Buscar

Vatican News
Foto de archivo Foto de archivo  (ANSA)

Somalia, la fragilidad del país en un informe de Caritas

Caritas italiana publica un dossier sobre la crisis institucional, social y humanitaria que vive el país desde la caída del régimen de Siad Barre en 1991. Paolo Beccegato, Vicedirector de Cáritas: una vulnerabilidad que afecta sobre todo a los más pobres

Elvira Ragosta - Ciudad del Vaticano

Un pueblo sin paz. Así es como aparece Somalia fotografiada por la Cáritas Italiana que, con datos y testimonios, hace balance de la fragilidad y potencialidad de un país en crisis desde hace más de treinta años, fragmentado en una miríada de clanes, herido repetidamente por la violencia yihadista y con una población aún más vulnerable por la pandemia del coronavirus y las frecuentes perturbaciones climáticas.

"En los últimos treinta años - explica Paolo Beccegato, vicedirector de la Cáritas Italiana, a Vatican News - Somalia siempre ha estado en la cima de los llamados estados frágiles.

Tan frágil que puede definirse como un estado fallido, en el que las instituciones son incapaces de controlar el territorio o de prestar los servicios esenciales a la población".

Al analizar las causas de la fragilidad del país, Cáritas pone el acento en el sistema de clanes que no ayuda a la unidad nacional, en la presencia de los señores de la guerra que controlan parte del territorio y luego en los acontecimientos históricos y políticos que siguieron a la dictadura de Siad Barre, que no permitieron la realización de la unidad nacional. "Una situación - continúa Beccegato - que no ha mejorado en los últimos años, aunque el intento de la República Federal desde 2012 ha abierto un rayo de esperanza, en los últimos años se ha producido un crecimiento del PIB, pero ahora con la irrupción de Covid el panorama económico se ha visto fuertemente comprometido y sigue pendiendo de un hilo".

Expuesta al cambio climático y a fenómenos meteorológicos extremos, Somalia también parece frágil desde el punto de vista humanitario, con un tercio de la población necesitada de asistencia. En el país, que tiene unos 12 millones de habitantes, alrededor de un millón son refugiados que han buscado refugio en otros estados, más de dos millones y medio son desplazados internos, mientras que 850.000 niños menores de cinco años necesitan apoyo nutricional.

Caritas también señala que algunos de sus proyectos en los últimos años han estado relacionados con los daños causados por la sequía o las inundaciones.

Además, Somalia ha sufrido recientemente graves daños a causa de la invasión de langostas en el África oriental, que las Naciones Unidas consideran una "situación sin precedentes".

23 octubre 2020, 17:24