Buscar

Vatican News
Foto de archivo Foto de archivo  (ANSA)

Iglesia en Japón invita a mirar sin prejuicios la realidad de migrantes y desplazados

El obispo Michiaki Yamanouchi, presidente de la Comisión Católica de Migración y de Refugiados de Japón, invita a mirar esta realidad presente en la sociedad japonesa, a liberarse de los preconceptos o prejuicios sobre las personas que viven esta situación y aceptarlos, protegerlos y vivir en armonía con ellos.

Alina Tufani - Ciudad del Vaticano

“Hoy en día hay muchos desplazados internos en el Japón” afirma en un mensaje el obispo Michiaki Yamanouchi, presidente de la Comisión Católica de Migración y de Refugiados de Japón, en el que invita a mirar esta realidad presente en la sociedad japonesa, a liberarse de los preconceptos o prejuicios sobre las personas que viven esta situación y aceptarlos, protegerlos y vivir en armonía con ellos. La nota publicada en la página web de la Conferencia episcopal japonesa se refiere a la próxima celebración el 27 de septiembre de la 106 Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado 2020, y que el Papa Francisco ha dedicado a los desplazados internos.

“Son personas  – explica monseñor Yamanouchi - que viven en Japón, pero han perdido sus hogares o han huido de sus hogares por varias razones, algunos son también indocumentados y han sido detenidos en instalaciones de inmigración durante largos períodos de tiempo, otros han sido liberados provisionalmente pero no tienen hogar, otros son forzados a vivir en la calle, y otros son llamados "refugiados de los cibercafés".

El mensaje recuerda la figura de la académica y diplomática japonesa Sadako Ogata que de 1991 a 2000 fue el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados y puso de relieve la realidad de los desplazados internos en el mundo. Como ejemplo, la nota del episcopado explica que durante la Guerra del Golfo, la Alta Comisionada Ogata fue más allá de los límites establecidos y ayudó a los casi dos millones de kurdos, una mezcla de refugiados y desplazados dentro de Irak, como resultado del bloqueo fronterizo de la vecina Turquía. “Este fue el momento en el que la luz brilló sobre los desplazados internos”, subraya la nota, teniendo en cuenta que los desplazados en el mundo duplican el número de los refugiados. 

“Creo que el Papa nos llama a mirar las realidades de nuestra sociedad y a ir más allá de nuestros puntos de vista limitados”, concluye el mensaje del también obispo de la diócesis de Oita quien invita a encontrar en los rostros de los refugiados, migrantes y desplazados el rostro de Cristo, “que es cuestionado como el hambriento, el sediento, el desnudo, el enfermo, el viajero y el prisionero”.

14 agosto 2020, 10:16