Buscar

Vatican News
2020.09.01 SANTUARIO DE NOSSA SENHORA APARECIDA 2020.09.01 SANTUARIO DE NOSSA SENHORA APARECIDA 

Nuestra Señora de Aparecida, santuario en la lucha contra el virus

El bloqueo de las peregrinaciones y el miedo por el futuro están poniendo en crisis el lugar sagrado mariano, uno de los más visitados del mundo. Pero la oración a la Virgen no se debilita, al contrario, aumenta. Padre José Ulises da Silva: "La Virgen de Aparecida siempre ha sido vista como Nuestra Señora de los pobres, y de las personas afectadas por las dificultades de la vida. La gente sigue acudiendo a ella con extrema confianza".

Federico Piana- Ciudad del Vaticano

La Basílica de Nuestra Señora de Aparecida se alza majestuosa en la pequeña ciudad de Aparecida, situada en el Estado de São Paulo, Brasil. El santuario, dedicado a la patrona del país, es una de las estructuras religiosas más visitadas del mundo, según los últimos datos registrados antes de la crisis sanitaria: había 13 millones de peregrinos de los cinco continentes que iban allí cada año; en un solo fin de semana eran más de 200.000. Impresionantes fueron también las celebraciones eucarísticas con miles de personas en una iglesia que podía albergar 20 mil.

El portavoz del santuario: con la pandemia, todo se volvió desierto

Pero con la pandemia, las cosas han cambiado. Las peregrinaciones se han detenido, muchos lugareños ya no entran en la basílica por miedo a las multitudes y esos números llamativos se han convertido en un recuerdo borroso. "Hoy todo se ha convertido en un desierto", admitió el Padre José Ulises da Silva, portavoz del santuario. "Ya no podemos permitir -explicó desolado- la llegada de peregrinaciones organizadas. Ahora, con la reapertura después del encierro y el respeto del protocolo de salud, podemos acoger como máximo a mil peregrinos al día. Un número verdaderamente simbólico ".  Para tomar el lugar de los miles de peregrinos ahora ausentes, hay numerosas familias locales que han redescubierto la oración y la participación en los sacramentos. Una verdadera gracia en una época de incertidumbre y miedo.

Las grandes peregrinaciones reemplazadas por el uso de los medios de comunicación

El reinicio de las grandes peregrinaciones tendrá que esperar mucho tiempo, tal vez sólo sea posible cuando se extienda una vacuna eficaz. Mientras tanto, para satisfacer las necesidades espirituales de los fieles, se utilizarán los medios de comunicación del santuario, que durante el encierro resultaron ser realmente útiles, casi esenciales: "Durante el encierro, detalla José Ulises da Silva, las celebraciones fueron transmitidas por nuestra TV, radio y redes sociales: la participación del pueblo ha aumentado drásticamente. En ese momento, para permitir que todo el mundo participara, multiplicamos las masas". La fiesta de la Virgen de Aparecida, que se celebrará el próximo 12 de octubre, también tendrá lugar principalmente de forma virtual, aunque se permitirá una pequeña participación física en el santuario.

Oración a la Virgen

A pesar de las dificultades extremas, la oración nunca se ha desvanecido. "Al contrario", dijo José Ulises da Silva, "ha crecido". La gente siente la presencia viva de Nuestra Señora. La Virgen de Aparecida siempre ha sido vista como Nuestra Señora de los pobres, de los negros, del pueblo investido por las dificultades de la vida. Y nadie pensó nunca que la pandemia era un castigo divino. La gente viene al santuario para agradecer a Nuestra Señora y para mostrar confianza en ella". Una confianza inmensa que se concreta en cientos de intenciones de oración, enviadas cada día al santuario incluso por teléfono, que no deja de sonar ni siquiera por la noche.

La pequeña economía del santuario en peligro

La propagación virulenta del virus está cambiando lentamente también la dimensión social y económica del santuario y del municipio que lo alberga. El bloqueo de las peregrinaciones, para ambos, significa la pérdida de ingresos ostensibles que pone en peligro a familias enteras cuya supervivencia es cada vez más incierta porque está vinculada a actividades que ahora están en completa crisis: desde hoteles hasta transportes, desde restaurantes hasta simples tiendas de recuerdos. Sólo en el santuario trabajan más de 2000 personas, un tercio de las cuales ya han sido despedidas: "No podíamos hacer otra cosa", comenta el padre da Silva. Perdimos las ofrendas de los peregrinos y nuestras tiendas internas están cerradas. Un drama para muchas familias que viven sólo de esto".

Los devotos de todo el mundo ayudan...

Afortunadamente, los devotos de la Virgen se han movilizado en todo el mundo para apoyar el santuario con sus pequeñas pero frecuentes donaciones. "Gracias a Dios, se han mantenido muy fieles y nos están ayudando. Ellos son los que nos permiten mantener la radio y la televisión y apoyar a los colaboradores. Sin este gran compromiso no podríamos hacer nada", dice da Silva, sin perder la esperanza.

Su contribución a una gran misión: apoyarnos en llevar la palabra del Papa a todas las casas.

03 septiembre 2020, 16:26