Buscar

Vatican News

Perú. En Piura, parroquias solidarias con los más necesitados

Desde que se inició la pandemia del coronavirus (Covid-19) muchos han perdido sus trabajos y con ello el sustento para sus hogares. La pobreza ha aumentado dramáticamente y con ella el hambre. El arzobispo Metropolitano, Monseñor José Antonio Eguren junto con su diócesis, vienen realizando diversas acciones de solidaridad con la finalidad de brindar consuelo y esperanza a los más necesitados.

Manuel Cubías - Ciudad del Vaticano

Perú es, después de Brasil, el país latinoamericano con más contagios de Covid-19. Según datos de la Universidad Johns Hopkins los contagios hasta el día 26 de agosto suman 607,382 y el número de fallecidos asciende a 28,001. En el caso de la Amazonía peruana, los contagios identificados suman 129,600 y 2363 fallecidos contabilizados hasta el 24 de agosto, según datos proporcionados por la Red Eclesial Panamazónica (REPAM). En el caso de Piura se han detectado 26,452 casos positivos y 1787 muertes.

Las cuarentenas, en sus diversas modalidades de aplicación han tenido un particular efecto sobre la población que no tiene un empleo fijo: el empobrecimiento. El Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) informó que el empleo formal se mantiene en 27,4 por ciento en todo el país y que el empleo informal se ubica en 72,6 por ciento, en 2019. Esto permite ver que las personas sin empleo formal están siendo más castigadas por los efectos de la crisis sanitaria y las menos atendidas.

Respuesta de las iglesias locales

La diócesis de Piura en Perú, ubicada en el norte del país, realiza diversas acciones solidarias para brindar consuelo y esperanza a los más necesitados. Una de ellas son los comedores parroquiales solidarios que buscan beneficiar a las familias y personas que no han recibido ningún tipo de apoyo por parte del gobierno o de otra institución privada.

Solidaridad con quien más lo necesita

El misionero español Domingo García Hospital, Párroco de “San Pedro el Pecador”, quien lleva 33 años de esforzado trabajo evangelizador en Perú está actualmente impulsando el trabajo que realizan 10 comedores comunitarios, los que proporcionan tres comidas calientes al día a aproximadamente dos mil personas. Estos comedores son atendidos por grupos de madres de familia de la zona, que se turnan para cocinar los alimentos que les provee la Parroquia con la colaboración de Cáritas Arquidiocesana.

La fe mueve a trabajar por los hermanos

El programa “Ollas Solidarias” que impulsa el R.P. Luis Arrasco Lucero de la Parroquia “San José Obrero” de Piura y que es sostenido por los voluntarios parroquiales y fieles de su jurisdicción, atienden a diario a más de 300 personas de Piura y Castilla, principalmente ancianos, personas enfermas y migrantes venezolanos. Es destacable el programa de ayuda con canastas de víveres para el consumo de una familia por una semana, que proporciona la parroquia Santísimo Sacramento, dirigido por el sacerdote José Guillermo Uhen, párroco de Piura. Cada semana son 300 las familias beneficiadas, sobre todo en las zonas de San Jacinto y La Legua.

De igual manera en la Parroquia “Santa Rosa de Lima” de Talara, los sacerdotes Alfredo More Quezada y Niles Viale Bancayán, vienen llevando comida caliente a muchas familias necesitadas de San Pedro y Las Peñitas, así como de la caleta de pescadores de Lobitos.

A estas acciones solidarias se suman dos nuevas iniciativas, que con la ayuda de la Campaña “Por un Perú sin hambre” de la Conferencia Episcopal Peruana, están permitiendo brindar almuerzos saludables para las personas más vulnerables afectadas por la Emergencia Sanitaria. Se trata del Comedor Parroquial Solidario “Señor de los Milagros” de Talara que impulsa el R.P. Jesús Valero Sáenz, y el Comedor Parroquial Solidario “Santísima Cruz” de la Parroquia “Nuestra Señora de las Mercedes” de La Arena que lleva adelante el R.P. José Ruiz Martínez. Ambos comedores, atienden aproximadamente a 5,000 personas en total (unas 1,000 familias) brindándoles cada día almuerzos calientes que son preparados con mucho cariño por los voluntarios parroquiales, siguiendo todos los protocolos de bioseguridad e higiene.

Piura. Solidaridad
Piura. Solidaridad

En el caso de Talara los almuerzos son preparados diariamente en las instalaciones del Comedor Parroquial y luego distribuidos a las familias de Los Jazmines y César Vallejo de la zona de Pariñas, a través de un novedoso sistema de entrega a domicilio por medio de moto furgones. En la Arena los almuerzos también son preparados en las cocinas del Comedor Parroquial y luego se hace entrega de los mismos a las familias de La Victoria de este distrito del Bajo Piura.

27 agosto 2020, 09:11