Buscar

Vatican News
El Cardenal Eduardo Francisco Pironio El Cardenal Eduardo Francisco Pironio 

Cardenal Pironio: Hablaba de la Virgen con precisión teológica y devoción afectuosa

El 3 de diciembre, con una Misa de Acción de Gracias, se celebra el aniversario del nacimiento del Siervo de Dios Cardenal Eduardo Francisco Pironio, amado pastor e imagen de una Iglesia acogedora, cercana al sufrimiento de los hombres.

Alina Tufani - Vatican News

“¡Qué necesario, para los tiempos difíciles, es tener seguridad de que Jesús es el Señor de la historia que permanece en su Iglesia hasta el final y que va haciendo con nosotros la ruta hacia el Padre!” Esta es una de las reflexiones del  reflexión del Cardenal Eduardo Pironio, Siervo de Dios y amado Pastor de la Iglesia argentina, próximo a cumplir el centésimo aniversario de su nacimiento, el jueves 3 de diciembre.

Tres diócesis emblemáticas en la vida del cardenal celebrarán esa jornada de manera especial:  la diócesis de Nueve de Julio, su lugar de nacimiento; la arquidiócesis de Mar del Plata, testigo de su ejercicio episcopal; y la arquidiócesis de Mercedes Luján , que lo vio seminarista, sacerdote consagrado y donde hoy reposan sus restos.

A las 20 horas, en su casa natal en la Diócesis de Nueve de Julio, el obispo Ariel Torrado Mosconi celebrará la Misa de Acción de Gracia. Fue alli, donde nació nació Eduardo Francisco, el hijo numero veintidós de Giuseppe Pironio y Enrica Buttazzoni, emigrantes italianos profundamente católicos. Allí también, de la mano de su madre, nació una vocación religiosa que lo lleva al seminario San José de La Plata, con tan solo 11 años.

Profundamente mariano y discípulo fiel de Jesús , el cardenal Pironio decía que “la alegría de María es doble: ser discípula del Señor y ser madre del Redentor. Pero es más feliz María por ser discípula del Señor que por ser madre”. Una vocación mariana que fue recompensada desde muy joven, cuando apenas dos días después de su cumpleaños número 23, el 5 de diciembre de 1943, fue ordenado sacerdote en la Basílica de Nuestra Señora de Luján, a la que regresó también para su descanso eterno el 14 de febrero de 1998. Justamente allí, será celebrada una Santa Misa presidida por el obispo Jorge Eduardo Scheinig, que concluirá con un fogón fraterno y festivo.

Fue el 27 abril de 1972, cuando Pablo VI lo nombra obispo de Mar del Plata, que monseñor Pironio inicia un ejercicio episcopal, muy intenso y también convulso, en el que por su opción preferencial por los pobres se gana el amor del pueblo pero molesta a los grandes. Un ejercicio episcopal que dura poco, sólo tres años, pero que deja huellas profundas en Argentina, antes de emprender como brillante teólogo y pastor - ya reconocido a nivel continental desde su cargo como secretario general del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) -, un largo e importante servicio en la Santa Sede. En la diócesis de Mar del Plata, presidida por monseñor Gabriel Mestre, será celebrada, en la mañana del jueves una Santa Misa en honor a su querido pastor y Siervo de Dios.

La Iglesia Argentina, a pesar de las limitaciones provocadas por la pandemia de Covid 19, invita a los fieles a unirse a las actividades y celebraciones a través de las redes sociales y pedir, en este tiempo de tribulación  la intercesión del Siervo de Dios Cardenal Eduardo Francisco Pironio.

01 diciembre 2020, 13:13