Buscar

Vatican News

REPAM Bolivia llama a anular normas que promueven incendios

En un comunicado emitido el 25 de agosto, la Red Eclesial de la Amazonía Boliviana (REPAM Bolivia), celebra la sentencia del Tribunal Internacional de los Derechos de la Naturaleza (TIDN), que resolvió que los incendios del año 2019, en la Chiquitania, el Chaco, el Oriente y la Amazonia, fueron un «ecocidio provocado por autoridades bolivianas y el agronegocio».

Ciudad del Vaticano

Monseñor Eugenio Coter, Obispo del Vicariato Apostólico de Pando y Presidente de la REPAM Bolivia leyó un comunicado en el que cita la sentencia del TIDN que “resolvió que los desastres que sufrimos el 2019, a causa de los masivos incendios en la Chiquitania, el Chaco, el Oriente y la Amazonia fueron un "ecocidio provocado por autoridades bolivianas y el agronegocio".

El año pasado, los incendios forestales consumieron, solo en Bolivia, más de 5 millones de hectáreas. Las regiones más afectadas fueron la Chiquitanía y el Beni. Los incendios comenzaron a finales de junio y el período en que suelen darse las quemas, dura hasta finales de octubre. El anterior gobierno había emitido un decreto que permitía las “quemas controladas” con fines agrícolas. Posiblemente esta es una de las razones que pueden explicar el aumento del número de incendios.

La sentencia

El pronunciamiento de la REPAM Bolivia cita la sentencia que “reconoce en la legislación boliviana y en las actuaciones de distintos estamentos del país un desempeño destructivo de la vida y del medio ambiente, y exhorta:

  • al Poder Legislativo, a abrogar las normas legales que promovieron los incendios que azotaron a Bolivia e inclusive las posteriores normativas que dan paso a los cultivos transgénicos;
  • al Poder Ejecutivo, a promover acciones concretas de protección de la naturaleza;
  • a los organismos económicos y sociales, a asumir la salvaguarda de la casa común”.

El mensaje afirma que “La fuerza del pronunciamiento del Tribunal Ambiental Internacional interpela implícitamente también a los organismos de la justicia nacional que quedaron en un silencio cómplice e inoperante frente a reclamos que, en su momento, fueron pertinentes y que necesitaban de la acción judicial”.

REPAM Bolivia celebró la sentencia y “elevó su voz pidiendo a las distintas instancias que asuman el dictamen del Tribunal Internacional de los Derechos de la Naturaleza y se empoderen para la aplicación del mismo; conscientes de que esta decisión, aunque no tiene fuerza legal vinculante, tiene un alto valor moral frente a los organismos nacionales, internacionales y ante la población, por estar llamados a cuidar el bienestar general que sólo se da, cuando hay respeto del ambiente donde se desarrolla la vida”.

Asumir responsabilidades y corregir errores

El comunicado invitó a asumir las responsabilidades y a enfrentar los desafíos para que el desarrollo vaya de la mano con la armonía con la naturaleza. “Es el fuerte grito de la Amazonía y de las demás regiones del territorio nacional, donde el peligro está ligado a un destino común: persona y naturaleza están amenazados por el mismo exterminio. ¡No es verdad que la única opción para la economía y la producción de alimentos sea terminando con los bosques y la vida silvestre!”

El comunicado finaliza con una invitación a los ciudadanos a que “interpelen a los candidatos y a los partidos políticos sobre sus programas de protección del medio ambiente, agro economía y desarrollo rural, en especial de la Amazonía”.

“Busquemos, juntos, caminos para pacificar nuestro país, basados en la verdad, la justicia, la libertad y el amor. Esto requiere de una auténtica conversión personal, social y ecológica” (Mensaje de los Obispos de Bolivia del 21 de agosto de 2020).

26 agosto 2020, 10:44