Buscar

Vatican News
FILES-US-HEALTH-VIRUS-IMMIGRATION-MIGRANTS-PANDEMIC FILES-US-HEALTH-VIRUS-IMMIGRATION-MIGRANTS-PANDEMIC  (AFP or licensors)

Guatemala. No criminalizar a los migrantes víctimas de pobreza y sufrimiento

Al comienzo del Mes del Rosario, el episcopado guatemalteco en su carta pastoral llaman al sector político a no retrasar aún más la elección de magistrados de las Cortes e invitan a los ciudadanos a ser responsables y prudentes ante la amenaza de contagios de Covid-19.

Alina Tufani-Ciudad del Vaticano

“Vi un cielo nuevo y una tierra nueva” se titula el mensaje pastoral de la Conferencia Episcopal de Guatemala (CEG) en el mes de octubre, mes del Santo Rosario, que llama a la esperanza y el compromiso de los fieles y la sociedad, sobre todo con el prójimo  y, en particular con los migrantes.  Una preocupación que los obispos han vuelto a manifestar ante la nueva ola de migrantes, provenientes de Guatemala, que el pasado 1 de octubre, intentaban entrar al país rumbo a Estados Unidos.

“La consideración fraternal a los migrantes cuya nueva ola de paso por Guatemala vuelve a evidenciar este drama humano, nos llama a considerar sus historias de sufrimientos y pobreza”, expresa la CEG. “Que los Estados y cada uno de nosotros no caigamos en la tentación de criminalizar su presencia, sino de considerarlos como una voz urgente para crear mejores condiciones que eviten la migración de la propia tierra”, agrega el mensaje.

Una solidaridad que ahora más que nunca, cuando las restricciones por la pandemia de Covid-19 se han aligerado desde el 1 de octubre, requieren de una responsabilidad mayor por parte de los ciudadanos. Incluso, de los fieles que podrán participar en las eucaristías luego de que las autoridades aprobarán la apertura de los templos. La CEG ha elaborado un protocolo para las celebraciones litúrgicas, que se aplicará de acuerdo con las indicaciones del semáforo sanitario nacional, que evidencia la incidencia de la pandemia por zona y región.

“El final del estado de calamidad y la apertura de actividades es ocasión para reiniciar con esperanza la relaciones sociales, conservando siempre la prudencia indicada por las autoridades sanitarias para evitar una nueva ola de contagios”, subraya el documento.

Nuevamente, la CEG insiste en la urgencia “impostergable” de que se realicen las elecciones de los magistrados de las Cortes - la Corte Suprema de Justicia y las Cortes de Apelaciones - , que debían haber sido elegidas el 13 de octubre de 2019, hace casi un año. Una serie de ilegalidades y desatinos administrativos provocó confusiones en el proceso que por enésima vez fue suspendido por el Congreso nacional, el pasado 24 de junio, sin ofrecer una fecha definitiva.

“El extenso período sin su debida realización dice mucho de la crisis institucional en Guatemala. La elección legítima de los promotores de la justicia será un signo de esperanza para los muchos que esperan una Guatemala distinta”, reiteran los obispos.

Por último, el mensaje de la CEG puntualiza la importancia de la defensa y respeto de la vida y la familia y pone de relieve que “la verdadera dignificación de la mujer no está relacionada con la promoción del crimen del aborto”. Con una invitación a respetar la Constitución de Guatemala  que tiene ese compromiso, y a velar por las presentes y futuras generaciones que las que depende el futuro de la nación, los obispos invocan la protección de  Nuestra Señora del Rosario, por “una Guatemala distinta, mejor en todo sentido, y especialmente en la vivencia de fraternidad responsable en la sociedad”.

07 octubre 2020, 13:15