Buscar

Vatican News
2020.11.27 Virgen del Desierto.Foto Vida Nueva Digital 2020.11.27 Virgen del Desierto.Foto Vida Nueva Digital  

México. Bendición de la "Virgen del Desierto" en el Cerro de Dolores

En la Diócesis de Gómez Palacio, sufragánea de la Arquidiócesis de Durango, fue bendecida una estatua monumental de 30 metros de altura, que formará parte de un santuario en el Cerro de Dolores, en la misa el obispo de la diócesis pidió a María que proteja y guíe el pueblo mexicano

Anna Poce-Ciudad del Vaticano

 "Que María nos proteja, nos guíe y nos siga sirviendo de ejemplo para vivir la fe, para exaltar los valores humanos y cristianos del pueblo, para que en un momento difícil como el que estamos viviendo, podamos decir que lo más importante es ser solidarios con los que más sufren". Así lo dijo el obispo de la diócesis de Gómez Palacio, sufragáneo de la Archidiócesis de Durango, Monseñor Jorge Estrada Solórzano, el pasado 11 de diciembre -reporta Vida Nueva- durante una misa en la que bendijo a la Virgen del Desierto, estatua monumental del escultor Jesús Siller, que formará parte de un santuario situado en el cerro de Dolores.

La estatua de la Virgen del Desierto

La imponente estatua, de casi 30 metros de altura y colocada sobre una base de hormigón de 180 toneladas, forma parte de un proyecto del arquitecto Patricio Guzmán Leyva, iniciado en mayo de 2019, que incluye también la construcción de una capilla de la Santísima Trinidad, una escalera de 350 escalones, un patio de 1.000 metros cuadrados y un aparcamiento.

Guzmán Leyva explicó que el 40% del trabajo de escultura se hizo en la Ciudad de México y el resto en el Cerro Dolores. Este trabajo fue posible gracias a la contribución de empresarios y feligreses.

La bendición de la Virgen

Durante la ceremonia de bendición, Monseñor Estrada expresó su gran alegría por la finalización de la primera fase del proyecto, que "despierta el amor a Dios y el amor a María" y recordó a los mexicanos cómo la Virgen los privilegió al elegir aparecer en el cerro del Tepeyac.

"Nos sentimos como el pueblo elegido, contentos, bendecidos y agradecidos por la presencia de María", dijo. María, que siempre ha estado presente en los momentos más significativos y que también lo está hoy, en este tiempo de incertidumbre y enfermedad, en el que hemos visto sufrir y morir a tantas personas, subrayó el prelado.

Y precisamente en este momento de fragilidad -concluyó- "se está construyendo un signo de esperanza y de amor de Dios; efectivamente hay dificultades, las afrontaremos, pero la gracia de Dios nos permite resolverlas y descubrir incluso a través de ellas lo que no esperábamos, lo que no habíamos previsto".

15 diciembre 2020, 13:17