Buscar

Vatican News
Papa Francisco y la Virgen Nuestra Señora de Aparecida Papa Francisco y la Virgen Nuestra Señora de Aparecida 

Nuestra Señora de Aparecida, Reina y Patrona de Brasil

Los brasileños celebran este lunes 12 de octubre a Nuestra Señora de Aparecida, Reina y Patrona de Brasil. Recordamos el mensaje del Papa de hace un año.

Ciudad del Vaticano

En octubre de 1717, el Conde de Assumar, entonces Gobernador de Brasil, visitó Guaratinguetá. Como aquellos eran días de abstinencia de carne, Felipe Pedroso, Domingos Martins García y João Alves se encargaron de buscar otro tipo de comida para el ilustre visitante y su séquito.

Después de algunos intentos decepcionantes, los pescadores encontraron en sus redes una imagen de terracota que representaba la figura de la Inmaculada Concepción. Fue atrapada dos veces: la primera vez encontraron el cuerpo y la segunda la cabeza. El hecho ocurrió en el Puerto de Itaguazú. Como en los relatos bíblicos, la pesca sucesiva fue extremadamente abundante.

Los piadosos pescadores y sus familias fueron a rezar todas las noches ante la imagen de la Virgen Inmaculada en la casa de Felipe Pedroso. Más tarde, construyó un pequeño oratorio donde colocó la imagen que apareció. Todos los sábados, los vecinos y la gente que lo sabía se reunían para rezar el Rosario. A partir de entonces, los milagros comenzaron a ocurrir y la gente comenzó a llamar a la imagen Nuestra Señora Aparecida.

En 1745 se inauguró la primera capilla; en 1842 se inició la construcción de un templo, que se inauguró el 8 de diciembre de 1888 y, en 1893, se elevó al Santuario de Nuestra Señora de la Concepción Aparecida.

En 1904 tuvo lugar la solemne coronación de la imagen a petición del Papa San Pío X; en 1930, Pío XI la declaró y la proclamó "Reina y Patrona de Brasil".

En 1967, el Papa Pablo VI ofreció la "Rosa de Oro" a la Basílica de Aparecida con motivo del 250 aniversario de la aparición de la imagen.

La actual Basílica Nacional fue inaugurada solemnemente en 1980 por el Papa Juan Pablo II.

El Papa Francisco y Nuestra Señora Aparecida

El 12 de octubre de 2019, como parte de los trabajos del Sínodo de Obispos para la Amazonia, el Papa Francisco grabó un mensaje para el pueblo brasileño, un mensaje especial de gran relevancia:

En el día de Nuestra Señora de Aparecida, llevo en mi corazón al pueblo brasileño y le mando un saludo. Que ella, pequeña y humilde, continúe cubriéndolos y acompañándolos en su viaje: un viaje de paz, de alegría, de justicia. Que los acompañe en su dolor, cuando no pueden crecer debido a tantas limitaciones políticas, sociales o ecológicas, y de tantos lugares de donde vienen. Que les ayude a crecer y a liberarse continuamente. Que Ella los bendiga.

Papa Francisco el 12 de octubre del 2019

El lugar de Madre Aparecida en las Santas Misiones

Todos saben bien el amor y el afecto que los Misioneros Redentoristas tienen por Nuestra Señora. Esta apreciación fue heredada de San Alfonso, el "cantor de las glorias de María".

En las misiones alfonsianas la expresión pública de la devoción mariana tenía un lugar especial en la programación de la misión. Una de las ceremonias más conmovedoras se celebró dentro de la iglesia con la imagen de la Santísima Virgen en procesión, cerrando con un gran sermón alusivo a ella. Así se procedía: la imagen se exponía todas las noches, pero ese día dejaba su altar. Poco después del acto de contrición para el que todo debía estar preparado, se abrieron las puertas de la iglesia, y los sacerdotes vestidos con sus hábitos llevaron el pergamino con la imagen de la Virgen, pasando por los fieles, yendo a colocarlo en el lugar habitual junto al púlpito. Y allí se llevó a cabo el gran sermón que tocó los corazones de todos, conmoviendo al último de los pueblos.

La herencia alfonsiana y el conocimiento del "alma religiosa" del brasileño

Cuando los Redentoristas alemanes llegaron a Brasil, después de algunos años de práctica misionera, las Santas Misiones al estilo de las predicadas por los equipos misioneros de São Paulo empezaron a contar con un gran triunfo nacional llamado Nossa Senhora Aparecida. Es innegable que una imagen tan pequeña atrajo a multitudes de brasileños. Se convirtió en la gran misionera, reina de las misiones, madre de las comunidades y, tras su bendición, misioneros redentoristas.

Fue en la misión predicada en la ciudad valona de Queluz donde la imagen fue traída a la misión por primera vez. Eso fue en el año 1902. El Padre Laurence Gahr, cronista de esa misión, nos dejó un precioso informe que destaca el patrocinio de la Madre de Dios. Así escribió:

"Nadie allí recordaba una misión. Esta vez, fue como si la gracia cayera como un rayo en los corazones, obligándolos a escuchar la Palabra de Dios y a recibir los sacramentos. A pesar de la fuerte y continua lluvia, la búsqueda del confesionario fue intensa desde el amanecer hasta el anochecer. La atracción particular del pueblo era una imagen de Nuestra Señora de Aparecida, que llevábamos y exponíamos a la veneración. Frente a ella los fieles rezaban sin cesar y hacían guardia".

Los Redentoristas de São Paulo: las primeras misiones

Desde entonces, siguiendo la tradición alfonsiana, María, en su imagen de Aparecida, fue venerada en las Santas Misiones, dejando siempre un feliz recuerdo en las mentes y corazones de los misioneros.

Para aumentar el fervor y la devoción, algunos actos se hicieron comunes en cada misión predicada: toda la predicación se cierra siempre con el misionero hablando de Nuestra Señora. También el sábado, dedicado a Nuestra Señora, tiene actos especiales. Además, en cada misión había una recepción festiva de la imagen misionera, y se organizaba una guardia de honor para ser revelada junto a la imagen.

Como actos de piedad, las consagraciones, las procesiones y las promesas se siguen realizando hoy en día, y en muchas parroquias donde se llevan a cabo misiones se crean hermandades y archicofradías.

Además de estas formas de expresión de la religiosidad propia de la espiritualidad redentorista, otras formas y expresiones que ya existen en Brasil, pero que se han aclarado, también se utilizan en las misiones. Incluso algunas formas anteriormente consideradas como "profanas" se utilizan como la quema de fuegos en la recepción de la imagen misionera, en las procesiones, en el día del crucero, utilizando todavía el color de las banderas, estandartes y cintas.

Algunas de las expresiones de la religiosidad popular que fueron bien iluminadas se volvieron decisivas en el éxito de una misión, especialmente las relacionadas con Nuestra Señora y el altar donde la imagen, conocida como el "Altar de Gracia", se prepara aún hoy con gran cuidado y dedicación.

Artículo del Padre Inácio de Medeiros, CSsR

Redentorista de la Provincia de San Pablo, licenciado en Historia de la Iglesia por la Universidad Gregoriana de Roma, ha trabajado en este campo durante muchos años, habiendo enseñado en varios institutos. Ha trabajado en el área de la comunicación, siendo responsable de la comunicación institucional y misionera en la Provincia de San Pablo, y actualmente es director de Radio Aparecida.

12 octubre 2020, 13:49