Buscar

Vatican News
El Papa Francisco junto a Bartolomeo Sorge sj. El Papa Francisco junto a Bartolomeo Sorge sj.   (Vatican Media)

Padre Sorge: el jesuita que leyó al hombre con los ojos de Dios

Sabiduría, compromiso, creatividad: en la vida espiritual, social y política del padre jesuita que ha fallecido hoy a la edad de 91 años, el centro de todo era la fe. La memoria del padre Giacomo Costa, redactor jefe de la revista de la Compañía de Jesús "Actualizaciones sociales", que el padre Bartolomeo Sorge dirigió durante muchos años.

Gabriella Ceraso y Tiziana Campisi – Ciudad del Vaticano

El padre Bartolomeo Sorge, jesuita, conocido teólogo y politólogo, muere hoy en Gallarate a la edad de 91 años. De origen catanés, nació el 25 de octubre de 1929 en la isla de Elba, en Rio Marina, e ingresó en la Compañía de Jesús en 1946. Ordenado sacerdote en 1958, estudió en Milán, España y Roma. Director de la revista "La Civiltà Cattolica" de 1973 a 1985, fue trasladado a Palermo y en la década siguiente fue director del Instituto de Formación Política Pedro Arrupe. Junto con su hermano Ennio Pintacuda, apoyó el movimiento político de inspiración cristiana "Ciudad para el hombre" y contribuyó a la primavera de Palermo, ese florecimiento de iniciativas políticas, sociales y culturales destinadas a promover una cultura de la legalidad que contrarrestara a la Mafia.

Pero el padre Sorge ya se había distinguido por haber colaborado en los textos de la Carta Apostólica Octogesima adveniens de Pablo VI, del 14 de mayo de 1971, sobre el papel de los cristianos y de las Iglesias locales en el campo político, social y económico y sobre los fundamentos democráticos de la sociedad, y en la promoción de una nueva identidad cultural católica que pudiera también dar frutos en la política.

Después de la experiencia de Palermo, que permanecerá siempre en su corazón, en 1997 se instaló en Milán, continuando a escribir y dedicarse a conferencias y reuniones. También fue editor de las revistas "Pueblos" y ""Aggiornamenti Sociali" (Actualizaciones Sociales) donde firmó 162 artículos, así como autor de numerosas publicaciones sobre la Doctrina Social de la Iglesia y el compromiso de los cristianos en la política. Durante algunos años se había retirado a la comunidad de Gallarate. El portal "Aggiornamenti Sociali" lo recuerda repitiendo lo que había escrito en su libro "La traversata. La Iglesia desde el Concilio Vaticano II hasta hoy", citando a Benedicto XVI: "Necesitamos hombres que mantengan sus ojos fijos en Dios, aprendiendo de allí la verdadera humanidad. Necesitamos hombres cuyo intelecto esté iluminado por la luz de Dios y a los que Dios abra el corazón, de modo que su intelecto pueda hablar al intelecto de los demás y su corazón pueda abrir los corazones de los demás".

"Ojos en Dios y pies ocupados conociendo gente, con confianza y entusiasmo." Este es, en resumen, el conmovedor recuerdo que tiene el Padre Giacomo Costa de Padre Bartolomeo Sorge, EXPRESADO DURANTE la entrevista para Vatican News: "En primer lugar tengo el recuerdo de un compañero jesuita con el que viví en comunidad durante mucho tiempo. Y de él uno no puede dejar de recordar su alegría, su gozo, su siempre alentador avance en positivo. Te transmitía una fuerza diaria inolvidable, enraizada en una fe que fue para él la fuerza tanto en la vida ordinaria como en la lectura de la sociedad y en la ayuda a la Iglesia".

La entrevista

Lo conocíamos como un gran experto en la Doctrina Social de la Iglesia, que quería de alguna manera transferir el bien común a la política, al mundo de la actividad práctica. En este sentido, ¿Qué construyó el padre Sorge con su pensamiento?

R. - Ayudó tanto con sus escritos como con esta pasión a ir al encuentro de las personas donde estaban: recorrió Italia de arriba a abajo, incluso fue más allá de la frontera, dando casi mil conferencias precisamente para transmitir la Doctrina Social, no para hablar de ella o explicarla, sino para hacerla vivir, para dejarla entrar en el tejido del país. En esto su compromiso nunca se ha detenido. Así que ciertamente su contribución - como también dice su libro conocido como "Salir de los muros del templo" - ha ido a la Iglesia que el Papa Francisco define como "en salida", una Iglesia que tiene coraje, que tiene una mirada capaz de entrar en el corazón de la vida social y política para mostrar cómo, de una manera no ideológica, la fe puede fecundar, puede ayudar a la Iglesia a crecer. Lo hizo cuando estaba en Civiltà Cattolica y luego, sobre todo, no olvidemos el período del Instituto Arrupe en Palermo donde el compromiso se vivió aún más, incluso con riesgo dada su oposición a la mafia. Siempre hablaba de la vigilancia especial que debía tener en ese período. Luego, aquí en Milán, con la actividad de "Actualizaciones Sociales", continuó su compromiso de llevar la fe a las dinámicas de la sociedad de una manera, precisamente, que no era la afirmación de una identidad "en contra", de una Iglesia "en contra", sino de una Iglesia que sabe ser verdaderamente fermento.

El padre Sorge nunca ha tenido miedo de expresarse, de exponerse...

R. - Nunca. Una palabra que ciertamente lo caracteriza es la parresía. Nos ha enseñado esto, nos lo ha dicho tantas veces, que no debemos callarnos. El Evangelio de San Juan también le inspiró: debemos dar testimonio de lo que hemos visto y oído, pero siempre para ayudar, construir, animar y alentar a seguir adelante y dar testimonio.

Recientemente el padre Sorge habló de lo que estamos viviendo y habló de una crisis estructural que requiere nuevas formas de buscar y crear... ¿Cómo podemos resumir sus pensamientos en la actualidad?

R. - Sólo con una mirada de confianza. En particular, en los últimos tiempos, nos invitó a no encerrarnos en la identidad y el populismo, un problema que él sentía que era muy grande. En este sentido, los jóvenes que lo conocieron salieron de los encuentros realmente motivados por un compromiso. Muchas de las cosas que mencionó entonces reflejan el mensaje de "Fratelli tutti" que hemos recibido ahora del Papa Francisco, especialmente la invitación a la fraternidad que va más allá de las divisiones y los conflictos. Creo que no sólo dijo esto, sino que lo testificó durante toda su vida.

Me ha dicho que últimamente había hablado con él. ¿Qué es lo que lleva dentro del padre Sorge?

R. - El coraje de avanzar con la certeza de que si se vive la fe, se pueden enfrentar todas las dificultades.

03 noviembre 2020, 16:16