Buscar

Vatican News

Consejo de Religiones de Isla Mauricio: "paz es más que ausencia de guerra"

"La ausencia de guerra no significa que, de manera sistemática, reine la paz", son las declaraciones del Consejo de Religiones de Mauricio en un mensaje difundido con motivo del Día Internacional de la Paz, celebrado el 21 de septiembre, difundidas en un momento en que el país se enfrenta a muchos desafíos, como "la pobreza y la miseria, la exclusión y la discriminación, el blanqueo de dinero, el tráfico de drogas y de seres humanos".

Ciudad del Vaticano

"La paz no es sólo la ausencia de guerra: ¡es mucho más!". Así lo escribió el Consejo de Religiones de Mauricio en un mensaje difundido con motivo del Día Internacional de la Paz, celebrado el 21 de septiembre. En un momento en que el país se enfrenta a muchos desafíos, como "la pobreza y la miseria, la exclusión y la discriminación, el blanqueo de dinero, el tráfico de drogas y de seres humanos, y la corrupción", el Consejo de Religiones subraya que "la preocupación más motivadora debe ser la paz", porque "atrae, en una dinámica interpersonal e interinstitucional, a todos los seres humanos hacia un bien común y trascendental".

Ausencia de guerra no significa que reine la paz

De esta manera, "la sociedad evoluciona, progresa, se desarrolla". "Contentarnos con la ausencia de una guerra visible para decir que estamos en paz es un peligro -subraya el mensaje- porque significa contentarse con una apariencia de paz", lo que se conoce como "paz negativa", vivida sólo en la superficie, mientras que los problemas permanecen ocultos y no se abordan con "coraje y responsabilidad".

 

"La ausencia de guerra - continúa manifestando el Consejo de Religiones - no significa que, de manera sistemática, reine la paz". Si se mira a la sociedad desde dentro, de hecho, se verán todos esos mecanismos erróneos que "necrotizan el sistema", generando no sólo "actos individuales de violencia", sino "violencia en sí misma". "Un sistema que permite actos violentos - se lee en el mensaje - es un sistema violento en su propia naturaleza". De ahí la referencia al hecho de que "es imperativo trabajar en el corazón de la sociedad, para que esté en paz y sea la paz misma".

Trabajar por la paz, crear un camino

"No podemos ser felices porque no hay guerra", dice el Consejo de Religiones, "porque trabajar por la paz significa crear un camino de vida que promueva el desarrollo humano integral y una ecología holística para todos". El mensaje también recuerda que "sin paz, nada real, profundo y duradero puede ser pensado o hecho". Con esto en mente, el Consejo de Religiones insta a los mauricianos a "ponerse a trabajar inmediatamente" por el bien del país.

23 septiembre 2020, 17:01