Buscar

Vatican News

Hermana Liliana Franco: Fratelli tutti, un llamado a la solidaridad universal

La Hermana Gloria Liliana Franco Echeverri, ODN, Presidenta de la Confederación Caribeña y Latinoamericana de Religiosas y Religiosos (CLAR), comenta la nueva Enciclica del Papa Francisco “Fratelli tutti”, sobre la Fraternidad y la Amistad social.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“Está tercera Encíclica del Papa Francisco, Fratelli tutti, surge en un contexto de crisis, contexto de pandemia y se constituye en una buena noticia, en un llamado a la solidaridad universal. La utopía del cristianismo es la fraternidad, es la solidaridad y en ello debemos empeñarnos todos”, lo dijo la Hermana Gloria Liliana Franco Echeverri, ODN, Presidenta de la Confederación Caribeña y Latinoamericana de Religiosas y Religiosos (CLAR), comentando la nueva Enciclica del Papa Francisco “Fratelli tutti”, sobre la Fraternidad y la Amistad social, publicado este 4 de octubre en la fiesta de San Francisco de Asís.

Creemos que es posible un mundo abierto

La Hermana Liliana Franco en sus declaraciones a Vatican News recuerda que, en el Mensaje que está semana emitió en nombre de la Presidencia, del Secretariado y el grupo de teólogos y teólogas de la CLAR, “agradecemos porque el Papa nos recuerda que, San Francisco escucho la voz de Dios cuando abrió sus oídos al lado de los pobres, de los enfermos y también al lado de la naturaleza. Sentimos que el Papa – precisa la Presidenta de la CLAR – nos está haciendo un llamado en nombre de la justicia y la misericordia con todos los que están en las márgenes, en las periferias de la sociedad y a todas las personas de buena voluntad que creemos en ese mundo abierto, lo que él llama la amistad social y la sincera hospitalidad hacia los demás”.

Hermana Liliana Franco, Presidenta de la CLAR

Un desafío a los líderes políticos y religiosos sobre el diálogo

Asimismo, la Religiosa colombiana señala que, “el Papa nos está recordando todas las periferias que están cerca de nosotros en el centro de las ciudades en nuestras familias y comunidades y sentimos que como era de esperar, pues la Encíclica tiene un mensaje desafiante para los líderes políticos y religiosos sobre el diálogo, sobre la búsqueda del bien común”. En este sentido, la Hermana Liliana Franco dijo que, esto nos anima a prestar atención a lo global, sin dejar de mirar tampoco lo local y evitando la uniformidad global y también la estrechez local y toda tendencia al individualismo y al narcisismo.

La vida como la mejor evidencia de nuestra común fe

Sentimos desde la CLAR, afirma su Presidenta, que la Encíclica tiene unas posibilidades extraordinarias para que la Vida Consagrada siga ahondando el sentido de una manera nueva de ser Iglesia y una Vida Consagrada nueva que sigue toda la dirección de la vida sobre todo, la de la vida herida y en las que todas las personas, todas las estructuras y todos los recursos los dedicamos sin duda al cuidado de la vida como la mejor evidencia de nuestra común fe en el Dios de la vida.

La CLAR invita a una lectura orante y reflexiva de la Encíclica

Experimentamos desde la CLAR, subraya la Hermana Liliana Franco que, “Fratelli tutti”, pues tiene que ser una lectura obligada para cada uno de nosotros, sentimos que es el complemento natural de la Encíclica Laudato si’, que destaca nuestra responsabilidad colectiva en la gestión y en el cuidado de los bienes de la naturaleza y en la construcción de una calidad de vida que definitivamente tiene que ser más armónica y sostenible. “Por eso, desde la CLAR estamos invitando a una lectura orante y reflexiva de la Encíclica ‘Fratelli tutti’. Los religiosos del continente pensamos hacerlo en un ciclo de cuatro webinars en el mes de noviembre, estamos animando a participar de este espacio que será orientado por el ETAP, el equipo de teólogos y teólogas de la CLAR”.

Que todos podamos tener vida en abundancia

Finalmente, la Presidenta de la CLAR señala que, “la vida está conectada y solo existe, sobrevive interconectada, sentimos que el aislamiento, el individualismo, el narcisismo, ahogan el misterio mismo de la vida y que en la Encíclica lo que nos da es una clave siempre antigua y siempre nueva para poder leer el Evangelio y la propuesta de Jesús, esa certeza de que Él está aquí entre nosotros y que lo que quiere es que todos podamos tener vida y la podamos tener en abundancia como se nos dice en el capítulo 10 del Evangelio de Juan”. Sentimos que está clave de lectura de la realidad y de la Escritura es esencial para nosotros, concluye la Hermana Liliana Franco, y que lo que el Papa está haciendo es animarnos a seguir contribuyendo al cuidado de la vida.

08 octubre 2020, 14:06