, que se enfrenta al fenómeno específico del abuso sexual de los niños por parte de miembros del clero.

02 diciembre 2020, 15:22